Síntomas de la vista cansada o presbicia

La presbicia es un defecto refractivo que se debe a la pérdida de elasticidad de la lente natural del ojo llamado cristalino. También denominada vista cansada, se manifiesta con la edad cuando los ojos pierden lentamente la capacidad de enfocar objetos muy cercanos.

La presbicia o vista cansada suele manifestarse a partir de los 40-45 años.

Causas de la presbicia

Las causas de la vista cansada o presbicia se deben a un proceso natural de envejecimiento del ojo. El cristalino es una estructura similar a una lente que cambia su forma para mejorar la focalización de las imágenes, principalmente al ver algo cercano. Para ello, es movido por los músculos ciliares.

Pero con el tiempo, estos músculos pasan a no funcionar correctamente y el cristalino no se adapta adecuadamente a la focalización de la imagen. Como resultado, la visión de cerca acaba siendo deficiente.

Vista cansada

Factores de riesgo de la presbicia

Algunos factores de riesgo favorecen la aparición de la presbicia:

  • Edad: todas las personas, a partir de los 40-45 años, presentarán algún grado de presbicia, ya que es un proceso natural del envejecimiento.
  • Condiciones de la salud: cuadros como anemia, diabetes, esclerosis múltiple y enfermedades cardiovasculares pueden aumentar el riesgo de la presbicia precoz, que puede ocurrir antes de los 40 años.
  • Medicamentos: antidepresivos, antihistamínicos y diuréticos también pueden aumentar las posibilidades de presbicia precoz.

Además, mujeres, personas con dieta no equilibrada y quienes ya han realizado alguna cirugía intraocular también tienen mayor riesgo de padecer vista cansada.

Síntomas de la presbicia

Entre los síntomas de la presbicia, tenemos:

  • Dificultad para ver letras e imágenes muy pequeñas.
  • Visión borrosa al leer algo en la distancia normal.
  • Dolores de cabeza o fatiga después de tareas que implican la visión de cerca.
  • Necesitar más luz al realizar actividades que implican la visión de cerca.
  • Necesidad de alejar algo que se está leyendo.

Buscar ayuda médica

Es importante buscar un oftalmólogo cuando los síntomas de la presbicia empiezan a condicionar su día a día.

Diagnóstico de la Presbicia

La presbicia es diagnosticada en un examen ocular completo, que probará la agudeza visual del paciente, poder refractivo (habilidad de adaptarse a cambios de foco de visión) y las condiciones de los músculos oculares y de la retina.

Oftalmologo para la presbicia

Tratamientos de la Presbicia

La presbicia no tiene cura, pero puede ser corregida y estabilizada con tratamiento adecuado. Para ello, se indican métodos que compensan las dificultades de la vista cansada. Veamos por ejemplo:

Gafas graduadas y lentes de contacto

Las gafas son la forma común de resolver los síntomas causados ​​por la presbicia. Las lentes de las gafas cumplen el papel del cristalino, compensando su menor flexibilidad y haciendo que la imagen se proyecte correctamente en la retina. El grado correcto de las gafas debe ser recetado por su oftalmólogo.

En general, las lentes utilizadas en gafas indicadas para la vista cansada son lentes positivas, es decir, con la adición especial de graduación para la presbicia en la lente que la persona suele usar. Esto si hay otro problema de visión, además de la vista cansada, que necesite el uso de anteojos.

La lente funciona como una máquina de zoom, con el objetivo de dirigir la imagen hasta la retina. Las lentes de contacto funcionan de la misma forma que las gafas, pero no son aparentes, lo que las hace ópticamente mejores. Hable con su oftalmólogo sobre la posibilidad de usarlas.

Cirugías oculares

La elección del tipo de operación depende de varios parámetros, como el defecto visual a gran distancia y la edad del paciente. Así que tenemos dos tipos de operaciones:

  • Cirugía de cataratas o cirugía de implantes: la colocación en el ojo de un implante multifocal progresivo puede ser adecuado para corregir la presbicia. Este implante se coloca como sustituto de la lente con o sin catarata.
  • Cirugía refractiva o cirugía con láser: aquí, el láser multifocal permite modificar la córnea con zonas de diferentes potencias. Modifica la curvatura de esta córnea para que aumente su potencia óptica y la profundidad de campo de visión para facilitar la lectura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: