¿Qué son los servicios farmacéuticos?

Se trata de un servicio de salud, que se encarga de todas las actividades, procedimientos e intervenciones de carácter científico y técnico, que se relaciona con la producción, distribución y venta de medicamentos y herramientas que son utilizadas por el personal médico para realizar el diagnóstico y la prevención de enfermedades.

Con los servicios farmacéuticos se consigue que los medicamentos y materiales médicos sean dispensados de forma oportuna a quienes los necesitan. Los farmacéuticos son profesionales de la salud que tienen un gran valor dentro del complejo sistema de servicios relacionados con la promoción de la salud de los seres humanos.

En las circunstancias actuales, cuando el país sufre las consecuencias de una desoladora pandemia vírica, notamos el valor real que tiene la dispensación farmacéutica y lo importante que resulta el poder contar con los servicios profesionales farmacéuticos más allá del proceso de venta. Entendemos entonces que se trata de un proceso complejo con la intervención de varios factores.

Farmacia asistencial y cercanía con los pacientes

Aunque se piensa en la farmacia como un sencillo proceso de compra venta, los dispensarios de una farmacia no son únicamente personas que expenden productos, sino de profesionales de la salud que se encuentran capacitados para atender las necesidades de los pacientes en cuanto a usos de los medicamentos, dosificación personalizada y seguimiento.

Durante este proceso, la empatía es fundamental. Los profesionales han de tener la capacidad de vincularse con los pacientes y establecer una relación de cercanía con ellos. Esta es la apuesta realizada por la farmacia asistencial, que intenta reivindicar el papel del profesional farmacéutico, reconociendo su posición clave dentro de la cadena del sistema de salud.

Farmacia asistencial

La dispensación como servicio profesional

La dispensación farmacéutica es un proceso científico que involucra una serie de conocimientos de parte del profesional encargado. Estos conocimientos se convierten en la única garantía que existe para que el paciente reciba la atención adecuada y comprenda la información esencial para el buen uso de los fármacos, sus contraindicaciones y posibles interacciones con otros medicamentos.

El criterio de los farmacéuticos comunitarios permite ofrecer consejos sanitarios derivados de la experiencia profesional. Estos consejos usualmente se relacionan con la forma de tomar los medicamentos, la conservación de los mismos, además de ofrecer recomendaciones para evitar situaciones de alergias, reforzando la información ofrecida por el médico tratante.

Sobre este profesional también recae una responsabilidad enorme relacionada con la dispensación de medicamentos bajo receta médica. En España, el 99% de las farmacias reciben a diario peticiones de compra de antibióticos por parte de personas que no poseen una receta médica. Evitar la automedicación es una de las labores más destacadas del profesional farmacéutico.

Como podemos observar, el aporte a la sociedad hecho por los servicios farmacéuticos es enorme. Usualmente se trata de una compleja cadena cuyos eslabones suelen pasar desapercibidos, razón por la cual es importante resaltar la importancia tanto del sistema como de los profesionales que día a día colaboran con la promoción de la salud de los seres humanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: