La cultura, elemento de primera necesidad para cualquier civilización

La cultura debe ser considerada, y no lo es, como un elemento de primera necesidad. Al igual que necesitamos alimentos para nuestro organismo, es necesario para nuestra mente y calidad de vida poder acceder a la cultura en sus más diversas manifestaciones. Con el acceso libre, gratuito y variado a la cultura, no solo satisfacemos una necesidad actual, preparamos y fortalecemos en la libre elección y pensamiento, la curiosidad, la empatía, el conocimiento… a las generaciones futuras, construyendo, en definitiva, un mundo mejor.

Las sociedades sin espacios ni actividades culturales están abocadas al oscurantismo, al retroceso intelectual, a la crisis sistémica del pensamiento, a la negación de la voluntad, al dominio fácil y a la pérdida de libertades y de futuro.

El estado y sus comunidades deben proporcionar esta necesidad a sus ciudadanos, al igual que deben asegurar el derecho a una vivienda digna o el derecho al trabajo. La asistencia a museos, la organización de espectáculos teatrales o musicales al aire libre, talleres de diversa índole… unifican y cohesionan los diferentes estratos sociales, creándose una comunidad más sólida e identificada.

Sevilla, paradigma de la cultura en la calle y para las empresas

Cuando hacemos un breve repaso por la cultura de las ciudades de nuestro país y recalamos en Sevilla, en seguida aparece la imagen en nuestras cabezas de una mujer con traje de faralaes, tocando las palmas y jaleando “arsas y oles”. Pero cuando profundizamos solo un poco con un vistazo a la programación cultural Sevilla, comprobamos con asombro que sus ciudadanos disfrutan de una numerosa y variada oferta cultural donde abundan los conciertos en Sevilla y donde siempre hay cita con un teatro en Sevilla.

Y no solo eso, Sevilla se está especializando en la creación de todo un espacio para eventos culturales y corporativos en los que el mundo de la empresa y del ocio cultural se compenetren y se desarrollen en perfecta armonía.

 Box Cartuja, un espacio único

El espacio de Box Cartuja es el claro referente en Sevilla e incluso a nivel nacional para la perfecta conjunción entre eventos corporativos y eventos culturales. Una tendencia que va en aumento y que reporta grandes beneficios a todas las empresas y organizaciones, tanto a nivel de reconocimiento de marca como en posibilidades de negocio.

Sala Box Cartuja Sevilla

Tanto a nivel urbano como corporativo, para familias o jóvenes, tradición e innovación, la capital hispalense se coloca como paradigma de un cambio revolucionario en la forma de comprender y asimilar la cultura con la fusión de las nuevas tendencias que vienen de las principales capitales europeas, sin olvidar por supuesto la tradición popular que la ha hecho ser mundialmente conocida.

Para estar al día de todos los eventos culturales que tienen lugar en esta hermosa ciudad, lo más acertado es seguir alguna de las revistas digitales o físicas existentes, donde proporcionan información diaria de estas actividades culturales. Así mismo, podemos añadir a la barra de favoritos de nuestro ordenador personal la página web de boxcartuja.com, el espacio con más eventos culturales en Sevilla destinado a empresas y particulares.

Para todo tipo de eventos corporativos

Sevilla andaba falta de un espacio exclusivo, único, que aportara todo el servicio que las empresas necesitan para que la organización de un evento fuese perfecta.

Con Boxcartuja, el empresario no deberá preocuparse por nada, independientemente del tipo de evento corporativo que quiera organizar, y es que dentro del espacio para eventos que ofrece esta empresa, vienen incluido todos los servicios para eventos corporativos, es decir, se ofrece un servicio integral que comprende todo tipo de equipos audiovisuales y de iluminación, equipo personal altamente profesional, desde técnicos hasta azafatas y azafatos, posibilidad de traducción simultánea, alquiler de backline, escenografías, etc., siempre ajustándose a las exigencias de cada cliente.

El espacio de Boxcartuja puede adaptarse a múltiples opciones, ofreciendo siempre la máxima garantía, alcanzando los niveles de excelencia que buscan los empresarios a la hora de organizar este tipo de eventos.

Sevilla, no solo folcklore

Con la creación de estos espacios y la oferta cultural que se ofrece a lo largo del año, queda demostrado que la cultura que respira Sevilla en sus calles va más allá del folclore que la hizo famosa, y que por otro lado no se deja de lado.

Pero no deja de extrañar al visitante la increíble movida indie que existe en sus calles cuando visita los lugares más emblemáticos, como puede ser la Alameda de Hércules o la calle Betis, junto al río Guadalquivir.

Pero tal vez lo que sorprenderá a la mayoría de los visitantes que vienen buscando otro tipo de cultura, que no sea la del flamenco, la feria y la semana santa, será el descubrir que en la capital hispalense nació nada más y nada menos la cultura underground.

Tal y como como suena, a pesar de que en la década de los 60 Sevilla seguía siendo una ciudad provinciana con una población casta, clasista, de capilla y sacristía que continuaba sometida a la imposición católico fascista que imponía este estilo de vida, se crea un germen revolucionario que desataría el movimiento cultural que en poco tiempo cobraría dimensiones globales.

Atacando sobre todo al campo de la música experimental y de las artes escénicas, la juventud que vivía cerca de las bases de Morón y Rota, en el aeropuerto de Sevilla o en la barriada de Santa Clara, tenían acceso a una música que llegaba de los Estados Unidos y que era muy difícil, casi imposible, de conseguir en otras partes del país.

Conciertos en Sevilla

Música de grupos míticos como Pink Floyd, The Doors, Cream, Jefferson Airplane o solistas y cantautores como Jimi Hendrix, Bob Dylan o Janis Joplin abrieron las mentes y el concepto de música que se tenía en aquellos momentos.

Era una música incomprensible para la población general, con una estética demasiado arriesgada y un estilo de vida fuera de lo común… elementos que pesaban demasiado sobre una sociedad asustadiza y demasiado pasiva. Por lo tanto, los que comenzaron a seguir estas corrientes lo hacían de forma suburbana, en ambientes nocturnos, escurridizos y soterrados, lo que se llamaría en el extranjero el ambiente underground.

Sevilla vio nacer esta corriente en teatros alternativos como el Esperpento, el Teatro del Mediodía o el Teatro Lebrijano, y en grupos con una enorme calidad musical, como fueron Gong, Green Piano y por supuesto los Smash, que revolucionaron la música progresiva con su adaptación del sonido andaluz y que posteriormente recogería y llevaría a límites estratosféricos el grupo sevillano Triana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: