Restauración y rehabilitación de las fachadas

Las fachadas de edificios, fábricas, instituciones o casas comienzan a deteriorarse con el paso del tiempo, ya sea por el humo de los coches, exposición a la contaminación, el clima, la inadecuada elección de construcción para la estructura en su entorno y demás factores que intervienen en la conservación de las fachadas.

Es por eso que la restauración y rehabilitación de las fachadas debe ser realizada con frecuencia por un equipo especializado en reparaciones que pueda hacer todo lo que esté a su alcance para mantener y renovar la fachada, sea cual fuere su época constructiva y estilo arquitectónico.

Una magnífica restauración para el exterior de una edificación

El parámetro exterior de un edificio, casa o fábrica representa el diseño principal arquitectónico de la estructura. Por eso debe verse fuerte e impecable para reflejar un lugar agradable, innovador y elegante aunque se vislumbre la edificación desde muy lejos.

Sin embargo, muchos factores deterioran las fachadas con el paso de los días. Especialmente se dañan los estucos, forjados, pinturas, estructuras de balcones, ornamentos, hormigón, cubiertas de pizarra, zinc, tejas y demás partes de la fachada.

Este deterioro puede generar riesgos e incomodidades. Un ejemplo de ello es que afecta las condiciones de habitabilidad, puede haber desprendimiento de la estructura en la vía pública o la desmejora de la imagen general del recinto. De realizar la restauración de la fachada de manera preventiva, es decir, anticipando el deterioro grave de la superficie, podrán evitarse riesgos, tiempo y gastos innecesarios para disfrutar de una buena fachada sin la necesidad de llegar a grandes y perjudiciales cambios en la estructura.

Rehabilitacion de las fachadas

Arreglar los daños que ha sufrido el parámetro exterior de la construcción implica la utilización de maquinaria y equipo cualificado de restauradores, técnicos y revocadores, cuyo compromiso y experiencia se vean reflejados a través de la restauración de la fachada de un magnífico edificio. La restauración debe conservar el estilo original de la casa o edificación con la reparación de algunos materiales y la sustitución de otros .

Volver a ver el hogar igual de reluciente como se recordaba, tener un negocio renovado para atraer la atención de más clientes o una edificación con una fachada magnífica que sea parte de la imagen urbana moderna, es posible hoy en día.

Tipos de revestimientos para la restauración de fachadas

El revestimiento es el factor principal de una buena fachada. Sin embargo, no existe un revestimiento perfecto, sino la elección ideal para el soporte en el que se va a aplicar. Esta elección debe basarse en la zona geográfica y su climatología, el estado previo de la fachada y el material de construcción de la estructura en la superficie.

Actualmente en el mercado, la mayoría de revestimientos de fachadas están confeccionados a base de resina debido a su impermeabilidad, durabilidad y elasticidad. Es por ello que para la restauración generalmente se utiliza este material de construcción. El exterior de un bonito hogar, elegante edificio o magnífico negocio puede ser posible con los siguientes revestimientos:

  • Revestimientos al silicato: Tiene una elevada transpirabilidad que aporta a las superficies únicamente minerales como el hormigón.
  • Revestimientos acrílicos: Conocidos por su fácil aplicación, tienen varias particularidades como transpirabilidad e impermeabilidad moderada.
  • Revestimientos al siloxano: Son perfectos para tolerar los cambios climáticos, especialmente por su impermeabilidad a la lluvia y permeabilidad al vapor de agua.
  • Revestimientos al pliolite: Son ideales para aplicarse en alguna rehabilitación de fachadas con problemas de caleo u disgregación.

Rehabilitación de fachadas

En el caso de la rehabilitación de la fachada el trabajo es mucho más complejo, ya que su objetivo es restituir y habilitar la estructura con materiales nuevos para innovar su antiguo estado.

Es por eso que a diferencia de la restauración, la rehabilitación de una fachada requiere de mucho tiempo y esfuerzo para crear un cambio notable e incluso irreconocible en algunos casos. Los trabajos de rehabilitación de fachadas son perfectos para lidiar con patologías graves en la estructura. Y es que habilitar es una restitución profunda en la fachada y cambiar la antigua construcción por nuevos e innovadores materiales que harán del lugar un sitio habitable e innovador.

¿Cuándo debe comenzar la rehabilitación?

La conservación del inmueble siempre ha sido obligación del propietario. Sin embargo, hoy en día es obligación del Estado inspeccionar edificios, e incluso por ley, un edificación superior a 40 años de antigüedad debe ser inspeccionada inmediatamente por un técnico especializado para certificar la solidez de la estructura y así clasificar los que necesitan de una considerable reparación y los que tienen defectos graves para una posible reestructuración completa.

Si el propietario opta por la rehabilitación de su inmueble, principalmente debe manifestar la situación ante una junta de propietarios, se involucra al administrador de fincas, y se realiza un informe técnico junto al presupuesto.

Una fachada en mal estado

Prevenir posibles caídas de las partes de las fachadas de algunas casas, negocios o fábricas no solo es conveniente en temporadas de fuertes vientos. El abandono de algunos dueños y falta de mantenimiento de las comunidades de propietarios someten a las propiedades a diversos problemas relacionados con desprendimientos de la fachada que por suerte, en muchas ocasiones no implica graves situaciones.

Sin embargo, es muy frecuente ver a los bomberos con un camión escalera actuando ante los riesgos una fachada en mal estado. A veces es un simple movimiento o rotura de alguna estructura o teja, pero en otras ocasiones se expone el descuido de los dueños ante la conservación obligatoria de la propiedad, lo que lleva a 60 intervenciones, aproximadamente, del servicio municipal relacionadas con negligencia con estas construcciones.

De estos daños graves deriva la mayoría de las ruinas y demoliciones, ya que cada día aumenta el número de estructuras en grave estado. Parte de estos casos también se debe al abandono, pues muchas veces ocurre en edificaciones más antiguas, en varios casos deshabitadas.Las caídas de cristales por ventanas rotas, canalones desprendidos, cornisas desgastadas, enfoscados agrietados, aleros de madera y demás materiales se terminan cayendo o desplazándose de la fachada, por estos y muchos más factores en el mundo del mantenimiento y construcción.

Comparte: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: