La Mano de Fátima, un símbolo que perdura en el tiempo

A lo largo de los años de existencia de la humanidad han sido muchos los símbolos, las leyendas, las tradiciones y rituales que se han ido practicando de manera regular y de generación en generación. Entre los más populares ejemplos de simbolismo se encuentra, quizá, la Mano de Fátima, uno de los que más ha perdurado y que continúa muy vigente a día de hoy. Porque, lejos de lo que muchos tienden a pensar, la sociedad moderna del siglo XXI sigue siendo muy cercana a los ritos y los símbolos.

Con su origen fechado en el año 244 d.C., la Mano de Fátima ha continuado apareciendo de manera constante en todas las generaciones posteriores, extendiéndose desde los remotos rincones de Oriente hasta todas las partes del mundo, conformando hoy en día un elemento de la cultura popular. Aunque muchas personas no conozcan el significado en sí de este dibujo o elemento, es inmediatamente reconocible como familiar cuando se ve, pues lo cierto es que se encuentra muy extendido y no es difícil verlo en ropa, tatuajes, collares y un largo etcétera.

Es definitiva, es uno de los máximos referentes de la simbología en 2017, con miles de usos y significados que, si bien se han ido adaptando a los nuevos tiempos, conservan su esencia original. Es por eso que resulta tan importante conocer más acerca de la Mano de Fátima a nivel cultural y simbólico.

El significado de la Mano de Fátima

Aunque a la Mano de Fátima no se le puede atribuir ningún significado en concreto, sí que se puede conocer que a lo largo de la historia ha sido utilizado con diferentes interpretaciones con el claro objetivo de librar de un mal a la persona portadora. De esta manera, se podría considerar como una suerte de amuleto de la fortuna con el cual la persona que lo lleva queda protegida ante posibles circunstancias que se desarrollen a lo largo de su vida.

Esta es la razón de que la mano de Fatima sea un objeto recurrente en amuletos y en tatuajes, puesto que de esta manera siempre va acompañando a la persona que lo lleva y ofreciendo así la fortuna y la protección que se buscan con ello. El significado de la Mano de Fátima es, por tanto, algo místico que cada persona puede adaptar a su situación personal, pudiendo ser un objeto para encontrar protección, poder, paciencia, etc… Lo que está claro es que la Mano de Fátima ha pasado a ser un elemento cultural tremendamente importante y, por qué no, un amuleto a tener en cuenta para muchas personas.

mano de fatima

Así mismo, cada una de las religiones ha ido otorgando un significado diferente a la Mano de Fátima a lo largo de la historia, quedando patente la importante influencia de la misma en todos los niveles. A día de hoy, el simbolismo puede aplicarse en todas las religiones y con más fines que nunca gracias a la popularidad de la misma.

Las leyendas de la Mano de Fátima

Por supuesto, todo símbolo que conlleve cierto misticismo ha de nacer con una leyenda o historia que lo avale y sirva de precursora para la posterior fama. Las leyendas, como resulta evidente, son varias y se han ido modificando a lo largo del tiempo, aunque sí es posible encontrar aún hoy algunas de las más extendidas conservadas en las tradiciones con el transcurso de los años. Si bien es cierto que no se puede conocer a ciencia cierta si alguna de estas leyendas fue realmente la original tal y como se está contando ahora, todo parece apuntar a que estos relatos y leyendas se han ido conservando con asombrosa fidelidad pese a la gran cantidad de años que han pasado desde su aparición.

Así, la leyenda más extendida es aquella que cuenta la historia de una pareja cuyo marido es infiel hasta que, gracias a la persistencia y amor de su esposa, este se da cuenta del error que estaba cometiendo, después de una serie de acontecimientos en los que ella se quema por completo la mano al estar ciega de dolor. Otras historias hacen referencia a campos de batalla, fe y creencias, siempre con la mujer como protagonista, originaria del bien a través de su mano y cuya consecuencia es la simbología descrita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: