¿Cómo tener un cultivo ecológico de forma sencilla?

Poder disfrutar de verduras y hortalizas ecológicas es algo que se ha puesto de moda, ya que entre otras cosas, permite que las personas conozcan lo que van a comer, tengan una mejor alimentación y además, aprecien los sabores de las frutas y verduras naturalmente.

Contar con un cultivo ecológico es una tendencia que cada vez está teniendo mayores seguidores. El hecho de poder tratar los productos es algo bastante beneficioso, ya que permite el poder cultivar los alimentos que se necesiten, de una manera mucho más natural. Precisamente este concepto se ha vuelto muy popular en los últimos tiempos, teniendo en cuenta el ahorro que supone y lo saludable que es.

En el caso de querer crear un cultivo, el Grupo Iñesta es una de las mejores opciones. Se trata de una empresa que es especialista en el desarrollo de todo tipo de abonos y fertilizantes para la agricultura, con gran calidad y además, utilizando las técnicas y tecnologías más innovadoras de la actualidad.

Para poder tener un buen cultivo, es esencial contar con elementos como fertilizantes y abonos y en este caso la entidad, ofrece todos ellos orgánicos los cuales, cuentan con los nutrientes naturales necesarios para el desarrollo del cultivo. La mayor ventaja del grupo es que, todos los productos que crean, se fabrican a partir de materia orgánica, por lo que se presentan como productos 100% naturales. Todo ello lo llevan a cabo en un innovador laboratorio donde cobra protagonismo el I+D+i, donde realizan todo tipo de pruebas para ofrecer los mejores productos.

Pautas para crear un cultivo ecológico

Para crear un cultivo propio ecológico, hay que tener en cuenta tres factores principales, que no son otros que el suelo, el abono y el tipo de siembra que se va a llevar a cabo.

Huerto ecológico

El suelo

Es esencial encontrar el espacio adecuado para poner el cultivo. En este sentido, se debe comprobar la calidad que tiene el suelo, principalmente, hay que cerciorarse de que el espacio no tenga elementos perjudiciales para los próximos cultivos. También hay que comprobar que tenga un nivel de pH correcto y por supuesto, garantizar que el suelo no tenga sustancias químicas.

El abono

Una vez que se haya elegido el suelo correspondiente, hay que añadir los abonos y fertilizantes más adecuados, puesto que serán los encargados de que el terreno sea fértil para la siembra. Para poder obtener un cultivo 100% ecológico, tendremos que asegurarnos de utilizar fertilizantes que cubran las necesidades nutricionales necesarias de cada cultivo, es por ello, los fertilizantes certificados para agricultura ecológica son los más populares. 

La siembra

Después de realizar los pasos anteriores, es el momento de escoger la siembra, es decir, qué semillas se van a plantar. En este caso, hay que tener en cuenta las necesidades que va a tener cada tipo de cultivo por lo que, es importante conocer cuáles son las características del suelo para saber qué sembrar posteriormente y obtener los mejores productos, ya sean verduras, hortalizas, frutas o legumbres, entre otros.

¿Qué y cuándo sembrar?

Los expertos suelen establecer un calendario sobre el momento ideal para sembrar los diferentes tipos de productos, ya que, dependiendo de la época del año, la cosecha será mucho mayor y mejor.

En este caso, la patata es uno de los productos más demandados es por ello que el momento ideal para sembrar es entre los meses de febrero y mayo. Por su parte, el tomate también es propio de esta época del año, al igual que la lechuga y el pimiento.

Para los que prefieren frutas, las fresas, las sandías o los melones, deben sembrarse en los meses de abril y mayo; y para algunas verduras y legumbres, como el guisante o las habas, la época ideal es entre septiembre y febrero. Por su parte, el rábano es uno de los productos más efectivos y eficaces, ya que se puede sembrar durante todo el año y la recolecta es muy rápida, puesto que se tendrá maduro en apenas un mes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: