¿Qué es el síndrome de abstinencia y cómo superar la adicción?

Las personas que desarrollan una adicción a cualquier sustancia y dejan de consumirla de manera abrupta desarrollan síndrome de abstinencia, conocido coloquialmente como el “mono”. Este fenómeno no es una enfermedad, sino una condición psicológica y física que altera el estado de salud y que es imprescindible superar para dejar atrás la adicción.

El síndrome de abstinencia aparece ligado a cualquier sustancia capaz de crear dependencia: el alcohol, el tabaco, la cocaína, el cannabis y también determinados medicamentos. Las sustancias que pueden crear “mono” son tanto legales como ilegales, pues la condición de legalidad de estas no está determinada por el daño que puedan generar al organismo, sino por otras cuestiones de índole social, político y sanitario. Los alimentos también generan síndrome de abstinencia y tienen gran capacidad de adicción. Del azúcar, por ejemplo, se dice que es más adictivo que la cocaína.

¿Cómo se manifiesta el síndrome de abstinencia?

El mono no se exhibe o no se expresa de igual modo en todos los casos, pues los síntomas van a depender de la sustancia a la que se presenta adicción y se ha dejado de consumir. Con frecuencia, para superar este periodo se hace necesario el uso de sustancias sustitutivas encaminadas a que no se produzcan recaídas y se mantengan a raya los síntomas peligrosos.

El síndrome de abstinencia del tabaco es uno de los más conocidos, pues el cese de este hábito es algo que han intentado millones de fumadores en repetidas ocasiones. El mono de esta sustancia genera irritabilidad, ansiedad, problemas de concentración, depresión, insomnio y alteraciones de la alimentación. Aunque es un mono muy molesto, sus síntomas son poco dañinos y no revisten peligrosidad alguna.

El alcohol es otra sustancia legal que genera mucha adicción. Los consumidores crónicos de alcohol pueden estimular síndromes de abstinencia de gravedad variable. En los casos más extremos la situación puede tornarse realmente peligrosa, llegando la persona adicta a sufrir delirium tremens capaz de acabar en la muerte. En menor grado, la ausencia del consumo de alcohol provoca insomnio, temblor de manos, ansiedad, agitación, taquicardia y sudoración excesiva.

Con el café ocurre algo similar al alcohol. Es una droga legal. Si bien es cierto que con esta sustancia existe más debate, el consumo excesivo de cafeína de manera prolongada y frecuente genera dependencia de la misma. La ausencia abrupta se asocia a fatiga y sueño, cefalea y dolores de cabeza, irritabilidad o disforia.

síndrome de abstinencia síntomas

¿Y qué ocurre con el mono de las drogas duras?

Las drogas no legalizadas son las más peligrosas a nivel de salud. El cannabis, aunque está considerado una droga blanda, es también muy conflictiva porque suele ser la puerta de entrada al consumo de sustancias más dañinas.

El mono de cannabis o marihuana se caracteriza por depresión, pérdida de apetito, nerviosismo, intranquilidad, depresión y si la adicción es muy acusada, el síndrome de abstinencia deriva en espasmos, fiebre o dolor abdominal. El gran problema del cannabis es que sigue siendo considerada por buena parte de la población como una sustancia inocua.

Los estimulantes como la cocaína y las anfetaminas; los sedantes y ansiolíticos, y los opiáceos, especialmente la heroína, son las sustancias que más peligro pueden causar al organismo. La persona que padece el mono puede tener problemas realmente graves de salud, aunque se trata de una fase que se debe superar para abandonar la adicción. Mantenerse consumiendo esas sustancias es más peligroso para su salud y acaba traduciéndose en problemas económicos, familiares y sociales de diversa índole.

¿Cómo se supera el síndrome de abstinencia?

Abandonar la adicción a cualquier sustancia implica ir reduciendo el consumo de manera progresiva, pues una renuncia abrupta implica que el organismo deja de recibir aporte al que ya había desarrollado cierta tolerancia.

La retirada debe hacerse de forma controlada y siempre bajo el asesoramiento profesional. En ocasiones se hace necesario acudir a una clínica de desintoxicación, que son centros donde cuentan con todos los recursos materiales, médicos y humanos para hacer frente a esta tarea de manera exitosa.

Durante el tránsito de tiempo desde que se es adicto hasta que se consigue abandonar por completo la sustancia, tan importante es el apoyo profesional como el personal. Cuanto más rodeada esté la persona de familiares y amigos que comprendan su nueva situación, más pasos se darán para alcanzar el objetivo.

Una vez superado el síndrome de abstinencia, la clave está en no volver a recaer, de modo que habrá que introducir no solo cambios a nivel de consumo, sino también modificaciones en el estilo de vida para dejar atrás esa antigua realidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: