9 cosas que debes saber antes de viajar a Filipinas

Es uno de los países menos visitados por turistas, aunque ofrece tantos atractivos que con un solo viaje no será suficiente.

Filipinas es un país formado por miles de islas repartidas por el sudeste asiático. No es uno de los más conocidos cuando se trata de viajar, aunque te sorprenderá por la cantidad de paisajes asombrosos y su particular cultura. Si te planteas viajar a un destino exótico y estás pensando en conocer Asia, Filipinas tiene tanto por ver que necesitarás más de un viaje. Esto es lo que tiene que saber antes de ir.

Necesitarás tomarte las cosas con tiempo

Si vas a hacer turismo Filipinas no es un lugar en el que puedas planificar las rutas al minuto. De hecho, es mejor que calcules las distancias y los tiempos con bastante filosofía. Un viaje que aquí duraría 5 horas se puede alargar medio día o más. Aunque la distancia parezca relativamente corta, el tráfico y otros factores pueden multiplicar por 3 el tiempo programado. No es un país para ir con la hora justa, desde luego.

Mejor no vayas en verano

Una de las cosas que más te gustarán de Filipinas es que todo el año hay una buena temperatura, aunque los meses de verano es la época del monzón. Si no quieres tener que quedarte sin salir durante todo el viaje, es mejor prepararlo para la época de navidad. Los mejores meses son entre diciembre y abril. Las lluvias continuas durante días o semanas llegan entre junio y noviembre.

Lleva siempre dinero en efectivo

Salvo en ciertas zonas de la capital, Manila, y unas pocas ciudades mas, la tarjeta del banco te servirá más bien de poco. Hay sitios en los que no vas a encontrar ni siquiera un cajero automático, así que tienes que asegurarte de que llevas siempre encima dinero en efectivo, a ser posible también en moneda pequeña. Puede que te encuentres con que sólo puedes pagar la cantidad exacta porque los comercios ni siquiera tienen cambio.

Manila Filipinas

Casi nadie habla español

Aunque fue colonia española, no intentes comunicarte con alguien en español porque casi nadie lo habla. Todo el mundo habla inglés, así que desempolva tus estudios de idiomas del colegio y usa el inglés que sepas para comunicarte.

La gente es muy amable

Este es un aspecto en el que se nota la diferencia entre Filipinas y otros destinos del sudeste asiático. Aquí la gente es amable por naturaleza, y no solo cuando ve que llevas dinero. Desde los tenderos hasta los taxistas te atenderán con gusto, incluso cuando estés regateando. No dudes en negociar los precios, especialmente los de los taxis, porque puedes llegar a pagar la cuarta parte de lo que te han pedido al principio. Y siempre con una sonrisa.

Internet no funciona como en casa

Lo mejor es que trates de olvidarte de consultar tu correo o redes sociales en tu viaje. Las tarifas de Internet en Filipinas son prohibitivas, de modo que apenas encontrarás sitios en los que conectarte a WiFi. Si te haces con una tarjeta telefónica de una compañía local, puede que consigas algo, pero no esperes un servicio como el que tienes en casa.

Prepárate para cantar

Si empiezas a tener trato con la gente local, seguro que alguna vez acabarás en un karaoke y te obliguen a cantar algo. En Filipinas son auténticos fanáticos de estas máquinas, y las verás en casi todos los sitios. Muchos incluso tienen su propio karaoke en casa, así que si te invitan no pienses que te vas a librar.

Un país, mil escenarios

Es evidente que siendo miles de islas, en Filipinas puedas encontrar playas de todo tipo, con aguas transparentes. Pero no es lo único que podrás disfrutar si te acercas al país. También podrás ver campos de arroz que ocupan extensiones inmensas y se pueden ver desde lo alto de una montaña. O volcanes como el Taal o el Mayón, que compite con el monte Fuji por hacerse con el título del más simétrico del mundo.

Filipinas

La comida, mejor a primera hora

En Filipinas lo tradicional es comer en una carindería, donde se colocan un montón de ollas con tapa. Tú vas levantando y eligiendo qué es lo que te apetece comer, aunque no sabrás los ingredientes que tiene cada plato. Además, la comida se hace por la mañana o a primera hora de la tarde y se sirve a lo largo del día, con lo que si quieres comer caliente, lo mejor es que hagas la cena muy temprano.

Ahora sí. Ya puedes organizar tu viaje a Filipinas y disfrutar de uno de los países menos conocidos del sudeste asiático.

Comparte: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: