Mesas refrigeradas para tu negocio

Si quieres resolver de una tacada los problemas de espacio y conservación de alimentos en tu negocio de hostelería, las mesas refrigeradas son la solución.

Ya tengas en un bar, un restaurante, una heladería o cualquier otro negocio relacionado con el mundo de la hostelería o la restauración, los problemas suelen ser similares: cómo conservar de manera práctica, eficiente y segura los alimentos y cómo aprovechar al máximo el —muchas veces reducido—espacio que tengamos a nuestra disposición en nuestro local.

Las mesas refrigeradas, tanto las saladettes (que son aquellos aparatos refrigerados que sirven para conservar y servir ensaladas de manera rápida y segura), como las mesas frías diseñadas para la elaboración de pizza, son máquinas pensadas, precisamente, para dar una solución fiable a este tipo de problemáticas tan comunes.

Es por ello que, si nos queremos dar un paso para que nuestro negocio de hostelería mejore y de un salto de calidad y de seguridad, conviene estudiar las diferentes opciones de mesas refrigeradas de Allforfood disponibles en el mercado y hacernos con la que mejor se adapte a las características de nuestro negocio y de nuestro establecimiento comercial. Existen diferentes alternativas según los gustos y necesidades que tengamos. Existen mesas refrigeradas que se mantienen en temperaturas bajas pero superiores a los cero grados, y otras que bajan a temperaturas negativas para congelar los alimentos. También existen variedades ventiladas y otras estáticas. Según los alimentos que queramos conservar nos convendrán unas u otras opciones.

Si gestionas (o trabajas en) una pizzería, sabrás de sobra que las mesas frías diseñadas para la preparación de pizza son un elemento central en este tipo de establecimientos, especialmente si las pizzas que se ofrecen son tradicionales y artesanas. Su expositor refrigerado para el almacenamiento y la conservación de condimentos y su capacidad para almacenar cajas de pizzas de tamaños grandes lo convierte en un producto muy importante y muy práctico para cualquier pizzería.

Algo similar ocurre con las ya mencionadas saladettes en los restaurantes que ofrecen ensaladas frescas. Estas ofrecen una gran practicidad a la hora de servir ensaladas (tanto personalizadas como preestablecidas), condimentos y también platos preparados o pre-cocinados. Su estructura es algo distinta a la de las mesas frías y sus dimensiones suelen ser bastante compactas. De hecho, su ingenioso diseño, que sitúa el motor en la parte de debajo del aparato permite aprovechar todo el espacio disponible. Los materiales pueden variar entre el granito y el acero inoxidable.

Las posibilidades relativas a la forma de montar y trasladar estos aparatos también ofrece ventajas ya que el tamaño, la longitud y la profundidad podrán elegirse atendiendo al número de puertas que se requiera (en algunos modelos se pueden incluso montar cajoneras en vez de puertas para que la mesa refrigerada se adapte mejor según el tipo de espacio al que se dirija). También se podrán instalar ruedas para facilitar el traslado. Todo un cúmulo de facilidades y practicidades que permitirán una adaptación adecuada de la maquinaria a cualquier negocio y local.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: