¿Sabes cuáles son las tres R?: reducir, reusar y reciclar

Las 3R significan reducir, reusar y reciclar, un planteamiento sencillo pero importante y que debemos tener bien presente para poder poner nuestro granito de arena, evitando una mayor contaminación al planeta.

Esto no solo es un gran ejemplo para los niños y las próximas generaciones, sino que si lo aplicamos en nuestra empresa, además de múltiples ahorros puede ofrecer también una imagen corporativa más responsable con el entorno.

A continuación, te explicamos con mayor detalle en qué consiste cada una de las denominadas 3R.

Reusar

Antes de llegar a reciclar, debemos considerar la reutilización, que es un elemento importante que contribuye a cuidar nuestro entorno. Esta R se refiere a la capacidad que tenemos para volver a aprovechar un elemento que creíamos no tenía mayor utilidad.

Reutilizar

La reutilización no siempre tiene que ser respecto a fines distintos para los cuales fue elaborado originalmente un producto. Si tienes un ordenador y crees que ya es demasiado lento, antes de tirarlo a la basura y comprar otro, podrías intentar realizar un proceso de optimización, añadir más memoria o cambiar el sistema operativo, lo cual puede volver completamente funcional un producto que considerabas que no tenía mayor utilidad.

¿Cómo podemos reusar?

Por ejemplo, con un poco de creatividad, podríamos convertir unas llantas en desuso en coloridas macetas; botellas en portalápices; unas piezas arrumbadas de madera, en una banca vanguardista; las bombillas que pretendías tirar, en un bonito mini ecosistema con arena, plantas y agua; esos botes que creías que solo eran desechos, en semilleros, etc. La imaginación no tiene límites, pero sí nuestro planeta y, este tipo de acciones, contribuyen a generar un cambio.

Esta es precisamente la esencia de reusar, volver a sacar provecho de algún elemento que ya no tenía un uso práctico, pero que con algunos ajustes, puede volver a ser de utilidad, extender su vida útil y, así, evitar la generación de más residuos y desechos a nuestro planeta.

Reducir

Reducir consiste en tratar de evitar la adquisición de elementos que terminarán convirtiéndose rápidamente en desechos.

Reducir

¿Cómo podemos reducir?

Por ejemplo, optar por baterías recargables en lugar de desechables, consumir productos con empaquetados biodegradables, usar cartuchos de tinta o encendedores recargables, son algunos de los ejemplos de reducción que podemos llevar a cabo en nuestra vida cotidiana.

De igual forma, a nivel empresarial, se pueden tomar importantes decisiones de reducción para generar un ahorro importante al planeta (y también a tu negocio). Por ejemplo, enviar a los clientes recibos o invitaciones digitales en lugar de las “tradicionales” impresas en papel. Este es solo un mero ejemplo, pero existen muchos más.

Reciclar

Hoy en día es fácil no darnos cuenta de todo lo que implica la elaboración de un producto o aparato. Por ejemplo, tan solo para tu smartphone se han requerido unos 675 mil litros de agua y la extracción de diversos minerales como oro, estaño, coltán y titanio en diversas partes del mundo. Para la extracción y traslado de la materia prima, se requiere también una cantidad enorme de energía y eso se traduce en mayor contaminación.

¿Por qué es importante reciclar?

Por este motivo, el reciclaje ha adquirido gran importancia para poder volver a aprovechar las materias primas que componen un producto. Actualmente, existen compañías de gestión de residuos que pueden ayudarte a deshacerte de aquellos elementos que ya no son de utilidad, pero para que sean reciclados y así se puedan elaborar nuevos productos a partir de materiales ya disponibles.

Reciclar

Este tipo de servicios, además, resultan imprescindibles para aquellos casos donde contamos con residuos peligrosos y que no se deben verter en el ambiente ni desechar de forma común bajo ningún concepto,. Ya que representa un impacto muy grave para el planeta y también para la seguridad de las personas que manipulen esta clase de componentes.

Presumir de que tu compañía realiza reciclaje, le dará una imagen más verde y amigable, que actualmente es un factor importante para cuidar el posicionamiento de tu empresa. Reciclando, ahorramos en la extracción y traslado de materias primas mediante el reaprovechamiento de recursos, los cuales pueden ser usados para construir más elementos del mismo tipo, o también otro tipo de productos.

Conclusión

Las 3R es una fórmula sencilla que fácilmente podemos aprender y compartir con las nuevas generaciones, como una forma más responsable de aprovechar los recursos y generar un ahorro importante para el planeta, así como para una economía más eficiente.

Recuerda que las materias primas se agotan, los océanos están acumulando islas enormes de basura y todo esto es un sistema interconectado que, de un modo u otro, nos termina afectando a todos. Tú mismo puedes comenzar a hacer un cambio en tu hogar o tu empresa y, así, empezar a dar ejemplo de una forma práctica y tangible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: