Los cigarrillos electrónicos son excelentes para abandonar el humo del tabaco

Existe una larga lista de estudios demostrativos referentes al efecto perjudicial grave que tiene el humo del cigarrillo sobre el organismo. A corto plazo produce fatiga respiratoria, tos y expectoración, mientras que a largo plazo es la principal causa de cáncer de pulmón, lo cual ocurre, entre otras cosas, debido al debilitamiento del sistema inmunológico, colocando al organismo en una situación vulnerable.

Por esta y otras razones, muchos han visto en los cigarrillos electrónicos una opción eficiente para superar la adicción al tabaco y a la nicotina. El vapeo puede ser utilizada como una herramienta terapéutica cuyo objetivo principal es lograr adaptarse a un vaper sin nicotina, hasta eventualmente abandonar por completo el hábito de fumar y, finalmente, el de vapear.

¿Es más seguro el cigarrillo electrónico que el tabaco?

A lo largo de las últimas décadas y como consecuencia de haber confirmado en múltiples ocasiones los efectos nocivos del tabaco sobre la salud del ser humano, la industria del tabaco a buscado que su consumo sea un tanto más seguro a través de diferentes estrategias, entre ellas la aplicación de filtros, la comercialización de cigarrillos ‘suaves’ y otras.

Ninguna de estas tuvo un impacto real sobre las estadísticas de enfermedades como el cáncer de pulmón y otras patologías respiratorias. Así mismo, aún cuando las personas comprenden el riesgo al cual se exponen, la adicción a la nicotina y sus efectos anulan la voluntad de quienes realmente desean abandonar el hábito de fumar.

Es así como se crean los cigarrillos electrónicos, que si bien no es una actividad 100% inocua, mantiene un nivel de riesgo considerablemente inferior a respirar humo de tabaco proveniente de un cigarrillo combustible tradicional. Entonces, sí se puede decir que vapear con un cigarrillo electrónico es menos perjudicial que fumar un cigarrillo tradicional.

Sin embargo, con un cigarrillo electrónico utilizado como herramienta terapéutica se tiene el beneficio adicional de controlar la ración de nicotina que se consume y que es la real responsable de la adicción. Esto, considerando que no se es realmente adicto al humo de tabaco ni a fumar, sino dependiente de los efectos de la nicotina.

Funcionamiento del cigarrillo electrónico y beneficios frente al tabaco

El cigarrillo electrónico es un dispositivo electrónico que emite vapor, el cual es aspirado de la misma forma en que se consume un cigarrillo tradicional. Este dispositivo funciona con una batería que alimenta un dispositivo capaz de calentar una reserva de líquido hasta convertirla en vapor.

Respecto al líquido vaper, es necesario decir que este incluye aromas y sabores artificiales que, si bien no son inocuos a largo plazo, sí que resultan menos dañinos que las miles de sustancias químicas que ingresan al organismo con cada bocanada de humo de tabaco. Además, el usuario puede hacer uso terapéutico de la nicotina, reduciendo su consumo hasta eliminarla.

Algunos de los beneficios del cigarrillo electrónico para dejar de fumar incluyen lo siguiente:

  • Si se utiliza correctamente como una herramienta terapéutica, podría ser posible dejar de fumar con este dispositivo sin necesidad de cambiar drásticamente de hábitos y evitando los síntomas de abstinencia a la nicotina, lo cual permitiría dejar de fumar de forma definitiva y así evitar seguir dañando gravemente la salud.
  • Reducen la exposición continua a sustancias químicas presentes en los cigarrillos convencionales. El líquido utilizado en un cigarrillo electrónico contiene 95% menos químicos nocivos para la salud que un cigarrillo tradicional.
  • No hace que los dientes se tiñan de color amarillo ni ocasiona alteraciones en la pigmentación de la piel.
  • No ocasiona mal olor ni mal aliento, además de ser menos contaminante.
  • Resulta más económico que los cigarrillos y más eficientes que los chicles y parches de nicotina. Según un estudio publicado en New England Journal of Medicine por Peter Hajek, el 18,8% de quienes utilizan cigarrillos electrónicos para dispensar nicotina se mantiene sin fumar, mayor que el 9,9% que utilizaba otros métodos (parches, chicles, etc).
  • Su uso a corto y medio plazo no representa un riesgo a la salud tan evidente como el del tabaco, aunque siendo un invento tan reciente, todavía no se tienen estudios clínicos que demuestren su nivel de peligrosidad a largo plazo.

Recomendaciones finales sobre su uso

Lo principal será dejarte aconsejar por expertos en el tema que puedan guiarte en los primeros pasos indispensables para hacer buen uso del dispositivo, eligiendo el modelo y tipo correctos para asegurar una mejor experiencia mientras reduce la ingesta de nicotina y se abandona el hábito de fumar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: