¿Qué efectos tiene la teína en tu cuerpo?

¿Sabías que existe, como la cafeína, un componente aditivo específicamente determinante en el té? Se llama teína.

La cafeína es el componente activo que forma parte del café y que se encuentra, como es lógico, dentro del café cuando este es preparado y servicio. Se trata de un alcaloide, es decir, de un compuesto que tiene dentro de sí al menos un átomo de nitrógeno, cuyas características tienen efectos psicotrópicos de forma residual en el cerebro de las personas.

Son alcaloides, por ejemplo, la morfina, la atropina, la cafeína y, eventualmente -esto se explicará mejor más adelante- la teína. Pero, ¿qué es este último componente exactamente? Se puede conocer gracias a una investigación de marca de té gourmet Royal Tips.

Es así como se puede explicar el significado de la teína en el té.

Teína y cafeína

Según el mencionado blog sobre el té, los componentes que contiene el café no se diferencian demasiado al de otras drogas con efectos psicoactivos -a pesar de ser infinitamente menos adictivo y, desde luego, menos perjudicial para la salud que la morfina, la cocaína o la marihuana-, con efectos directamente presentes en nuestro sistema nervioso central.

Teina-vs-cafeina

Tal y como la morfina y la heroína actúan desinhibiendo los receptores de serotonina y dopamina, el café actúa proporcionados empujes internos dentro de las producciones de los neurotransmisores, haciendo que se sienta placer, bienestar y la consabida sensación de mayor vigor, concentración y de “estar despierto”. Esto lo hace una sustancia moderadamente adictiva y bastante conocida en todo el mundo.

Ahora bien, ¿qué distingue la condición de la cafeína de la condición de la teína? ¿Qué define a la teína?

Lo que describe a la teína es, básicamente, que es una sustancia que se sintetiza, se produce y se encuentra presente tanto dentro del producto que hace el té como dentro del té que se consume, y sus efectos, según se podrá describir por parte de quienes la consuman con cierta regularidad, son parecidos. Pero, ¿es distintiva la teína?

La respuesta es muy ambigua, dado que, en rigor, la teína no es más que la cafeína del té. Es decir, tanto en su construcción molecular como en sus efectos sobre el sistema nervioso central, teína y cafeína tienen exactamente los mismos resultados.

No es incorrecto, pues, llamar a la teína “la cafeína del té”.

Los efectos de la teína

La llamada “cafeína del té” se diferencia, en primer lugar, porque su síntesis digestiva se procesa con mayor lentitud. Es decir, en tanto la cafeína del café empieza a dar resultados durante los primeros 5 minutos luego del consumo, en el caso de la teína se hace con mayor lentitud y moderación. Esto implica que en tanto los efectos de la cafeína se producen rápidamente, con fortaleza y se van deteriorando rápidamente, el de la teína llega con suavidad y va retirándose con la misma lentitud.

La preferencia que pueda darse entre una u otra substancia depende de qué busque el consumidor específicamente, pero normalmente se recomienda el consumo de teína por el simple hecho de que, al tener efectos mucho más módicos, la teína ofrece lo mismo que la cafeína con una ventaja: evitar la agitación, nerviosismo y posibles ataques de pánico que ocasiona la cafeína.

¿Qué proporciones de teína hay según el tipo de té?

Es importante apuntar que la presencia de teína depende, directamente, del tiempo de cocción que tenga el té en el agua; cuánto más “té” se “libere” producto del hervido, más substancia del té -y junto a ella, la teína- tendrá el resultado final.

Efectos teina

El té negro encabeza la lista de tés con mayor cantidad de teína en su interior, con unos entre 16 y 56 mg por taza de tamaño medio. Le siguen, en orden, el té azul, el té blanco, el té verde. Se recomienda, a pesar de que se trata de una bebida muy inferior en fortaleza al café, no beber té en la noche; las horas idóneas para hacerlo oscilan entre la mañana y el mediodía, y deben evitarse horas tardías para consumirlo.

Si lo que desea el consumidor es beber algo de dormir, existen numerosas infusiones realizables con frutas y verduras dulces que servirán para paliar el ansia de té durante horas nocturnas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: