El cigarrillo electrónico; ¿cuestión de salud o moda pasajera?

No cabe duda de la popularidad que ha adquirido en los últimos años el uso de vapeadores como alternativa más saludable para los fumadores, especialmente para aquellos que quieren dejar de fumar, consiguiendo un alto porcentaje de éxito frente a otros métodos tradicionales, o simplemente para aquellos que empiezan a fumar, pero no quieren ingerir todas las sustancias tóxicas que encierran los cigarros convencionales.

Ante la pregunta que plantea el enunciado de este artículo, los expertos le auguran a esta tendencia una larga vida, que para nada se tratará de una moda pasajera, más bien piensan que el cigarrillo electrónico es el que prevalecerá en el futuro, precisamente porque reporta el mismo o más placer y por supuesto es mucho más saludable.

El cigarrillo electrónico se ha posicionado como una alternativa al cigarrillo tradicional que cada vez suma más adeptos, y no es de extrañar en este sentido que se lancen al mercado nuevos modelos o versiones renovadas, actualizando la oferta a los usuarios.

Vapear para dejar de fumar

Por ejemplo; ego aio, es una nueva fórmula que sigue la línea del ego ONE, que integra batería y atomizador y evita pérdidas de líquido. Su diseño destaca por su sencillez y por su precio que es muy económico.

Si quieres empezar a vapear, una buena opción es comprar ego aio, pues como decimos su precio es muy asequible y con él puedes iniciarte en este mundo del vapeo sin hacer una gran inversión. Si estás pensando en dejar de fumar, en ego aio encontrarás tu mejor aliado.

El cigarrillo electrónico para dejar de fumar

El cigarrillo electronico fue inventado por una farmacéutica china en 2003 con el firme propósito de facilitar al usuario la transición entre el cigarrillo de toda la vida y el abandono total y definitivo del tabaco. Es por este hecho que cuenta con diferentes líquidos con cantidades variables de nicotina, para que los vapeadores vayan reduciendo de forma paulatina la dosis, sin pasar por los sacrificios que significa el “desenganche”.

Hasta el momento, el cigarrillo electrónico se ha posicionado como el mejor método para dejar de fumar desde que hiciera su aparición en el mercado, superando en eficacia a los parches o los chicles de nicotina.

Los expertos afirman que el cigarrillo electrónico es, en cualquier caso y aunque no se llegue a abandonar el hábito completamente y los antiguos  fumadores pasen a convertirse en vapeadores, es mucho menos perjudicial que fumar, realidad que se confirma según datos proporcionados por la OMS que nos dice que el tabaco mata a la mitad de sus consumidores, con un total de 6.000.000 de muertos al año.

¿Qué es lo que se inhala al utilizar el cigarrillo electrónico?

Los liquidos cigarrillo electronico están compuestos por tres sustancias: propilenglicol, glicerina vegetal y aromas, y aparte se les puede añadir o no nicotina y realizar la elección según las preferencias del consumidor.

Esta es la gran ventaja a la hora de dejar de fumar, pues es el propio vapeador el que puede ir bajando la cantidad de nicotina hasta que esta sea igual a cero, siendo un proceso nada traumático. Son los propios adictos a las nicotinas los que controlan todo el proceso y van bajando la dosis según van encontrándose capacitados para hacerlo.

Por otra parte, tanto el propilenglicol como la glicerina vegetal que contienen los líquidos cigarrillo electronico están presentes en multitud de productos desde hace más de 70 años en la industria farmacéutica, lo que quiere decir que han sido aprobados y regulados desde hace mucho tiempo como seguros por las autoridades sanitarias.

En el caso del propilenglicol incluso está presente en numerosos jarabes para niños, en inhaladores bronquiales, etcétera y en el caso de la glicerina, además de ser un componente de uso común en múltiples medicamentos, tiene un uso muy extendido en el campo de la alimentación como aditivo (E-422). Es por esto que no tiene sentido la campaña mediática que se está realizando por parte de algunos sectores contra el liquido cigarrillo electrónico.

Un claro ejemplo que demuestra que nada de esto tiene sentido y que tiene de trasfondo únicamente intereses económicos y políticos, es un producto autorizado por el propio Ministerio de Sanidad para ser administrado por pulverización bucal y que en su composición contiene Propilenglicol y Glicerol, son algunos inhaladores de nicotina, como es el caso del famoso producto comercial Nicorette, por citar uno concreto, en cuya lista de composición encontramos tanto el propilenglicol como la glicerina.

Evidentemente, el único componente negativo es el de la nicotina, pero como hemos comentado anteriormente en este artículo, esta puede estar presente o no en los líquidos para cigarrillos electrónicos, y la idea final de que esté incorporada no es otra que ayudar a dejar de fumar, como hemos dicho a reducir su consumo hasta que la necesidad de este desaparezca.

Cabe añadir, que aunque el vapeador no consiguiese eliminar completamente el consumo de nicotina, se estaría ahorrando la ingesta de los otros 70 componentes que se encuentran en el humo de los cigarrillos convencionales y que son cancerígenos.

Campaña para desprestigiar el cigarrillo electrónico

Según explica en una entrevista la médico de familia y socia fundadora de Vapor y Vida, Tania Carrillo, parece evidente que se está llevando a cabo una campaña para desprestigiar el uso del cigarrillo electrónico, que viene sobre todo de parte de las farmacéuticas y la industria tabacalera, dos de las grandes perjudicadas con la comercialización de este producto revolucionario, que suma adeptos, salva vidas y hace que los consumidores dejen de comprar sus productos.

En todos los medios de comunicación de masa tradicionales, desde el telediario de las grandes cadenas hasta el último noticiario de medio local o regional, llevan una ya larga temporada dando noticias infundadas sobre el cigarrillo electrónico en las que pretenden dar a entender que el cigarrillo electrónico es tan perjudicial como el tabaco.

Con los datos en la mano de los componentes del cigarrillo electrónico, y que hemos visto en el apartado anterior, estas afirmaciones no solo carecen de fundamento, sino que son completamente falsas y solo puede haber tras ellas un interés claramente económico.

Mientras que la OMS estableció en su día que no se podía publicitar el cigarrillo electrónico como un método para dejar de fumar, las asociaciones relacionadas con el vapeo, creen que dicha afirmación debería ser revisada, porque lo cierto es que a día de hoy ya hay estudios al respecto que demuestran los altos porcentajes de éxito en el abandono del tabaco gracias a este sistema, superando con creces a los de cualquier otro medio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: