Consejos básicos para organizar las finanzas

El control de las finanzas es un factor clave para garantizar una estabilidad laboral, social e incluso emocional. Considerando que en casi todos los aspectos de la vida el dinero juega un papel relevante, no se puede tomar a la ligera la administración que se hace de este.

Para evitar inconvenientes en el plano financiero, existen una serie de consejos generales que se deben aplicar para que la estabilidad siempre esté presente en cada movimiento que se haga. Por ello, hoy se reseñarán los principales para todo aquel que desee un nuevo modelo de control.

Recomendaciones para mejorar las finanzas

Antes que nada, es importante recordar que las finanzas tal y como las conocemos es una disciplina cuyo estudio se introdujo como rama de la economía solo hasta mediados del siglo pasado. Pese a ello, esto no ha evitado que en la actualidad los estudios de las finanzas hayan avanzado hasta tal punto que permitan tanto a una empresa, como a un particular, gestionar mejor los recursos y movimientos con el dinero. En primer lugar, es necesario conocer con propiedad el concepto de finanzas.

calculo de finanzas

 Así, esta se puede definir en términos generales como aquello que estudia el valor estratégico y monetario de las acciones que lleva una organización o una persona en la vida diaria. De forma más específica, se encarga de analizar las variables que entran en juego en este proceso. El mercado actual con vista en esos movimientos y los pasos más oportunos de acuerdo con la fluctuación del momento.

 Se divide, así, en finanzas personales, empresariales y públicas. Ahora que ya se sabe  en qué consisten, ya es hora de conocer qué se puede hacer para controlarlas mejor:

  • Fijar un presupuesto: las grandes y medianas empresas manejan esto muy bien, pero las pequeñas y las personas naturales generalmente pasan por alto la planificación de un presupuesto que se tomará como base para los futuros gastos. Para esto, bien se puede usar las herramientas tradicionales como Excel o descargar apps sobre finanzas que ayuden a una mejor gestión y accesibilidad.
  • Eliminar gastos innecesarios: para lo cual primero se deben identificar y así luego proceder a cambiar los hábitos que llevan a gastar dinero de forma poco razonada. Eso generalmente se presenta solo en las finanzas personales, por lo cual todos aquellos que se encuentren en este bando deben empezar a meditar en las cosas inútiles que pueden estar haciendo desequilibrar el presupuesto con el que se cuenta.
  • Usar durante unas semanas un diario de gastos: aunque en un principio pueda parecer algo tedioso, es una excelente forma de identificar esos gastos extras que no se han observado en el paso anterior. Como ya se mencionó, no es necesario que se apele siempre al papel para hacer esto, ya que en el móvil se puede controlar todo esto a través de una app.
  • Pagar cuanto antes las deudas: una buena parte de la tranquilidad financiera se basa en estar exento de deudas. Aunque algunas veces puede resultar un poco complicado solventar todas al mismo tiempo, lo ideal es que no se postergue durante mucho tiempo el pago de estas. Otro punto fundamental es no endeudarse más si ya se tienen un par de compromisos atrasados por solventar. La inteligencia, en este caso, juega un papel vital.
  • Hacer siempre movimientos seguros: para todas esas personas que acostumbran hacer movimientos en la bolsa, inversiones a última hora o crear una sociedad comercial temporal, la seguridad debe estar siempre al lado derecho para evitar infortunios. Es común que la adrenalina lleve a tomar decisiones sin pensar mucho en los beneficios o la consecuencias, pero es precisamente esto lo que puede hacer la diferencia entre tener buenas finanzas o estar del lado contrario donde solo hay preocupaciones o estrés.
  • Crear el hábito del ahorro: pero el hábito sano y no aquel que se suele asociar con la avaricia o la mezquindad. En este sentido, se debe ahorrar pensando en la mejor forma de gestionar el gasto que se piensa hacer o de invertir el dinero en algo más productivo para la empresa o para la vida diaria. Con el tiempo, se aprenderá el valor del dinero y la importancia de una sana vida financiera y su repercusión en los demás aspectos que inciden en la tranquilidad económica.

Otro consejo adicional que se puede añadir a los anteriores es tener siempre una reserva en caso de afrontar situaciones económicas complejas. Esta reserva servirá de salvavidas ante escenarios donde las finanzas no estén en su mejor momento. Aunque esto se puede tener en físico o en una cuenta bancaria, lo ideal es que se mantenga en acciones o bonos que puedan revalorizarse con el tiempo (téngase presente el consejo número cuatro). Si se tiene como referencia lo comentado el día de hoy, en solo un par de semanas se empezarán a ver los resultados producto de asumir los compromisos financieros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: