Homeopatía: qué es, para qué sirve y sus beneficios

La homeopatía es un tipo de medicina alternativa, principalmente de carácter preventivo, que se basa en el uso de medicamentos homeopáticos, es decir, aquellos que se elaboran en base a productos de origen animal, vegetal, mineral y químicos, a través de procedimientos como la dilución y dinamización.

Según sus defensores, esta clase de medicamentos tiene la capacidad aliviar los síntomas de una amplia variedad de enfermedades, como gripe, fiebres, dolores musculares, diarrea, tos, migrañas y muchas otras dolencias que comúnmente tratamos por medio de fármacos con posibles efectos secundarios si se consumen a largo plazo.

Existe todo un sector dedicado a este tipo de tratamientos alternativos. Por ejemplo, el laboratorio farmacéutico independiente Boiron es especialista en productos de homeopatía. Fue fundado en 1932, con el compromiso de desarrollar medicamentos homeopáticos que resulten fiables y seguros para que los profesionales de la salud pudieran incorporarlos en sus tratamientos.

¿Qué es y para qué sirve la homeopatía?

Como ya se ha mencionado, la homeopatía es una rama terapéutica que tiene la capacidad de atender una gran variedad de enfermedades, cuidando los síntomas particulares de cada paciente. El uso de la homeopatía no es nada nuevo, de hecho, esta clase tratamientos es el fundamento de la medicina tradicional china que tiene milenios de existencia.

Beneficios de la homeopatía

La homeopatía sirve, principalmente, para prevenir enfermedades y mejorar la calidad de vida de las personas, disminuyendo o evitando el desarrollo de padecimientos de salud. En teoría, los tratamientos homeopáticos permiten que los seres humanos desarrollen una vida saludable, intentando eliminar la necesidad de recurrir a tratamientos farmacológicos.

Beneficios de la homeopatía

  • Son productos elaborados en base a componentes naturales. Por esta razón, las personas no desarrollan adicciones ni efectos secundarios y pueden ser utilizados en mujeres embarazadas, niños, ancianos y como complemento de tratamientos médicos tradicionales.
  • Estimula el sistema inmunitario. Según sus defensores, el consumo de productos homeopáticos permite que el sistema inmune humano funcione de mejor manera, garantizando la defensa natural de la salud y evitando que el organismo desarrolle enfermedades virales o causadas por bacterias y hongos.
  • Son seguros. Se conocen muy pocos efectos secundarios asociados a esta clase de tratamientos, siempre que se consuman en las cantidades y dosis recomendadas.
  • Alivian enfermedades crónicas. Las personas que padecen enfermedades crónicas, aún cuando se tratan con medicamentos tradicionales, pueden recurrir a la homeopatía para aliviar los síntomas que les incomodan. Existen productos naturales que permiten desinflamar tejidos, eliminar dolores de cabeza, migrañas, tratar la tos, afecciones respiratorias y mucho más.
  • Tratamiento no invasivo. Se considera a la homeopatía como un tratamiento no invasivo, ya que no afectan al sistema digestivo de ninguna forma y tampoco alteran el funcionamiento del cuerpo humano, como sí pueden hacerlo otros medicamentos.
  • Enfoque holístico. Con la medicina homeopática alternativa, lo que se busca es el bienestar general y el aumento de la calidad de vida de las personas. Ciertamente, algunos medicamentos tienen como objetivo actuar de forma directa sobre dolencias específicas, pero en general se busca una mejora integral de la salud y calidad de vida.
Comparte: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: