La estrategia digital como camino a seguir para el crecimiento empresarial

Las empresas en su día a día hacen todo lo posible por intentar destacar en el complejo ecosistema empresarial. En lo que respecta al ámbito digital ya no basta con estar presentes en la red, sino que hay que potenciar esa presencia en internet mediante una estrategia de posicionamiento y publicidad que sea exitosa.

Internet y la presencia en la red es como lanzarse al océano digital, de modo que introducir o incorporar la innovación digital a modo de estrategias de marketing digital, posicionamiento y publicidad online potentes son la solución más adecuada para comenzar a generar interés en los diferentes canales de comunicación que ofrece internet.

El marketing digital como irremediable camino de supervivencia

El siglo XXI es un siglo plenamente digital. Los negocios necesitan de las redes sociales, canales de venta digital y medios tecnológicos para mantenerse a flote, crear relaciones cercanas con los clientes y superar a su competencia digital.

Marketing digital como camino de supervivencia

De este modo, las estrategias de marketing digital van muy de la mano de esa estrategia digital pues forma parte de ella. En este sentido, Sortlist aparece como un sitio web que reúne a diferentes empresas de estrategia digital y agencias de marketing, en el que podemos descubrir diferentes conocimientos sobre diseño web, posicionamiento SEO y SEM, publicidad en los buscadores, aspectos relacionados con el email marketing y las redes sociales, y mucho más contenido de relevancia.

En cualquier estrategia digital o cualquier plan de marketing digital, además de hacer uso de las técnicas mencionadas, es importante interiorizar una serie de claves o pasos previos que van a determinar en gran medida el éxito de este trabajo de promoción.

Investigar y escuchar a los prospectos

Este es uno de los errores más comunes entre empresas y emprendedores que quieren abrirse un hueco en el entorno digital. No saber escuchar a los prospectos, clientes actuales y potenciales,  lleva consigo la pérdida de estos prospectos.

Es necesario en cualquier estrategia de marketing conocer con precisión a los clientes, estrechar la relación y ofrecerle en el espacio web todas las facilidades para que aumente su nivel de conversión: se suscriba al canal, realice compras, comparta el contenido…

Obviamente, para lograr esto es imprescindible segmentar el contenido que se ofrece a los diferentes públicos. Es imposible resultarle interesante a todos los usuarios de internet, de manera que es fundamental diseñar con acierto el target de público al que van a ir dirigidos esos productos, servicios o contenidos.

Generar contenido de valor

Tras esta primera fase de análisis y planificación, en la que se atiende a las necesidades de los usuarios, el siguiente paso es generar contenido de valor. De algún modo, estos dos pasos van de la mano y pueden intercambiar el orden, se retroalimentan.

Las empresas presentes en internet han de ser capaces de crear contenido relevante, valioso, un material que sea diferencial, que llame la atención de los usuarios y que invite a compartirlo en redes sociales.

El diseño web y el content marketing van de la mano, de modo que de nada sirve generar un contenido que es realmente interesante si eso no se acompaña con una arquitectura del espacio web que resulte atractiva para los usuarios, ofreciendo una buena experiencia de usuario.

Si se logran estos dos objetivos, el usuario permanece más tiempo en la web, haciendo más conversiones y generando más ingresos para la empresa.

Las métricas, el análisis

Esta parte de la estrategia digital es, a priori, la más engorrosa, pero es igualmente importante. Consultar las métricas y analizar si el espacio web está o no creciendo no resulta sencillo ni agradable para muchos especialistas en esta materia, pero es totalmente necesario.

Estudiar la actividad de los espacios web en la red puede llevar a una empresa al éxito porque le va a permitir introducir cambios que vayan destinados a mejorar estas métricas, consiguiendo así mayor fidelidad por parte de los clientes y usuarios de la red.

La fidelización es el último paso, el objetivo final que deben buscar todas las empresas. La fidelización se logra ofreciendo buenos productos y condiciones a los clientes, estableciendo relaciones de cercanía, atendiendo a sus dudas y consultas y potenciando el fenómeno del engagement, de modo que sean ellos quienes publiciten la imagen de marca a través de sus productos.

Comparte: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: