Aerotermia o biomasa: pros y contras

Cada día más españoles eligen las energías renovables como medio para calentar y aclimatar sus hogares. Hoy vamos a conocer los pros y contras de los dos tipos de sistemas de calefacción renovables que más demanda tiene en el mercado a día de hoy, la aerotermia y la biomasa.

¿Qué es la aerotermia?

La climatización por aerotermia es una tecnología que utiliza la energía del aire exterior a través de un sistema que permite calentar el hogar en invierno y refrigerarlo en verano. Funciona tanto para calefacción, como para agua caliente, mediante una fuente de energía eficiente y limpia.

Climatizacion por aerotermia

¿Qué es la biomasa?

La biomasa es toda la materia orgánica que se puede convertir en energía como es la madera y sus derivados. El sistema de calefacción por biomasa es una de las principales fuentes de energía renovables actualmente en España. Este combustible se vende en forma de pellets. La combustión es posible para calentar el hogar con una caldera o una estufa adecuada. Desde un punto de vista ambiental, esta combustión ecológica es interesante si los elementos de biomasa utilizados están totalmente secos. De lo contrario, la combustión sería mala y liberaría contaminantes y partículas. Hoy en día, hay estufas de pellets de madera con una notable eficiencia. Con este sistema es posible calentar toda la casa.

Pros y contras de la aerotermia frente a la biomasa

Antes de tomar la decisión de elegir un sistema de calefacción renovable por aerotermia o por biomasa, es importante informarse sobre las ventajas y desventajas entre ambas tecnologías. Hay una multitud de ventajas en la aerotermia que la convierten en una gran inversión. Vamos ver las ventajas y desventajas de esta tecnología frente a la biomasa.

Ventajas de la aerotermia frente a la biomasa

Rendimiento

Las diferencias entre el rendimiento de la aerotermia y la biomasa son notables. Mientras que la primera utiliza la energía limpia y gratuita del aire exterior para acondicionar el hogar generando electricidad residual, la segunda depende de un combustible (pellets) limitado a un consumo desmesurado debido a su procedencia productiva en base a maderas y derivados.

Menor coste de funcionamiento

La aerotermia es más económica que los sistemas basados ​​en la combustión de biomasa. Cuanto más eficientes sean los sistemas, mayor será el ahorro de energía a largo plazo. A pesar del hecho de que un sistema por aerotermia es más caro, con el tiempo se acaba recuperando la inversión.

Menor coste de mantenimiento

La aerotermia requiere menos mantenimiento que los sistemas de calefacción por biomasa. Regularmente, una vez al año, se deben verificar algunos detalles del sistema, que uno mismo puede realizar fácilmente. Un instalador profesional, por otro lado, debe verificar la instalación cada tres o cinco años.

Seguridad

La aerotermia es más segura que los sistemas de calefacción basados ​​en biomasa. Toda combustión supone un mayor riesgo de incendio.

No precisa de almacenamiento

La aerotermia no requiere de almacenamiento a diferencia de la biomasa, para la cual se debe almacenar pellets para alimentar la caldera según el consumo.

Sistema de climatización

Durante los períodos cálidos, la aerotermia puede revertir el proceso y, por lo tanto, actuar como una unidad enfriamiento como ocurre con los aires acondicionados Panasonic. Esta tecnología se puede cambiar convenientemente al modo de climatización durante el verano, a diferencia de la combustión por biomasa tipo, que solo genera calor.

Aires acondicionados Panasonic

Desventajas de la aerotermia frente a la biomasa

Alto coste inicial

La aerotermia tiene un mayor coste inicial que la biomasa, por otro lado, sus costes operativos se traducen en ahorros a medio y largo plazo en las facturas de energía. Además ayuda en la reducción de las emisiones contaminantes.

Mayor dificultad de instalación

La aerotermia tiene un proceso de instalación más complejo, ya que se deben realizar investigaciones para comprender el movimiento de la circulación del aire según los requisitos de calefacción y refrigeración del hogar.

Climas muy fríos

La aerotermia puede llegar a experimentar problemas en zonas muy frías, que en última instancia pueden dañar el sistema, por lo que no se puede alcanzar la eficiencia total en climas fríos. Cabe destacar, que hay posibilidades de un sistema mejorado que supere esta adversidad.

Puede suscitar un coste energético puntual

La aerotermia depende en gran medida de la electricidad para funcionar, lo que implica que nunca será completamente independiente. Sin embargo, dado que es un sistema eléctrico, representa un ajuste perfecto con las instalaciones de placas solares. Este es un modelo efectivo libre de carbono. Junto con los paneles solares, la aerotermia podría generar una dependencia energética cero.

Conclusión

La aerotermia es una inversión inteligente a largo plazo. Dado que los costes de funcionamiento generan muchos ahorros en las facturas de energía gracias a la tecnología que mueve el calor del aire exterior de un espacio a otro sin la necesidad de producción. Puede considerar los mayores costes iniciales con respecto a la biomasa, pero ahora ya sabe que es una inversión rentable a medio largo plazo, entre otras diferencias muy ventajosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: