Beneficios de ser usuario de una residencia de ancianos

Cuando se llega a determinadas edades las personas requieren de una serie de cuidados más o menos precisos y rutinarios que a veces en casa no se pueden dar, bien porque existe un grado de dependencia demasiado importante, bien porque los familiares no se pueden hacer cargo de esos cuidados y tanto los mayores como ellos prefieren que sean aportados por personal preparado y cualificado en geriatría.

La ventaja de poder ingresar a un mayor en un centro especializado para sus cuidados es que la familia puede contar con la tranquilidad de que todas sus necesidades serán cubiertas de la mejor forma, y, además, tanto los tratamientos como los cuidados serán aportados de manera personalizada y acompañando al anciano en su día a día. Una residencia de mayores es la opción más beneficiosa en el caso de personas mayores que tienen un cierto grado de dependencia, por varias razones.

Cuidados y cariño a partes iguales

Por una parte, se le pueden aportar los cuidados específicos que necesita de manera continuada y rutinaria, de forma que la persona siempre esté perfectamente atendida y en compañía. Por otra parte, estos centros sociosanitarios están diseñados para que el día a día de la persona mayor sea lo más cómodo posible, tanto en su mobiliario, prestaciones, zonas de ocio, etc., las habitaciones están dispuestas para facilitar el movimiento y se adaptan a la movilidad que tenga cada persona, algo que a veces en los hogares es muy complicado por falta de espacio o de economía para contar con accesorios geriátricos.

Tranquilidad de un servicio adaptado a sus necesidades

Otra ventaja es que se lleva un control exhaustivo tanto de la alimentación como de la medicación del anciano, de forma que se puede tener la tranquilidad de que sigue una dieta sana y equilibrada, acorde a sus dolencias o estado médico y que se toma la medicación en tiempo y forma, según prescriban sus doctores. Por otra parte, es de gran ayuda tener la tranquilidad de que la persona mayor no estará sola en ningún momento, será atendida ante cualquier eventualidad y que podrá relacionarse con otros mayores y realizar distintas actividades con los mismos.

Residencias dentro de Barcelona, facilidad de visitas

Por supuesto, todo dependerá del estado de salud de cada usuario. En función de sus limitaciones o de sus necesidades habrá que tener presente el tipo de residencia que se necesita y los cuidados que ofrece. Hay residencias en Barcelona especialmente pensadas para personas mayores que desean estar muy cerca de sus familias, y que están ubicadas dentro de la propia ciudad, en diferentes barrios de la capital para facilitar la visita de familiares y amigos. Se trata de centros sociosanitarios que ofrecen cercanía, facilidades de acceso y que aportan un trato cercano, cálido y a la vez una atención profesional que dé respuesta a las necesidades y a los intereses del mayor y su familia.

Mejora de la calidad de vida 

Se trata de centros en los que apuestan por el compromiso de mejorar en todo lo posible la calidad de vida de la persona mayor, ayudándoles en sus funciones básicas, cuidando de su salud y proponiéndoles diferentes actividades acordes a su estado para que se entretengan y socialicen con otros compañeros y compañeras del centro. El objetivo fundamental es que los ancianos se sientan como en casa, y que la familia tenga la seguridad de que se encuentran perfectamente atendidos en todas sus necesidades tanto sociales, como afectivas y sanitarias.

Personal muy preparado

El personal de estas residencias está perfectamente cualificado para atender cualquier necesidad que tengan los residentes y los centros están absolutamente adaptados para personas de la tercera edad, de manera que puedan moverse con libertad y sin obstáculos. Además, los usuarios no se sentirán solos en ningún momento y disponen de actividades adaptadas para pasar grandes momentos entre ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: