La historia del diamante

Nuestra joya lleva generalmente diamantes, y normalmente estos se usan para eventos importantes, para regalos con alta carga simbólica o simplemente, para sentirnos más elegantes. Pero lo cierto es que las joyas y los diamantes tienen mucha historia detrás, desde que el mundo es mundo.

En este artículo vamos a ver toda la historia de los diamantes que adornan nuestras joyas. Tenemos que saber cuáles son las características, de modo que sepamos también de donde viene nuestra joya.

Qué es un diamante

El diamante es una piedra preciosa, se la llama así por la dureza, de hecho, el nombre procede del griego “adamas”, que significa invencible y representa la dureza y dificultad de romperse de la piedra.

En la naturaleza no hay nada comparable en cuanto a dureza, aunque esta es diferente según las capas, por lo que la posibilidad de la talla hace que podamos verlo de diferente manera.

Una joya es el objeto ideal para un diamante, debido a que su brillo es alto y eso suelen ser aspectos que se valoran mucho para que una joya nos guste.

Si pensamos que para hacer una joya completa juntamos el oro con un diamante, tenemos una combinación perfecta de luminosidad y de vistosidad como resultado.

Orígenes de los diamantes

La manera en la que se han formado los diamantes aún no se sabe a ciencia cierta por parte de los científicos. Se sabe que las piedras necesitan mucha temperatura y presión. Por eso se conjetura que se hayan empezado a formar dentro del magma terrestre.

Hace billones de años las condiciones del magma terrestre eran comunes incluso en la superficie del planeta, podemos intuir que es muy posible que los diamantes se empezaran a formar junto con la formación de la propia Tierra.

Las joyas que nos ponemos en las bodas seguramente proceden del origen mismo del planeta. Al menos, es una de las teorías más probables.

Historia de los diamantes

Para remontarnos en la historia de los diamantes nos remontamos a los mogoles de la India, descubrieron hace unos 2800 años los primeros yacimientos en sus territorios.

De hecho, la primera referencia escrita de la que se tiene constancia proviene del siglo I de la literatura romana, en la que se aludía a la India como origen de estos.

Hasta el siglo XVIII se pensaba que estos diamantes solo podían encontrarse en las minas de Golconda, en la India.

En sus orígenes, los diamantes eran usados como iconos religiosos, se piensa, además, que los diamantes eran bien conocidos desde hace 3000 años, aunque se especula que ese tiempo es de 6000 años.

Ya en el siglo XIX el uso de los diamantes para realizar una joya o para joyas con oro de se va produciendo, pero de forma lenta y se seguirá extendiendo su utilización de forma sostenida, aunque creciente hasta nuestros días; cada vez es más habitual comprar joyas de oro a las que acompañan unos bonitos diamantes.

Los diamantes siempre se han considerado como algo exclusivo y caro, lo cierto es que el uso cada vez se está extendiendo incluso entre personas no tan “pudientes” a quienes les gustan también usar joyas en sus eventos personales.

En 1813 se descubrió que está compuesto de carbono y que en una situación de ausencia de oxígeno, este se convierte en grafito.

El transporte masivo a Europa

En el siglo XVII se empiezan a transportar diamantes a Europa para la fabricación de joyas entre otras cosas. Pero durante esa época, las minas empezaban ya a agotarse y las potencias europeas comenzaron la búsqueda de más yacimientos en las colonias que tenían, haciéndose cada vez mayor la búsqueda y, por tanto, el negocio de las gemas y diamantes.

Situación similar ocurría con el oro cuando incluso muchos aventureros se iban a otro continente en búsqueda de minas de oro con las que hacerse millonarios.

Al igual que es famosa la “fiebre del oro” en América, lo es la “fiebre del diamante” tras el descubrimiento de minas en zonas de Sudáfrica en las orillas de los ríos Orange y Vaal cerca de la actual Kimberley.

Más tarde y ya en el siglo XX la antigua URSS se convirtió también en un gran productor de diamantes en el mundo. Existen yacimientos en muchos lugares de nuestro planeta fundamentalmente en África y Siberia como regiones más fructíferas, aunque puedes encontrarlos también en países como Brasil, Venezuela o China.

Como ves, las joyas que tienes pueden venir de cualquier lugar del planeta, lo que hace que sean cada vez más accesibles.

El uso habitual, como ya sabemos es para la fabricación de gemas para una joya, elemento este, muy común para grandes celebraciones, regalos o simplemente, como complementos de vestidos y trajes. Una joya es, de hecho, uno de los elementos decorativos más importantes y un regalo importante que está dedicado a situaciones especiales.

Historia de la joya

Para terminar, la joya es un objeto ornamental que se usa en brazaletes, collares, anillos o pendientes entre otros. Todas estas están relacionadas con los diamantes y se usan habitualmente este tipo de piedras preciosas en ellos. Aunque también es cierto que puedes encontrar materiales de valor pequeño en mercadillos, etc. 

La historia de las joyas se remonta a la prehistoria, se han encontrado muchos indicios de ello en África. También en el Antiguo Egipto había una gran manufactura de joyas ornamentales. Poco a poco se fueron combinando según el comercio de diamantes se fue expandiendo por el comercio mundial.

Consejos de compra de joyas con diamantes

El mejor consejo es que debes conocer las 4 C, esto es, quilates, corte, color y claridad. Estas cuestiones afectan a la calidad del diamante, a su calidad y, por tanto, de su precio.

El diamante debe estar certificado por un laboratorio gemológico, allí está identificado correctamente y a través del certificado puedes valorar su precio correctamente. La forma, aunque es cuestión de gustos también es una cuestión para valorar.

Cuidado de los diamantes

Lo más adecuado para limpiar y conseguir que los diamantes tengan un buen mantenimiento es limpiarlo de vez en cuando, con agua tibia, con unas gotas de detergente anti grasa y con un cepillo con cerdas suaves.

De esa manera, mantendrás tus joyas de la mejor manera y se verán siempre como cuando las compraste en la joyería. ¿Qué mejor que hacerlo para mantener algo con tan bonito simbolismo?

CVD Gemologos es una empresa especializada en compra y venta de diamantes. Todos nuestros tasadores son tasadores oficiales, diplomados en gemología y especialistas en diamantes. Disponemos de un completo laboratorio gemológico para tasaciones en la Avenida de Concha Espina 5.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: