Qué tengo que tener en cuenta a la hora de comprar una aspiradora

Uno de los utensilios de limpieza que no pueden faltar nunca en una casa es una buena aspiradora. Pero existen miles de formas, modelos y marcas por las que decantarse y no todas son igual de prácticas o rentables. Por eso es importante pensar muy bien antes de lanzarse a la compra y ver qué características son las que se quieren tener en la aspiradora para hacer de la limpieza algo mucho más cómodo. ¡Vamos a descubrir todas las variables que tenemos que tener en cuenta!

Elegir una buena aspiradora conlleva tiempo, debido a que existen millones de modelos en el mercado y no siempre es fácil saber cuál es el que mejor se adapta a nuestras necesidades particulares. Por eso es muy importante conocer cuáles son las características con las que pueden contar, ya que son uno de los utensilios de limpieza que más han evolucionado en los últimos años y están en constante actualización.

Para empezar vamos a comentar los principales tipos según la forma que pueden tener. Existen las aspiradoras robots, pequeñas y redondas; aspiradoras de mano, pequeñas para usarse con una mano; tipo trineo, la tradicional, con caparazón como el de una tortuga y con ruedas; y  tipo escoba, vertical, con forma alargada. Este último tipo de aspiradora es el más demandado actualmente por los consumidores debido a que es un diseño más estilizado y práctico. Pero para saber más sobre las aspiradoras tipo escoba o verticales y algunas de sus características más innovadoras, encontrarás mucha más información aquí.

¿Aspirador con bolsa o sin bolsa?

Además del diseño, una de las características más importantes a tener en cuenta a la hora de comprar una aspiradora es decidir si la queremos con bolsa o sin bolsa. ¿Pero en qué se diferencian estos dos tipos?

Aspirador con bolsa o sin bolsa

La diferencia es que si cuenta con bolsa para depositar la suciedad que se va aspirando, sólo es necesario cambiar la bolsa por otra nueva cuando ésta se haya llenado y tirar la vieja a la basura. Si no tienen bolsa, cuenta con un depósito fijo que se tiene que vaciar periódicamente cuando esté lleno y volver de nuevo a colocarlo en su sitio. La ventaja de este último tipo es que no hace falta comprar ningún tipo de recambio.

Cabe mencionar también que existe la opción dual, por la que se puede elegir en cada momento qué sistema de los dos se quiere utilizar.

Elegir su autonomía: con cable o sin cable

Muy importante en una aspiradora es su autonomía y su sistema de funcionamiento, en general, pueden ser de dos tipos: con cable o sin cable. En el caso de que sea con cable, como suelen tener las mayoría de aspiradoras tradicionales, se tiene que enchufar a la corriente y debe de tener un dispositivo, normalmente activable con el pie, que te permite soltar más cable o recogerlo para disponer de mayor movimiento para limpiar. En el caso de las aspiradoras que no tienen cable, éstas cuentan con una batería que hay que recargar cuando se queda sin energía.

Las ventajas de contar con una aspiradora sin cable es que te permite mayor libertad de movimiento por la casa, ya que no tienes que estar pendiente de tener un enchufe cerca o de estar cambiando cuando se pasa de una estancia a otra. Por otro lado, las aspiradoras con batería tienen el inconveniente de que hay que recargarlas y según el tipo de batería, durará más o menos tiempo encendida.

Como se puede ver, existen muchos aspectos relativos a las aspiradoras que hay que tener muy en cuenta a la hora de hacernos con una para nuestra casa, es un poco cuestión de gustos y de lo que a cada uno le resulte más cómodo utilizar. Además, como se trata de un mercado en constante actualización, poco a poco veremos más características revolucionarias que facilitan todavía más la limpieza de la casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: