9 razones para pasarse al longboard este verano

El longboard surf es una forma de surfing mucho más suave, elegante y no agresiva, que suele enganchar a las personas por ser un estilo fácil de dominar por niños, adolescentes y adultos. No hace falta ser un veterano para conseguir tomar la ola y tampoco sentirás la “violencia” y sensación de riesgo que es tan usual cuando se surfea con las tablas más cortas.

La diferencia principal de este estilo se basa en el tamaño de la tabla. Para el Longboard se requiere el uso de una tabla larga, que por lo general supera los 9 pies (2,74 metros). Esto permite que el deslizamiento sobre olas pequeñas y medianas se simplifique, puesto que es más sencillo repartir el peso sobre la tabla y controlar el centro de gravedad.

Adicionalmente, verás como la teoría aprendida en las lecciones por parte del entrenador de surf se puede aplicar de forma más sencilla, ayudando a que la experiencia sea más satisfactoria a nivel general, incluso pudiendo tomar tubos cuando la ola resulta lo suficientemente grande.

9 razones para probar el longboard

A continuación, te damos algunas de las razones por las que deberías pasarte al longboard este verano.

Longboard
  1. La tabla longboard es más larga y ancha, por lo tanto te ofrecerá una mejor flotabilidad y además un mayor control del centro de gravedad. Repartir el peso a lo largo de una tabla larga será muy sencillo y eso nos hace sentir cómodos, lo cual es fundamental para disfrutar la actividad al máximo.
  2. ¿Playa con pocas olas? ¡Serás la persona que más disfrute! Esta clase de tablas está diseñada justo para sacar provecho a playas con un oleaje calmado. Con una tabla corta se acabará la búsqueda de playas con oleajes potentes y con gran viento, puesto que podrás disfrutar del surf en casi cualquier condición.
  3. Te olvidarás del estrés relacionado con los giros bruscos y la velocidad excesiva. Si lo que buscas es un poco de relajación, sin exceso de adrenalina, pero sin comprometer la diversión propia de la actividad. La flotabilidad y el equilibrio que ofrece una tabla de longboard resulta genial para encontrar el lado más amable de las olas.
  4. El recorrido sobre las olas suele ser más largo y relajante, ya que se las puede tomar mucho antes y disfrutarlas en toda su trayectoria. Mientras que en una ola normal, el recorrido es abrupto, violento y termina en cuestión de segundos, con el longboard conseguimos un paseo más relajante y largo sobre las olas.
  5. Si eres amante de lo retro, este es el estilo apropiado para ti, ya que esta es la modalidad clásica. Una anécdota historia muy conocida entre los surfistas, cuenta que el capitán James Cook en 1778 se sorprendió como los nativos cabalgaban las olas subidos a tablas de grandes dimensiones, siendo la pericia en esta actividad una señal de privilegio.
  6. Aquellos que por falta de entrenamiento o por alguna enfermedad han perdido la buena condición física de la cual disfrutaban años antes, tienen la posibilidad de participar en el surf, aún cuando ya no tengan los abdominales marcados ni la agilidad que presumían en la juventud.
  7. ¿Demasiada edad para surfear? Es cierto que con el paso de los años se pierde un poco de agilidad y, por la rutina familia y otros compromisos es imposible disfrutar de todos los veranos en la playa surfeando. Sin embargo, el longboard te permite mantener la actividad y disfrutarla sin que la edad se vuelva un factor limitante.
  8. El surf y el mar son parte de tu personalidad. Entonces, si eres amante de la actividad pero no estás del todo convencido sobre el nivel de riesgo y adrenalina que se asocia con este deporte, podrás elegir el longboard como la alternativa más idónea. Te sentirás mucho más cómodo y, por supuesto, disfrutarás mucho más.
  9. Si dominas por completo este estilo, también podrás hacer la transición hacia un estilo progresivo que te permita entrar en olas poderosas tal como lo harían en shortboard, con la ventaja de también disfrutar de la playa en calma. Literalmente, tendrás lo mejor de los dos mundos en una sola tabla.

Algo que suele apreciar la mayoría de las personas es la posibilidad de caminar a lo largo de la tabla con mayor facilidad, consiguiendo una sensación de libertad inigualable, sobre todo sabiendo que puedes hacerlo apenas esforzándote. Sin dudas, el longboard es un estilo de surf capaz de transmitir una gama de emociones diferente a las versiones con tablas cortas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: