Cómo ayudan las propiedades del hipérico al bienestar personal

Estar saludable de cuerpo y mente es esencial para favorecer todos los aspectos de la vida. Por eso, llevar una dieta equilibrada y ejercitarse de manera regular previene problemas y enfermedades que aparecen con el transcurso de los años.

Adoptar un estilo de vida sano trae consigo muchos beneficios que ayudan a mantener la vitalidad del organismo y un estado de bienestar que eleven los niveles de energía necesarios para su adecuado funcionamiento. En ocasiones, es necesario usar elementos naturales como el hipérico, una planta medicinal que con sus múltiples propiedades ayuda al organismo en muchos sentidos.

Propiedades del hipérico y sus beneficios para la salud

Son muchos los beneficios que aporta el consumo de hipérico, una planta medicinal conocida como hierba de San Juan o corazoncillo. Es muy popular porque tiene muchas propiedades terapéuticas y principios activos de gran utilidad como los flavonoides, taninos, hiperforina, aceites esenciales e hipericínea. Sus efectos sobre la salud proceden directamente de las flores, son usadas para la realización de remedios caseros, y su acción médica natural actúa como un antiséptico, antiviral, expectorante, digestivo, analgésico o antibiótico.

Hiperico

Asimismo, puede causar otras reacciones por sus efectos secundarios, que aparecen al ser mezcladas con otros medicamentos o al consumirse sin supervisión de un especialista. Cabe destacar que es una planta que ha formado parte de estudios científicos, realizados por especialistas de diversas áreas en todo el mundo, de los cuales se han obtenido resultados óptimos e indicaciones para tratar las siguientes enfermedades con éxito y sin el uso de farmacéuticos:

  • Depresión y ansiedad: el hipérico es ideal para tratar el nerviosismo, insomnio, ansiedad, irritabilidad y depresión leve. Aunque es muy conocida para curar estos malestares, su consumo debe ser supervisado por un profesional que asigne la dosis adecuada y su progresión al utilizarla.
  • Gastritis: es una hierba que alivia la indigestión, dolor de estómago y gastritis, puede ingerirse después de cada comida para lograr un efecto relajante y así eliminar toda molestia.
  • Dolor articular e inflamación muscular: al consumir el hipérico se reducen dolores musculares y articulares. Esta hierba tiene efectos antiinflamatorios y analgésicos que pueden llegar a desinflamar cualquier área.
  • Dolores de cabeza: la hierba de San Juan alivia de forma natural migrañas, cefaleas y jaquecas. Su uso promueve una notable mejoría.
  • Quemaduras: al aplicar por 20 minutos compresas frías de infusiones de hipérico, disminuye el ardor y dolor en las quemaduras.
  • Dolor en la ciática: éste puede disminuirse de manera natural con el aceite esencial de la hierba, al usarlo con masajes en el área afectada se cura el dolor.
  • Varices y circulación: el hipérico tiene un uso tópico que ayuda a la circulación y reduce la aparición de varices, al aplicarlo con suaves masajes o como infusiones relajantes en baños calientes ayuda a curar dolores causados por la mala circulación.

Complementos para mejorar la salud en general

Mantener costumbres poco saludables, con el tiempo acarrean problemas y dolencias en el cuerpo, por lo cual crear hábitos o hacer un cambio en éstos, puede mejorar de manera considerable el rendimiento en general. Conseguir un desarrollo y crecimiento más sano dependerá de los niveles de energía que el organismo requiere para realizar las actividades diarias.

Tener una buena salud en general está enfocado en disponer de un estado de bienestar, de verse y sentirse bien, y en www.saludtotal.info es posible obtener mayor información. Para lograrlo es fundamental considerar ciertas acciones que proporcionen beneficios dentro de un estilo de vida saludable. A continuación algunas recomendaciones para mejorar la salud:

  • Seguir una dieta equilibrada: elegir adecuadamente los alimentos es clave para una buena nutrición. Deben eliminarse las comidas “chatarra” y las grasas sin ningún beneficio, que tienden a ser hábitos nocivos. Lo ideal es buscar un nutricionista.
  • Realizar ejercicios o practicar un deporte: establecer una rutina diaria para ejercitarse es lo más recomendable, caminar por 30 minutos todos los días será suficiente.
  • Descansar y cuidar el sueño: la calidad de sueño tiene un efecto reparador; dormir y descansar bien regula los ciclos metabólicos del organismo. Lo ideal es tener un sueño de 7 a 8 horas nocturnas y seguidas, en un ambiente cómodo.
Comparte: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: