Qué es la agorafobia y cómo tratarla

Cada vez más personas sufren este trastorno de ansiedad que ha de ser tratado de inmediato.

Cuando hablamos de un Trastorno de Ansiedad nos referimos a una alteración de la salud o un tipo de enajenación. Dicho de otro modo, es un desequilibrio mental que desorienta o perturba el sentido o la conducta de un individuo.

La ansiedad, en si misma, es un estado de agitación o de inquietud. Aunque la ansiedad puede derivar a enfermedades tan peligrosas como la neurosis, a causa de la alteración en la percepción, no siempre tiene porque ser patológica, ya que tiene una función fundamental en la supervivencia del ser humano. El problema reside en la intensidad de esta ansiedad y la frecuencia de esta.

Trastorno de ansiedad agorafobia

Cuando experimentados un estado de ansiedad, nuestro cuerpo a funcionar como si estuviéramos provocando una respuesta hacia un peligro o una problemática. En el caso de que esto ocurra de manera patológica es cuando podemos decir que la persona padece un trastorno de ansiedad.

En ese caso sería recomendable asistir a un médico especialista en este tipo de trastornos. Nuestros psicólogos en Madrid te ayudarán a enfrentarte a este tipo de situaciones otorgándote las herramientas necesarias para superar tus dificultades.

La agorafobia, como trastorno de ansiedad más común

La agorafobia y trastorno de pánico son los trastornos de ansiedad más comunes que afectan a la sociedad actualmente.

Quizás hayas oído más sobre lo que es un trastorno de pánico, de modo que nos vamos a centrar en la agorafobia, ya que está siendo más frecuente entre la población.

¿A qué nos enfrentamos?

Alrededor del 3,5% mundial sufre este trastorno, siendo más frecuente en mujeres que en hombres. En ocasiones comienza ya en la adolescencia, aunque es más frecuente que surja en la edad adulta.

La agorafobia está relacionada directamente a ataques de ansiedad. El sujeto experimenta una gran ansiedad ante diferentes situaciones cotidianas, normalmente en lugares abiertos y públicos. El individuo suele temer al contemplar la posibilidad de experimentar un ataque en un lugar donde no sería fácil huir o podría resultar vergonzoso.

Los síntomas físicos que experimentan durante un ataque son taquicardias, náuseas, sudor, mareos, temblores, sensación de desmayo, escalofríos, entre otros. Estas sensaciones son procesadas en forma de peligro interpretando que va a pasarles algo grave como un infarto, desmayo o volverse loco. La característica principal de la agorafobia es el temor a que sienta estos síntomas, lo cual le lleva a evitar situaciones en las que la persona considera que habría mayor probabilidad de que ocurra. Esa evitación es la clave de este trastorno, en el que su día a día resulta totalmente afectado, limitando las actividades que antes consideraba normales y no peligrosas. De ahí que muchas personas que sufren este trastorno opten por recluirse en casa para evitar cualquier alteración emocional.

¿Qué puede causarla?

La razón o razones podrían explicarse mediante varios factores, pero esto dependerá en gran medida de su historial personal.

Tenderán a sufrir agorafobia las personas con las características siguientes:

  1. Existen personas que se activan fácilmente respondiendo de manera excesiva ante situaciones estresantes.
  2. Si la persona recibe o siente algún peligro ante los síntomas de ansiedad que experimenta, comentados con anterioridad. Esto empeorará el cuadro de ansiedad creando un ataque o crisis.
  3. Hay personas que tienen una personalidad más inclinada a padecer trastornos de ansiedad. Normalmente son personas perfeccionistas, controladoras, y que se preocupan en exceso.
  4. Si la persona está pasando por otros trastornos o problemáticas como conflictos en la pareja, depresión o consumo excesivo de alcohol.

Una vez una persona haya experimentado una crisis de ansiedad, puede estar siempre alerta por si le vuelve a ocurrir. Y ese circulo vicioso es la agorafobia.

¿Qué tratamientos eficaces existen?

El más popular por ser el más contrastado científicamente es la terapia cognitivo conductual. Este método tiene efectos positivos a largo plazo, ya que se trata la parte emocional del paciente, que es lo que provoca esos estados de alteración en la percepción. Se suele trabajar el miedo con técnicas que intervienen emocionalmente como ocurre en la Terapia EMDR.

Como tratar la Agorafobia

El método farmacológico también es muy efectivo, aunque si se para la dosis de medicación, suele perder el efecto provocado pudiendo devolver la sensación de ansiedad al individuo.

Cada terapia es totalmente personalizada, dependiendo de las necesidades de cada persona. Aunque, existen una serie de intervenciones generales que incluyen los siguientes focos de tratamiento: psicoeducación sobre la ansiedad, técnicas eficaces para reducir la ansiedad, habilidades para afrontar la ansiedad, estudio de las sensaciones internas, esquemas de aprendizaje de la persona (de sus preocupaciones, de autoexigencias o de dependencia), entre otros. Dependiendo de las peculiaridades de cada paciente, se adaptarán los puntos planteados en mayor o menor medida.

Alrededor de un 90% de las personas que asisten son tratadas por profesionales quedan libres de cualquier síntoma, o con una mejora significativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: