Gestión de crisis: mejor con una asesoría de confianza

Concursos de acreedores, concursos necesarios, créditos sobre la masa y otros. Desvelamos el contenido de acciones que se llevan a cabo en la gestión de la crisis, siempre de mejor modo si se cuenta con una asesoría de referencia.

Los tiempos de crisis son siempre buenos momentos para reinventarse, esta es la visión positiva de estos tiempos que todavía están presentes entre nosotros aunque no con la ferocidad de sus primeros días. La visión más negativa es que ante la crisis, las empresas deben de hacer uso de sus recursos, trabajar doble y estar atentos a lo que ocurre a su alrededor buscando oportunidades.

Muchas son las empresas que llegadas las circunstancias tienen que pasar por concurso de acreedores, pero también son muchas las que tras hacerlo han podido renacer de sus cenizas con nuevos bríos.

Un concurso de acreedores nunca es plato de buen gusto, este método está previsto por la Ley para personas físicas y empresas que están pasando situaciones difíciles de resolver en las que se no pueden de ningún modo hacer frente a los pagos. Cuando se detecta que el problema no se podrá solucionar en breve tiempo, lo más idóneo es llevar a cabo un concurso de acreedores, de este modo el Juez asignado va intervenir en el caso y va a nombrar a un administrador para negociar con los acreedores, de este modo se puede garantizar que el negocio siga en pie.

Concursos de acreedores al servicio de empresas

Existe un registro público concursal para que proveedores y empresas puedan consultar si aquellas otras con las que han empezado a negociar van a ir a un concurso de acreedores, algo que les podría repercutir muy directamente. Este registro está alojado en el Colegio de Registradores de la Propiedad, Mercantiles y de Bienes Muebles de España y pertenece al Ministerio de Justicia.

Activa desde el año 2014, en ella se puede consultar toda la información que concierne a estos procesos. El funcionamiento y la interfaz son muy sencillos y fácilmente deducibles, de modo que no resultan ninguna complicación y puede consultarse desde cualquier dispositivo, ya sea un móvil como un ordenador.

Y si el concurso voluntario de acreedores es siempre un plato de mal gusto para las empresas, ya que las hay que lo superan mientras que otras deben declararse en quiebra, existe la posibilidad de algo peor, se trata del concurso necesario.

El concurso necesario lo pueden solicitar los acreedores si no han obtenido su crédito los 6 meses antes de la presentación de la solicitud, solo a titulo singular y después del vencimiento.

asesoria gestion crisis

Para que la demanda prospere en el Juzgado Mercantil se deben dar una serie de requisitos

Como por ejemplo y muy importante: la empresa debe ser insolvente, así que no es suficiente con que la misma haya dejado de pagar a un acreedor si no que esta situación se repita con muchos de ellos o dicho de otro modo, que se haya producido un sobreseimiento del pago de las deudas por parte de la empresa.

El Juez va a pedir a la empresa que presente su estado de cuentas, pero hay otros factores que apuntan hacia a la insolvencia cómo pueden ser un alzamiento de bienes por parte del deudor, embargos, impago de tributaciones fiscales y demás. La empresa debe de estar en plenas dificultades y si no ha solicitado en su momento el concurso de acreedores, los acreedores pueden ponerla en un brete con este concurso necesario.

Como en todo existen ventajas e inconvenientes. Veamos cuáles. Quien solicita un concurso necesario va a tener ventaja a la hora de cobrar y su porcentaje será mayor que el de otros acreedores. Este incentivo lo establece la Ley que premia al acreedor que a cursado la demanda por entender que haciéndolo beneficia también a los que se encuentran en la misma situación.

Créditos contra la masa: las primeras deudas que deben satisfacerse

Hay que tener en cuenta que a la hora de cobrar en un concurso de acreedores los primeros importes a satisfacer son los créditos contra la masa, que es cómo se denominan las obligaciones que generan los concursos de acreedores con anterioridad a su presentación.

Estas son las primeras deudas que se satisfacen y abarcan los 30 últimos días de salarios de los empleados de las empresas además de las indemnizaciones por despidos así como el pago del salario del administrador del concurso asignado por el juez.

A partir de estos créditos sobre la masa se establecen unas pautas sobre quién ha de cobrar concentradas por orden en los créditos privilegiados, los créditos ordinarios y los créditos subordinados.

Importantes asesorías en gestión de crisis

Las asesorías tienen un papel muy importante en estas acciones y los profesionales de estas son los que guían a los empresarios a gestionar sus periodos de crisis. España cuenta con grandes profesionales que han estado particularmente activos en la gestión de la crisis y los siguen estando en esta post crisis, entre las que destacan algunas que gozan de excelencia profesional cómo asesorías en Bilbao de referencia.

Es posible que los clientes no sepan por dónde empezar a buscar la que precisan en momentos de incertidumbre en todos los ámbitos, pero la elección de una asesoría es siempre determinante.

A la hora de escoger una hay que tener en cuenta algunos factores y uno de ellos es el presupuesto con que se cuenta. Por su parte las asesorías nos deben decir cuáles son los precios con los que trabajan. La confianza y cercanía con el asesor es algo básico, y este debe de inspirar confianza e información sobre el trabajo realizado, así como es básico conocer a los miembros del equipo consultor y cuál será su papel.

Un buen asesor que acompañe a los clientes en un concurso de acreedores tiene que tener además la empatía necesaria para saber tratar con él en momentos especialmente sensibles. Lo que está claro es que contando con un equipo profesional detrás la gestión de la crisis se va a convertir en la versión más positiva, este momento para reinventarse y empezar de nuevo, dejando de lado vicios adquiridos y malas praxis, mientras que si el camino se anda solo o con profesionales de medio pelo, gestionar la crisis será un desastre en todos los sentidos. Así que en momentos de crisis más que nunca, apostemos siempre por dar con la versión positiva de las cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: