Estadísticas de accidentes de auto y de conducción de adolescentes

Incluso como conductor experimentado, ponerse al volante de un auto puede ser peligroso. Hay muchos factores que entran en juego mientras se conduce y, en muchos casos, el conductor no necesariamente puede controlar estos factores.

Sin embargo, los accidentes de conducción entre adolescentes a menudo se pueden prevenir con más tiempo dedicado a la práctica supervisada y un mayor enfoque detrás del volante. Según la CDC, los choques de vehículos motorizados son la segunda causa principal de muerte entre los adolescentes estadounidenses. En 2019, casi 2,400 adolescentes murieron solo en los EE. UU., lo que significa que todos los días mueren alrededor de siete adolescentes y cientos más resultan heridos.

¿Por qué es tan peligrosa la conducción de adolescentes?

La inexperiencia juega un papel muy importante. Puede resultar difícil para los conductores principiantes reconocer situaciones peligrosas en la carretera. Sin embargo, incluso cuando el peligro es evidente, tomar la acción más segura puede ser una decisión difícil cuando hay poco tiempo de sobra. Las situaciones de alta presión significan que hacer el movimiento correcto debe ser un reflejo natural, y para muchos conductores nuevos, ese no es el caso.

La conducción distraída también es un factor entre los peligros de la conducción adolescente. Aunque muchos estados tienen restricciones sobre cuántos pasajeros pueden viajar con alguien que tiene una licencia limitada o provisional, estas reglas no siempre se siguen.

Sin embargo, los problemas con la conducción distraída van mucho más allá de los pasajeros en el vehículo. Enviar mensajes de texto mientras se conduce ha demostrado ser uno de los mayores factores de riesgo y es una acción demasiado común entre los jóvenes. Según una Encuesta de comportamiento de riesgo para jóvenes de 2019, enviar mensajes de texto mientras se conduce alcanzó casi el 60%. Es imperativo asegurarse de que su hijo adolescente comprenda la importancia de permanecer concentrado y alerta detrás del volante.

El consumo de alcohol es otro peligro para los adolescentes que conducen. Aunque beber alcohol es ilegal para cualquier persona menor de 21 años, el 24% de los conductores adolescentes que murieron detrás del volante en 2018 había estado bebiendo. Ese mismo año, el 15% de los conductores adolescentes involucrados en accidentes fatales habían estado bebiendo, y el 69% de todos los conductores adolescentes que murieron en accidentes de auto después de beber y conducir no llevaban puesto el cinturón de seguridad.

En 2018, el 30% de los conductores hombres y el 18% de las mujeres entre 15 y 20 años que estuvieron involucrados en choques fatales estaban conduciendo rápido en el momento del accidente.

¿Qué se puede hacer para prevenir?

Para los padres, sentarse y conversar con su hijo adolescente es lo más importante. Ayudarles a comprender los peligros de conducir y la responsabilidad que conlleva ponerse al volante es fundamental. Concientice a su hijo sobre los problemas potenciales que pueden surgir, pero también ayúdele a comprender en profundidad lo peligroso que puede ser conducir, no solo por su propia seguridad, sino también por la seguridad de sus pasajeros y otros conductores en la carretera.

En 2019, al menos el 48% de los conductores adolescentes que murieron en accidentes no usaban el cinturón de seguridad en el momento del accidente. Se ha demostrado que los cinturones de seguridad reducen las muertes a aproximadamente la mitad. Asegúrese de que su hijo adolescente sepa la importancia de abrocharse el cinturón tan pronto como se suba a su auto, sin importar lo cerca que esté su destino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: