Las grietas en el pezón: conoce sus consecuencias y soluciones

Los pezones doloridos, agrietados y sangrantes, no son un efecto secundario normal de la lactancia materna, el dolor es una señal de advertencia sobre la existencia de un problema que debe ser corregido y el cual causa mucha incomodidad en la mujer.

Consulte a un especialista en lactancia lo antes posible si sus pezones han comenzado a agrietarse, es importante identificar y resolver los problemas subyacentes para que pueda continuar amamantando sin dolor alguno. Las personas que experimentan fisuras en los pezones, deben tratarlas con cuidado, ya que es posible que el área se infecte.

Las fisuras del pezón son grietas dolorosas en la piel del pezón y la areola, comunes durante el embarazo y la lactancia. Los tratamientos caseros pueden proporcionar alivio en muchos casos, sin embargo, no siempre lo sana, por eso hay ocasiones en las cuales es importante visitar a un médico especialista.

¿Cuáles son los síntomas y causas de las grietas en el pezón?

Los principales síntomas de las grietas en el pezón son la aparición de secreción, como pus o un líquido blanco y acuoso, también se puede sentir dolor, comezón o hinchazón en los pezones.

Además, se pueden distinguir cambios en la forma del pezón o de la areola, que es la piel alrededor del pezón. Estos cambios muchas veces incluyen arrugas u hoyuelos en la piel.

Aunque las grietas en el pezón suelen ser grietas secas, el exceso de humedad también es muchas veces responsable de estos síntomas. Debido al amamantamiento durante demasiado tiempo, o a que los pezones estén húmedos por un período prolongado.

Hay una variedad de razones por las cuales las fisuras de los pezones ocurren, ya sea durante el embarazo o la lactancia. Las fisuras del pezón generalmente aparecen cuando una mujer presenta problemas con la lactancia.

Si el bebé no se agarra correctamente, puede ejercer demasiada fuerza sobre la piel sensible del pezón y la areola, causando la irritación innecesaria.

nursicare

Los cambios hormonales durante el embarazo hacen que los pechos se llenen más. La llenura adicional ocasiona el estiramiento de la piel, irritando la areola y el pezón, lo que termina generando fisuras.

A veces, el más mínimo cambio en la posición hará una gran diferencia. Un asesor de lactancia ayudará a determinar cómo colocar a su bebé para que se prenda mejor al pezón.

Las fisuras del pezón también suelen ser un síntoma de candidiasis bucal del bebé, que es una infección micótica. Aunque esta problemática tiende a ser frecuente en las mujeres embarazadas y lactantes, las grietas también ocurren en cualquier otra persona.

Las almohadillas Nursicare para mejorar la lactancia materna

Las almohadillas de lactancia son una forma novedosa y eficaz de mantener la salud del pezón durante la lactancia, ya que la facilitan al reducir el dolor causado por pezones irritados o agrietados.

Las almohadillas son suaves y están hechas para usar debajo de un sostén, protegen los pezones y absorben la leche que gotea. Además, evitan la fricción con el sostén o las prendas de vestir, lo que también causa menos irritación.

Nursicare forma parte de una innovadora clase de compresas, su fórmula única contiene una membrana de poliuretano hidrófilo, con un desinfectante seguro, glicerina hidratante y absorbente.

La almohadilla de membrana absorbente, libre de látex, está cubierta por una fina película impresa que ayuda a prevenir fugas y contaminación, tiene oxígeno y transpirable de vapor de humedad que también ayuda a mejorar la curación.

Métodos de uso de las almohadillas Nursicare

Se tiene que usar las almohadillas Nursicare dentro del sujetador, con la etiqueta impresa lejos de la piel y el lado no impreso contra el pezón. Centrar la almohadilla sobre el área del pezón y antes de amamantar o de usar un extractor de leche materna limpiar el pecho con un paño o una toalla humedecida con agua y secar suavemente.

Mientras se amamanta al bebé, mantener la almohadilla Nursicare limpia y seca, colocándola sobre una superficie limpia con el lado no etiquetado hacia arriba.

La almohadilla Nursicare se puede usar hasta que el líquido sea visible a través de la parte posterior. No se debe lavar porque puede remover materiales y alterarla. Y su uso sólo puede ser una vez, porque la reutilización causa contaminación. Por último, es importante cambiar la almohadilla si se satura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: