Cómo elegir un frontal

Las linternas frontales son una necesidad para el running, pues garantizan que el corredor pueda ir por el camino con seguridad. Se trata de un instrumento que ha conseguido evolucionar gracias a la tecnología, llegando a mejorar sus especificaciones para ofrecer mayor luminosidad, duración de batería superior y una reducción considerable de su tamaño.

Es un equipo básico en cualquier actividad de montaña y supervivencia, por lo que te conviene siempre llevarlo contigo, incluso si tienes planificado volver de la travesía antes del anochecer. Esto es debido a que, en caso de accidentes, tendrás una fuente de iluminación lo suficientemente potente para guiarte en el camino de regreso.

Para hacer la elección de frontales que resulten adecuados a nuestras necesidades, es necesario considerar una serie de factores. En las siguientes líneas te contaremos las características que debes tener en cuenta para seleccionar el modelo perfecto para el tipo de actividad al aire libre que vayas a realizar.

Características a considerar antes de elegir un frontal

La compra de un frontal running recargable es una decisión importante, que merece un tiempo de análisis considerable para dar con el producto más adecuado al tipo de actividad que se realizará.

Flujo luminoso

El flujo luminoso es la cantidad de luz que emite una fuente. Este flujo luminoso se mide en lúmenes (lm) y, gracias a la tecnología actual, es posible obtener una linterna de baja potencia (consumo de energía), manteniendo un flujo luminoso alto. De media, los frontales se pueden adquirir con una luminosidad desde 200 lm a 1000 lm en los modelos más modernos.

Tecnología LED

Otro de los avances en cuanto a iluminación ha sido el desarrollo de la tecnología LED (Light Emitting Diode). Esta resulta más eficiente y tiene una vida útil muy superior, además de mantener un consumo energético mucho más bajo. También produce una luz bastante más brillante y estable, libre de parpadeos que puedan perjudicar la visibilidad nocturna.

Apertura del haz luminoso

En la actualidad, básicamente todos los modelos de frontales incluyen la posibilidad de regular el haz luminoso. Algunos regulan el haz luminoso de forma progresiva, pudiendo asumir posiciones que permitan una iluminación amplia o puntualizar el haz de luz, focalizándolo y volviéndolo más estrecho como el de una linterna de mano.

Distancia del haz de luz

Todo lo anterior converge en la distancia que alcanza el haz luminoso. Esta distancia puede medirse en luxes, una unidad de medida lumínica que mide la distancia en metros que alcanza la fuente de iluminación. No confíes en frontales que ofrecen una distancia larga pero tienen pocos lúmenes, puesto que seguramente se trata de una luz de túnel que resulte incómoda.

Autonomía

El último punto a considerar es la autonomía, que se refiere a la cantidad de tiempo que puede funcionar el dispositivo. La autonomía de un frontal dependerá del nivel de iluminación utilizado y los fabricantes suelen crear dispositivos con autonomías de unas dos horas en su máxima potencia y 120 horas con el menor consumo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: