¿Cuánto dura el sangrado de implantación?

El sangrado de implantación es un síntoma habitual del embarazo, que suele ocurrir en tres de cada diez mujeres. Es normal, aunque suele ser causa de preocupación y ansiedad, ya que los sangrados suelen estar asociados a complicaciones con el embarazo.

La pérdida de sangre puede durar hasta tres días, siendo mucho más leve que la menstruación y de color más rosa o  marrón. La misma se produce alrededor del décimo día de concepción y se relaciona con el proceso de transición de un óvulo fecundado a un embrión implantado, razón por la cual se le ha denominado sangrado de implantación.

¿Qué es el sangrado de implantación y cómo se produce?

Este sangrado se ocasiona cuando se anida el óvulo en la pared uterina, una vez que él mismo ha sido fecundado. Al adherirse a la pared del útero, se produce la ruptura de arterias y venas del endometrio, lo cual es la causa del sangrado.

Sangrado de implantacion

La conexión entre el óvulo y el útero es lo que permitirá el intercambio de nutrientes necesario para el futuro feto, de modo que el sangrado es normal y no representa ningún peligro.

El sangrado de implantación puede durar dos o tres días, como tiempo máximo, ya que son innumerables las ocasiones en que solo se produce durante algunas horas o minutos.

¿Cómo se puede distinguir sangrado de implantación?

Resulta muy usual que este sangrado se confunda con la menstruación, cuando en realidad se relaciona con el inicio del embarazo.

No se trata de un sangrado del color habitual de la menstruación. De hecho ha de ser mucho más claro, teniendo un color rosa a marrón leve y no ha de durar el tiempo regular.

Has de tener presente que el sangrado de implantación no debe ser de color rojo brillante, principalmente porque:

  • Suele ser de flujo muy escaso, siendo muy poca la cantidad de sangre.
  • Se produce en el útero, por lo cual la sangre ha de realizar un recorrido largo, que hace que la misma pierda su color vivo, de modo que no ha de ser un rojo brillante, sino rosa opaco a marrón.

Durante estas semanas, es bastante recomendable que te mantengas atenta a las señales de tu cuerpo y observes cada uno de los síntomas, para definir si se trata de un embarazo o de un proceso menstrual normal.

¿Es probable un sangrado abundante?

Recuerda que en esta fase, el embrión tiene un tamaño muy pequeño, por lo tanto, el sangrado que produce su anidación en la pared uterina ha de ser poco sustancial.

En caso que el sangrado llegara a ser abundante y se acompaña con otros síntomas, deberías acudir al médico o a la clínica de inseminación en la cual has recibido tratamiento de fertilidad.Lo mismo ocurre ante la presencia de coágulos, lo cual no es nada habitual. La textura del sangrado de implantación ha de ser ligera y en escasa cantidad. En caso contrario, será necesario que acudas a tu médico.

Comparte: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: