¿Qué son las ballenas del Bitcoin?

Las criptomonedas se han convertido en uno de los principales activos para invertir de todos los mercados del mundo, porque cada vez más personas aprecian las ventajas de este novedoso sistema de intercambio de capitales no regularizado.

Se podría decir grosso modo que son los propios usuarios de estas criptomonedas los que establecen el valor de este tipo de moneda.

Tal está siendo su éxito que ya las criptomonedas han superado en ritmo de crecimiento de inversores a mercados más tradicionales e inmensos como Forex. Sin embargo, debido a las reglas del juego particulares que tienen las criptomonedas y particularmente Bitcoin, pueden surgir serios problemas que afecten a una gran mayoría de los inversores.

Uno de esos riesgos más importantes es el asunto de las llamadas ballenas de Bitcoin. ¿A quién o a qué nos referimos con este nombre? ¿A qué puede dar lugar el surgimiento de estas ballenas? A continuación te lo explicamos de manera sencilla y rápida.

Ballenas crypto o whales

Las ballenas crypto o whales son los grandes inversores que controlan la mayor parte de los bitcoins disponibles. El dato es más trascendente de lo que puede parecer a simple vista. Según el National Bureau of Economic Research (NBER), unos 10000 inversores controlan un tercio de todas las inversiones en bitcoins.

Pero aunque este dato pueda parecer preocupante ya por sí mismo, todavía lo es más si consideramos quienes son realmente esas whales, quién se esconde detrás de estas grandes propiedades de Bitcoin. El problema es que el informe del NBER no registra quiénes son las personas o las corporaciones que tienen en propiedad estas criptomonedas. Por tanto, presumiblemente, son muchos menos de 10000.

Puede haber entidades o personas que posean más de una cuenta y es lo más probable según todos los expertos en este asunto, según recoge el medio Bloomberg. Esto quiere decir que el número de ballenas bitcoin es presumiblemente mucho menor y la concentración de bitcoins que poseen es mucho mayor a la que pueda parecer a simple vista. Estos datos no se pueden obtener debido a la opacidad que ofrece esta criptomoneda, que incentivan los propios inversores o representantes de inversores.

Si nos fijamos en los datos que el informe del NBER sí especifica, veremos que también evidencian que se está produciendo una gran concentración de poder en muy pocas manos. Por ejemplo, el NBER sí pudo averiguar cuáles eran los inversores más poderosos: 5,5 millones de bitcoins y 8,5 millones de bitcoins aproximadamente cada uno a finales de 2020. Asimismo, los 1000 inversores más importantes controlan unos 3 millones de bitcoins cada uno.

¿Qué puede ocasionar esto?

Esta gran concentración de poder en muy pocas manos de “ballenas” puede llevar a ocasionar graves problemas en todos aquellos inversores que ven en Bitcoin un valor seguro. Estos pequeños inversores son la mayoría.

Hay otro dato muy preocupante al respecto, y es que el 0,1% de los mineros de Bitcoin tiene actualmente la capacidad de controlar el 50% del minado de la criptomoneda más célebre. Esto coloca en una posición vulnerable al resto de participantes en este juego del bitcoin.

Porque todo ello se enmarca en una realidad que en realidad ofrece muy pocas protecciones a cualquier participante del mercado de los bitcoins, ya que el sistema está completamente descentralizado y la única protección es la que te ofrece tener más que los demás.

Así pues, que el mercado de bitcoins esté en manos de muy pocos convierta esta en una red que puede llegar a presentar muchas vulnerabilidades. Es algo muy negativo, porque una sola gran ballena de bitcoin o un grupo de ellas actuando según un acuerdo común pueden llegar a emprender acciones muy peligrosas para el resto de mineros, propietarios o intermediarios de bitcoin.

La última caída de Bitcoin

Fruto de todas estas vulnerabilidades y la no existencia de regulación exponen cada vez más a Bitcoin a vaivenes que acaban en caídas abruptas. El caso más reciente es el de hace un par de semanas, cuando Bitcoin cerró el viernes con tendencia a la baja, con una caída del 2’88% y situándose en 60.834 dólares.

Se había mantenido todo octubre alcista y había vivido su máximo pico de valor tan solo dos días antes, el miércoles, con un valor de 66.800 dólares. Tal y como comenta Nathalie Ávila de Tickmill, en se momento alcista “se generó, principalmente por el aumento de las compras de inversionistas institucionales ante las presiones inflacionarias y las expectativas positivas del sector ante la aprobación del primer ETF que invierte en futuros del Bitcoin (ProShares Bitcoin Strategy ETF (NYSE:BITO)”.

Sin embargo, tan solo dos días después los osos de Bitcoin comenzaron a retomar el poder y tomar el control. Los osos son aquellos actores del mercado que pronostican y obtienen beneficios cuando el mercado se encuentra bajista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: