¿Tienes evento importante este 2018? Claves para que se salde con éxito

Hacen mucha ilusión o son meros trámites, suponen una inversión importante o se intenta ahorrar al máximo para que no sea así, se tienen con frecuencia o solo de cuando en cuando… Sea como sea, todo el mundo tiene citas importantes que afrontar, y hay formas de que resulten exitosas.

Organizarse bien y buscar

Cualquiera diría, viendo el tiempo por algunos lares, que estamos en la mitad del invierno pero antes de que nos demos cuenta la primavera habrá llegado y, con ella, un evento muy significativo para los más pequeños de la casa: las comuniones.

Según datos de la Federación de Usuarios Consumidores Independientes, FUCI, el coste medio en un país como España se sitúa en 2.412 euros, si bien depende mucho de la zona de residencia o celebración. La horquilla abarca desde los 2.000 euros de Sevilla, Oviedo o Tenerife a los 3.000 de Madrid, Barcelona, Valencia o San Sebastián.

Organizarse bien y buscar

No todo el mundo puede permitirse gastar esa cantidad de dinero en un día, por muy especial que sea. Al fina, se trata de focalizar en lo esencial: que tenga lugar el sacramento religioso que motivan el acto, y que el pequeño interiorice los valores cristianos que motivan a una familia a celebrar la Primera Comunión.

Ponerse manos a las obra con el peinado, imprimir las invitaciones y los recuerdos de algún sitio web, designar a algún familiar para hacer el vídeo y las fotografías de la jornada, pedir prestado el vestido o adquirirlo en una tienda de segunda mano, son opciones que ayudan al ahorro sin renunciar a organizar la comunión perfecta.

La clave está precisamente en eso, en la buena organización y la planificación, con tiempo y trabajando sobre plazos marcados en el calendario. Así, se podría incluso elaborar el menú, y celebrarla en algún local alquilado o en casa.

Internet brinda la oportunidad de comparar, y de dar con el sitio adecuado, que ofrezca una relación calidad-precio óptima. Torres Joyeros vende relojes y joyas de comunión, y su catálogo puede, como mínimo, servir de inspiración. Cabe destacar además que, para de cara a las fechas que se acercan, también tiene relojes y joyas para San Valentín.

La importancia del atuendo

Si no está especificado por escrito, sí al menos se cuenta con un código de vestimenta a la hora de acudir a un evento fuera de lo habitual. El protocolo, por ejemplo, ofrece bastantes pistas. Porque, seamos realistas: nos guste más o menos salir de lo informal y pasar a los looks elegantes y sofisticados (incómodos, lamentablemente, en muchas ocasiones), el atuendo habla por y de nosotros mismos. Y no todo el mundo tiene la suficiente seguridad y el autoestima tan alto como para presentarse de cualquier guisa y no darle importancia ninguna a lo que opinen los demás.

Ocurre también, como sucede con los vestidos de novia, que el atuendo “hace” al evento en sí mismo, va a asociado a él, es parte indispensable. Vestidos de novia, de hecho, que son los deseados por miles de chicas que sueñan con casarse y llevarlo desde edades muy tempranas, dotándolos de más simbolismo aún. Y también hay trucos para encontrar los vestidos de novia perfectos.

Las ofrece una web especializada en el sector nupcial como Zankyou, que recomienda tener en cuenta cinco factores clave. En función de la personalidad, se elegirá un vestido clásico, de corte romántico, vintage o más moderno. Según el tejido, se escogerá entre modelos muy diferentes entre sí (bambula, chantilly, brocado, crepé…), así que también es un parámetro relevante.

El color de piel también resulta determinante, porque el blanco no es el único color elegible: desde el más puro hasta el rosa empolvado, pasando por nieve, crudo, perla, marfil, champán o nude, hay muchos tonos. La forma del cuerpo es también clave.

El consejo que da la web es probárselo y caminar con él. No solo eso, también intentar sentarse, saltar, bailar, subir los brazos… Al fin y al cabo, el día estará lleno de emociones, y el vestido tiene que estar a la altura.

La actitud, determinante

Ni la buena organización, ni lo que se lleve puesto. Lo fundamental, en un evento y en la vida, es actitud. También es esencial trabajarla, sin que eso signifique renunciar a ser uno mismo. Se trata solo de no dejar que un poco de mal humor o un pequeño contratiempo capaz de despertar otras emociones negativas estropeen el gran día. No es lo que debe quedar para el recuerdo.

Actitud eventos

Empezar bien el día es muy necesario: descansar bien, pensar en cosas positivas. Mucho antes, eso sí, hay que mirar bien dentro de un mismo, y averiguar qué pensamientos negativos, de haberlos, están afectando. Para el ejemplo anterior, la organización de una boda, cabe preguntarse ¿así es realmente como lo quiero? E incluso ¿es de verdad lo que quiero?

La mejor manera de tener las pilas cargadas y mantener la motivación es recurrir a fuentes estimulen, sea una película o una conversación con un amigo o familiar. Las relaciones personales suelen ser las que más ayudan, pero hay que saber rodearse bien.

Hay que ser optimista, pensar en lo positivo y no dejar que lo negativo turbe. Como cantaba Serrat: “Hoy puede ser un gran día, plantéatelo así. Aprovecharlo o que pase de largo depende, en parte, de ti”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: