Cómo alimentar a un bebé de 6 meses

Al cumplir los 6 meses los bebés entran en una nueva etapa, ya pueden empezar a tomar alimentos sólidos. Los papás deben disfrutar incorporando cada día uno distinto a la dieta del bebé pero siempre teniendo la leche cerca, ya sea la de fórmula o la materna.

Los seis meses del bebé son un punto de inflexión en su crianza, aunque las madres y los padres observan grandes cambios en todas las etapas. A esta edad los bebés ya pueden incorporar ciertos alimentos sólidos a la dieta, pero hay que ir poco a poco. No tenemos que olvidar que el niño está descubriendo los sabores por primera vez y no conviene darle a probar todo, sino incorporar paulatinamente los alimentos.

Hasta esta edad el pequeño se habrá alimentado exclusivamente de leche, ya sea materna o de fórmula, y en algunos casos, algunos pediatras incorporan los cereales antes de este tiempo, aunque en términos generales no es necesario.

Los seis meses los bebés también son el momento en que la mamá se va a incorporar plenamente al mundo laboral y es el momento de buscar un buen extractor de leche, de encontrar el mejor sacaleches eléctrico, porque las mamas quieren siempre lo mejor para la crianza de sus hijos.

Los alimentos sólidos a partir de los 6 meses

Que un bebé no coma alimentos sólidos antes de los seis meses sorprende sobretodo a abuelas y abuelos, porque hasta hace unas décadas a los bebés se les daba de comer a partir de los 3 meses. A los 6 ya necesitan más nutrientes y más energía y la leche materna no es suficiente.

Consejos alimentacion bebe 6 meses

El hierro es el nutriente que más necesitan y es posible que lo tengan, sobretodo si se les cortó el cordón umbilical en el momento adecuado, si se le dejó latir unos minutos antes de cortarlo, que es cuando crean reservas de hierro, aunque si no es así no tendrán esas reservas, así que es beneficioso darle alimentos ricos en hierro.

Los cereales sin gluten se incorporan a partir de este tiempo y los que tengan una economía más mermada pueden hacerles papillas de arroz bien hervido, incluso algo pasado, o de sémola de trigo. Conviene advertir cuánto azúcar llevan las papillas que le vamos a dar a los bebés y lo nocivo que es para nosotros también lo es para ellos.

Para probar si es alérgico al gluten basta con darle un trozo de pan para que lo chupe a voluntad. Con los trozos de pan en la boca se pasan buenos ratos y además calman el dolor que le causa el nacimiento de los dientes. Si no hay una erupción alérgica, el bebé podrá tomar gluten y en caso contrario se adecuará la dieta a los alimentos sin.

Ciertos pediatras recomiendan ofrecer las papillas de verduras antes los cereales, ya que estos purés contienen muchos nutrientes buenos para su desarrollo y su sabor es más complejo que el de los cereales o la fruta. Una vez ya se a incorporado la verdura, es el momento de darles las primeras frutas su sabor dulce les suele gustar y si acostumbran a ellas rápidamente; las peras, al ser jugosas pueden ser las primeras, para luego pasar a las típicas papillas de plátano, manzana y naranja, aunque se le pueden incorporar todo tipo de ellas. El sentido común es esencial en estos casos.

Cuando la verdura, la fruta y los cereales se han incorporado a su dieta ya se les puede dar a probar el pollo, el pescado y el huevo. Y es mejor cocinarlos sin sal o con muy poca y evitar los fritos.

Poner en práctica el Baby Led weaning

Cada vez son más los padres que se apuntan a esta nueva tendencia, se trata de ofrecer a los bebés alimentos sólidos sin pasarlos por la minipimer. A partir de esa edad los bebés disfrutarán comiendo cualquier alimento que sus padres coman, solo habrá que asegurarse que los alimentos están bien cocinados y son blandos: bróccoli, trozos de fruta laminada como la pera, la manzana o el plátano. Pasta con tomate (los espaguetis son los más recomendables) y cualquier otra verdura o alimento que puedan chupar lamer y reblandecer en la boca.

Alimentar a un bebe de 6 meses

Cuando se practica el baby led weaning es muy importante estar presente y no dejarles sin supervisión bajo ningún concepto. Para asegurarnos que el bebé está recibiendo todos los nutrientes necesarios esta dieta se puede complementar con purés de verduras y frutas.

Cada niño es un mundo y los gustos son distintos. Es un momento especialmente mágico porque se le dan a probar cosas por primera vez, de modo que lo mejor es tomarlo con calma, agregando un alimento distinto cada día y disfrutando tanto como él o ella ante una nueva cata y sabor.

Y la leche, claro, la leche de fórmula o la materna siempre ahí, con el sacaleches eléctrico a mano para dejarla dispuesta si la mamá debe de ausentarse. Seguro que nada le conforta tanto al bebé como tomar la leche que hasta los seis meses le ha dado la vida. Y la seguridad, junto a la voz y el calor de mamá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: