Mermelada, un manjar endulzado por la historia

La mermelada es un tipo de conserva consumido en todo el mundo, se conoce desde hace siglos y su origen genera muchas dudas.

Las primeras formas de conservar los alimentos aparecieron en la época paleolítica, pero fueron los romanos los que potenciaron más las mermeladas y las confituras. La cultura mediterránea hace uso desde hace siglos de los derivados del olivo, la viña y la miel para la conservación de los alimentos.

No obstante, el descubrimiento del azúcar se sitúa en Asia y fueron los árabes quienes la introdujeron en Europa. Así nacieron la mermelada y otros tipos de conservas con azúcar (compota, jalea, confitura o frutas en almíbar).

El dulce que curaba a María Estuardo

La palabra mermelada es de origen portugués, “marmelo”, que significa membrillo, fruto con el que originariamente se preparaba la mermelada.

Origen Mermelada

Ya los romanos aprendieron de los griegos que los membrillos cocinados lentamente con miel se transformaban en una mezcla sólida cuando se enfriaba.

Sin embargo, los ingleses sostienen que fueron ellos quienes inventaron este alimento. El médico de la reina María Estuardo mezcló naranjas y trozos de azúcar para curarla de los mareos, ya que era de los pocos alimentos que podía tomar durante su enfermedad por su necesidad de vitamina C.

La palabra “marmalade” procede del francés que se hablaba en la corte de María Estuardo, de la expresión “Marie est malade” (María está enferma). El remedio del médico y la enfermedad de la reina dieron origen a esta palabra.

Existe algo de verdad en las dos versiones, ya que en la Edad Media, Portugal e Inglaterra tenían fuertes lazos comerciales y en el siglo XVII, el literato Shakespeare, le dedicó varios versos a este alimento, que se producía entonces y hasta la fecha con naranjas amargas de la provincia de Sevilla.

A partir del siglo XV, con las grandes expediciones en barco, la mortalidad de los marineros era muy alta debido al escorbuto, de ahí que las mermeladas de naranja y lima comenzaran a utilizarse como alimento preventivo por los navegantes.

Los tipos de mermelada

Si introducimos en cualquier traductor de español a inglés la palabra mermelada, las dos opciones principales que aparecen son “marmalade” y “jelly”. En realidad no son sinónimos totales, sino que “marmalade” hace referencia a la mermelada que se hace con cítricos, y “jelly” a la que se hace con otras frutas: fresa, melocotón, frutos rojos, ciruela, manzana, kiwi, higo, mora…

Tipos de mermelada

Se puede hacer mermelada con todas las frutas, aunque son más recomendables aquellas que contienen más pectina, y con algunos tipos de hortalizas: zanahoria, pimiento, tomate, pepino, calabaza, alcachofa, calabacín, etc.

Los tipos de mermelada pueden ser tantos como se deseen, porque el ingrediente principal puede ser acompañado por especias como jengibre, canela, albahaca, y otras muchas.

La receta tradicional

Aunque existen variadas formas de preparar esta conserva, las indicaciones básicas sobre como hacer mermelada pasan por preparar las mermeladas con las frutas y hortalizas en su momento de temporada. De ese modo nos aseguramos que no han madurado durante tiempo excesivo. El otro ingrediente principal de la mermelada es el azúcar.

Para preparar este alimento, lo aconsejable es añadir unos 700 gramos de fruta u hortaliza a cada 1.000 gramos de azúcar. Debemos dejar macerar durante varias horas la fruta con el azúcar. Así, durante la cocción, ya estará totalmente disuelto en el jugo que se ha ido soltando.

Receta tradicional mermelada

Dependiendo del tipo de fruta u hortaliza a utilizar, es conveniente incorporar un poco de pectina, aproximadamente una cucharadita de café por cada kilo y medio de fruta, mezclada con una pizca de azúcar glaseado para que no haga grumos. La pectina se activa con ácido, por lo que se puede utilizar un chorro de limón.

La cocción de la mermelada es otro paso clave. El momento óptimo de cocción es cuando el azúcar se enlaza con la pectina, a unos 105 grados centígrados. Un truco para saber si la temperatura es la adecuada es echar una gota de mermelada en un papel de cocina y ponerlo en vertical, si la gota resbala como una lágrima, aún falta cocción.

Los beneficios de la mermelada

La mermelada es un alimento muy rico por varias razones. Se aprovecha tanto la pulpa como la piel de las frutas, consumiendo en la mayoría de los casos de manera íntegra el alimento.

Se trata también de una forma de consumir productos en época que no son de temporada, pues la mermelada es una forma de conservar los alimentos.

Una tercera razón para tomar este alimento es que es el sustituto perfecto de la margarina o la mantequilla, pues su contenido en grasas no es tan alto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: