La medicina estética facial evoluciona hacia la no invasión, la naturalidad y la armonía

¿Qué es la belleza? ¿Qué se considera un rostro bello o un cuerpo hermoso? Cada rostro tiene la cualidad de transmitir la belleza natural del poseedor y con ella, sensaciones al interlocutor.

Los puntos de generación de estas son diversos: los ojos, los labios, la piel, o la misma simetría o armonía en su conjunto. Al fin y al cabo, la belleza, como concepto, responde a criterios subjetivos, y trasciende los criterios estéticos de una determinada época.

A pesar de esta realidad, el número de demandantes de cirugía estética facial continua aumentando año a año, como reconocen fuentes del sector.

La inquietud personal por los detalles que no se aceptan del rostro, los motivos sanitarios y el refuerzo del autoestima constituyen los ejes mayoritarios para la demanda de tratamientos medicina estética. Solo el nombre de medicina estetica, como indican los profesionales, apunta a su fin último: resolver inquietudes de los usuarios a través de la medicina estética corporal.

Esto se consigue apostando por las nuevas técnicas de intervención que facilitan a los especialistas una cirugía menos invasiva y con resultados más naturales, agregan. Así, el objetivo que persiguen hoy los cirujanos especializados en medicina estética para por lograr que los rostros y zonas corporales intervenidas se vean frescos, con una naturalidad que no evidencie el paso por el quirófano.

Avances en medicina estetica facial

Otro de los elementos que valoran como prioritarios para los profesionales ellos mismos, es la búsqueda de otorgar a cada paciente un resultado óptimo acorde a sus expectativas, sí, pero sobre todo que no desfigure la propia personalidad del paciente. Desde el boom de la cirugía estética en los años noventa donde importaba menos la satisfacción real del paciente, explican, los profesionales han avanzado en su compromiso ético con la disciplina y los pacientes.

Aseguran que hoy el médico especializado en cirugía estética se preocupa más de asesorar que de recomendar operaciones. Tal es así, añaden, que en muchos casos tras unas sesiones de consulta, el paciente decide probar otras vías menos invasivas.

La cirugía estética más demandada

Flacidez y arrugas son los mayores indicadores para los españoles de que quizás el paso del tiempo está afectando a su aspecto físico. Tras la revolución botox, el ácido hialurónico y la mesoterapia corporal basada en el uso de vitaminas específicas para la piel, consumen el 60% de la demanda de medicina estética de rejuvenecimiento. Más si cabe desde la aplicación de técnicas menos invasivas que permiten un menor tiempo de recuperación y apenas dejan cicatrices.

Blefaroplastia con láser o el lifting

Las bolsas que circundan los ojos aportan una mirada cansada y envejecida. La Blefaroplastia aplicada mediante láser, explican los especialistas, permite eliminar estos incómodos compañeros, así como las temidas patas de gallo.

Del mismo modo, para combatir la flacidez de la piel de rostro y cuello, los lifting actuales, menos invasivos, son altamente solicitados para redefinir el óvalo facial. El periodo de recuperación de ambas técnicas es muy corto respecto a los tratamientos que se comenzaron a realizar a finales de los años 80. Los nuevos láseres utilizan el ultrapulsado de CO2 para aumentar el naturalismo de la intervención y facilitar un menor tiempo de recuperación.

Eliminación de varices o arañas vasculares

Debido a los hábitos de vida actuales, se está registrando un aumento notable de jóvenes que reclaman cirugía estética para eliminar las arañas vasculares, también conocidas como varices. Se trata de un problema que va más allá de la estética, apuntan los especialistas, ya que afecta a problemas de circulación que si no se tratan adecuadamente reducen la calidad de vida de los pacientes.

Así, los tratamientos actuales se basan en la inyección de un medicamento que hace que las venas estalladas colapsen y desaparezca su efecto. Una vez superada la escleroterapia, se aconseja al paciente que utilice las medias de compresión vascular para facilitar la circulación y evitar recaídas y la formación de nuevas varices.

Las técnicas menos invasivas también acuden al láser, cuyo efecto es similar al infiltramiento de sustancias.

Mesoterapia infiltrada corporal

Esta operación persigue remodelar la figura del paciente a través de la eliminación de la antiestética celutitis, otros síntomas de flacidez o la acumulación de grasas en la zona abdominal.

Otra de las técnicas e intervenciones estéticas que están actualmente de moda por sus buenos resultados y la sencillez de la operación es la carboxiterapia. Mediante la introducción de dióxido de carbono vía subcutánea en los tejidos a tratar, se favorece la circulación del flujo sanguíneo de la zona, por lo que esta automáticamente recupera gran parte de su capacidad de auto regeneración y firmeza.

Esta actividad favorece la quema de grasas de forma natural, por lo que podría decirse que nos encontramos ante un efecto lifting natural.

Rejuvenecimiento genital femenino

Los partos y la menopausia provocan en la cavidad vaginal una pérdida de firmeza en los tejidos internos, lo que le genera a la mujer sequedad vaginal y pérdidas de orina más frecuentes. Para tratar estos síntomas, cada vez más mujeres están optando por someterse a operaciones de rejuvenecimiento genital femenino.

Esta intervención consiste en el uso del láser de CO2 para generar un efecto reactivador de las mucosas naturales de la mujer. El calor aplicado hacer reaccionar a los tejidos que se tensan y devuelven al canal vaginal la elasticidad e hidrataciones naturales.

El perfil del paciente de la cirugía estética de hoy

Actualmente, el perfil del demandante de tratamientos de cirugía estética y reconstructiva responde a un patrón igual entre hombre y mujeres, habitualmente de entre 40 y 50 años, que acometen la intervención como una vía para aumentar sus posibilidades profesionales de tal forma que la edad no sea un impedimento.

Medicina estetica

En cuanto a públicos más jóvenes, estos optan por intervenciones de prevención. Son un grupo de edad que tiene recursos para cuidarse y que piensan en su futuro inmediato. Por su parte, los mayores de 60 años que se deciden por sesiones de estética profesional acuden por motivos meramente estéticos. Son personas con una vida social muy activa que sienten que su espíritu y su cuerpo no transmiten lo mismo.

En un grupo diferenciado, explican fuentes del sector, se encuentran aquellos que han sufrido una deformación grave de alguno de sus rasgos y buscan reforzar su determinación de superación a través de una imagen más suave.

El otoño es una de las épocas del año con mayor demanda de operaciones de cirugía estética, según los datos de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE), con un incremento de casi el 40 por ciento.

Comparte: Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: