Cómo eliminar las arrugas y líneas de expresión

Es normal que con el paso de los años, la piel comience a mostrar signos de envejecimiento, como líneas de expresión, poros abiertos, manchas y pérdida de la elasticidad entre otras. Las primeras arrugas suelen aparecer entre los 20 y los 30 años de edad, acentuándose más conforme pasa el tiempo.

Algunos de los factores que pueden acelerar el deterioro de la piel y la aparición de arrugas o líneas de expresión son el estrés cotidiano al cual estamos sometidos, un descanso inadecuado, una alimentación incorrecta, falta de sueño y algunos padecimientos de salud que pueden conducir a que las arrugas se vuelvan más notorias.

La buena noticia es que tanto la estética como la cosmética y los productos dermatológicos han evolucionado mucho durante las últimas décadas para ofrecer tratamientos preventivos y correctivos con los cuales disimular las arrugas, mejorar el aspecto de la piel y hacer que esta recupere su lozanía original.

6 recomendaciones para eliminar arrugas y líneas de expresión

A continuación, ofrecemos algunas recomendaciones que pueden ayudarte a reducir las arrugas y retrasar lo máximo posible su aparición.

Aplica cremas antiarrugas

Uno de los cuidados fundamentales que todas las personas deberían tener para eliminar arrugas es aplicar cremas formuladas para cumplir con este objetivo. Marcas como Natura Bissé destacan en el mercado actual por sus líneas de productos antiedad para cuidar y proteger la piel del rostro, cuello, manos y busto.

Los expertos en dermatología recomiendan el uso de cremas hidratantes con agentes antiarrugas a partir de los 20 años de edad. Esto, con el objetivo de garantizar que la piel tenga la nutrición necesaria para combatir los efectos de la contaminación y el estrés cotidiano que suelen terminar afectando su aspecto con el paso de los años.

No dormir con maquillaje

Esta ya se ha convertido en una máxima de belleza. Es necesario mantener una pauta de higiene diaria que incluya el retiro completo del maquillaje antes de ir a la cama, lo cual garantiza que la piel pueda respirar adecuadamente durante el descanso nocturno y recibir todos los nutrientes aportados por las cremas hidratantes.

Al eliminar todo el rastro de maquillaje antes de ir a dormir, se permite que la piel regenere sus células y así mantenga su lozanía con el paso de los años.

Protección solar

Resulta indispensable aplicar protección contra los rayos ultravioleta todos los días, incluso cuando estamos en casa y durante el invierno. La radiación del sol es nociva para la piel, causando su deterioro y acelerando su envejecimiento, incluso es potencial causa de desarrollar cáncer de piel.

Se precisa un bloqueador solar con factor de protección superior a 15 FPS, aunque es bastante habitual encontrar FPS superior en la mayor parte de los bloqueadores que encontraremos en la farmacia. También es común que las bases de maquillaje y cremas hidratantes incluyan cierto grado de protección solar.

Ingesta de agua

Nuestro cuerpo se compone en gran medida de agua. Por tanto, la ingesta de líquidos es fundamental para el mantenimiento de la salud e influye considerablemente en el aspecto de nuestra piel. Al no ingerir suficiente cantidad de agua se incentiva la deshidratación, cuya consecuencia directa es que la piel pierda elasticidad y termine arrugandose.

La ingesta de agua puede hacer que la aparición de arrugas se retrase de forma considerable.

Exfolia suavemente tu piel con frecuencia

Gracias a la exfoliación es posible eliminar todas las células muertas y toxinas acumuladas en la piel, las cuales pueden ocasionar un aspecto poco saludable. Al retirar estas células por medio de exfoliantes, se estimula la producción de colágeno y otras proteínas con la capacidad de regenerar los tejidos y hacer que la piel del rostro recupere la lozanía.

Se debe exfoliar suavemente la piel de media dos veces por semana, lo cual acelera la regeneración celular y permite que el cutis adquiera un aspecto más saludable.

Mejora tu alimentación

Finalmente, la corrección de hábitos alimenticios es necesaria para mejorar el aspecto de la piel. A través de los alimentos se obtienen vitaminas y nutrientes esenciales para el mantenimiento de la piel, el cabello, uñas y otros tejidos. La vitamina C ayuda a mejorar la producción de colágeno, mientras que la vitamina A colabora con la regeneración celular.

Junto a una mejora en la alimentación, también es necesario que se abandonen ciertos hábitos poco saludables como el consumo excesivo de bebidas alcohólicas y el tabaco. Este último, además de incrementar el riesgo de padecer cáncer, también contiene toxinas dañinas para la piel, acelerando la aparición de arrugas y manchas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: