Cómo sacarle provecho al CBD medicinal en tu vida diaria

El CBD suele ser recomendado para ciertas condiciones médicas, y es posible pienses en este mismo como el tipo de medicina que alguien usaría para algún tipo de enfermedad grave, o crónica. Para obtener más información sobre los beneficios del CBD, haga clic aquí.

Pero, en la práctica, el CBD se acomoda mejor a uso diario, para cosas mucho más cotidianas de lo que uno pensaría.

Esto se debe a que el CBD no es una droga que te incapacite para llevar a cabo tareas normales: El consumo de CBD debería ser más bien asociado a llevar una vida normal, productiva; de la misma manera que vemos al café.

Ya que la legalización completa de la marihuana ya parece estar en el horizonte, tenemos que empezar a verle usos más cotidianos. Usos simples y prácticos, más que sociales, le sacarán el mejor beneficio al CBD.

Vamos a ver qué tipo de problemas cotidianos podemos tratar con la ayuda del CBD:

Dolores menstruales

Para algunas mujeres, los dolores menstruales pueden llegar a ser una causa de no poder salir ese día: Hay personas en las que el dolor es tanto, que es acompañado con náuseas, vómito, y etc.

Tomar analgésicos durante el período, aunque a veces inevitable, puede ser problemático. Muchas mujeres reportan ciclos irregulares cuando toman analgésicos, y hay algunas pastillas anticonceptivas cuyo efecto puede verse afectado y, en casos peores, interrumpido por interacción con analgésicos, antiinflamatorios, etc.

Y aquí entra el CBD: este compuesto químico es completamente benigno para el cuerpo, incluso durante el período. El CBD es muy efectivo cuando se trata de aliviar dolores – y es muy seguro aunque necesitas cantidades más altas de lo común.

Dolores menstruales

Acné

El CBD combate el acné por dentro y por fuera, es decir, de dos maneras.

Primero, el acné es -fundamentalmente- una infección. Esta infección es propiciada por una bacteria en particular (Cutibacterium acnes) que irrita, inflama, y se extiende con el tiempo y la propagación del acné.

El CBD -y el aceite de cáñamo en general- es un estupendo antibiótico. Consumirlo diariamente ayudará a tu cuerpo a combatir las infecciones. Toma en cuenta que, como con cualquier otro antibiótico, no vas a notar mejoría de manera inmediata. De lo contrario, es después de estarlo usando constantemente que podrás empezar a ver sus efectos.

Segundo – el acné inflama e irrita tu piel. Es lo que pasa cuando hay una infección. Esto es parte del proceso de curación natural de tu cuerpo. El problema con la cara es que es muy, muy difícil no tocársela mientras este proceso de curación todavía no ha terminado: Los barros son muy antiestéticos, y recurrimos a apretarnos la cara. Esto deja un hueco pequeño en nuestra piel por el que las bacterias pueden pasar tranquilamente, perpetuando la infección.

El aceite de CBD, aplicado tópicamente, es capaz de desinflamar las áreas afectadas por el acné. Una vez el área está desinflamada, será mucho más fácil lidiar con barros pequeños sin necesidad de reventarlos – además, se secarán mucho más rápido gracias al CBD.

Estreñimiento

El estreñimiento es el asesino silencioso. Bueno, tampoco así, pero sí es cierto que un gran porcentaje de la población sufre de este problema pero es reacia a buscar tratamiento ya que resulta incómodo hablar sobre el tema.

En la antigüedad, los griegos usaban la marihuana con este propósito: Se han recuperado instrucciones en las que se recomendaba ingerir la planta -cruda- para ayudar a la regularidad intestinal. Y tenían razón: Tanto el cannabis como el cáñamo estimulan el tracto intestinal, facilitando ir al baño.

Pero ningún producto derivado del cannabis es tan bueno para este propósito como el CBD. Con solo un par de gotas de  aceite CBD en ayunas (que puedes conseguir online en Justbob), es casi seguro que no tengas problemas para ir al baño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: