¿Por qué es necesario hacerse un análisis de sangre?

Un análisis de sangre rutinario puede sacar a la luz un problema de salud del que no se tenía conocimiento y puede llevar a un diagnóstico temprano de un enfermedad.

Cuando alguien va a al médico, generalmente, es porque tiene alguna molestia y sospecha de padecer alguna enfermedad. Pero, cuando uno se encuentra bien, no suele recordar que de vez en cuando es bueno hacerse un chequeo general. Aunque si no se tiene ninguna enfermedad, tal vez, el médico aconseja espaciar en el tiempo que el paciente se haga un análisis de sangre rutinario.

Los análisis de sangre se hacen para conseguir un diagnóstico rápido de enfermedades y para poder ver que la persona se encuentra bien y no padece algún problema como podría ser diabetes o anemia. Gracias a realizarse análisis sanguíneos, se puede llegar a un diagnóstico temprano de algunos tipos de cáncer. Por estas razones es importante que se hagan análisis de sangre de vez en cuando, aunque no se tenga ningún síntoma de enfermedad. Solo para saber que todo está correcto.

Información que se puede obtener de un análisis de sangre

A veces uno se puede sentir tan cansado que parezca que se encuentra enfermo. Es posible que estos síntomas de cansancio y fatiga se puedan deber a tener los monocitos altos.

Los monocitos nos protegen de aquellos agentes externos que pueden afectar a nuestra salud. Pero, como en todo, se necesita un equilibrio. Es decir, si se tienen los monocitos en niveles alto o bajos, pueden ser causa de enfermedades. En los análisis de sangre se puede comprobar que los niveles son los correctos.

Igual que ocurre con los monocitos también pasa con los linfocitos. Estos son una especie de glóbulos blancos que ayudan a defender el sistema inmune. Acaban con esos agentes extraños, como pueden ser bacterias, que atacan el cuerpo y lo libran de esas impurezas. Cuando están en niveles altos, puede ser que el cuerpo estén luchando contra alguna infección. Si está en niveles bajos puede ser que el cuerpo no tenga suficientes reservas para luchar. Personas que fuman pueden tener problemas de linfocitos altos.

Aunque, como norma general, para saber si el riñón funciona correctamente se puede hacer un análisis de la orina. A veces, ante un fallo del riñón, la urea que se produce al degradarse las proteínas del hígado y se elimina mediante la orina, puede acumularse en la sangre. Esto puede provocar problemas de salud muy importantes. En el caso de que la concentración de la urea en sangre sea muy elevada puede ser mortal. Esto demuestra la importancia de llevar un control.

El que los riñones fallen y no sean capaces de eliminar bien la orina. No solo trae problemas con la acumulación de urea en sangre, puede traer otros problemas como la acumulación de sodio que puede llevar a tener, por ejemplo, la tensión alta. El cloruro de sodio, conocido simplemente como sal, está presente en la dieta de todo el mundo. Es raro encontrarse con alguien que tenga falta de ésta en el cuerpo, es más, es posible que casi siempre esté por encima. Cuando el riñón no puede filtrar con la orina el sodio es cuando aparecen dificultades como que la presión arterial sea elevada. Estas son algunas de las informaciones que se pueden obtener gracias al control por un análisis de sangre.

¿Por qué se realiza en ayunas?

¿Alguna vez te has preguntado porque, para hacerse un análisis de sangre hay que ir en ayunas? Algunos piensan que es exagerado. Pasas muchas horas sin comer y hay quien se encuentra mal, puede tener incluso mareos por la necesidad de comer algo. Pero realizar los análisis en ayunas tiene su sentido.

Los médicos explican que, si se comiera algo durante las ocho horas previas al examen sanguíneo, se podrían producir variaciones en los niveles de algunas sustancias del cuerpo como, por ejemplo, en la glucosa. El resultado del análisis no sería del todo correcto.

Comparte: Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: