Pompeya: historia y consejos para visitar las ruinas

Las ruinas de Pompeya representan uno de los sitios arqueológicos más importantes del mundo. La antigua ciudad romana experimentó un trágico desenlace. Enterrada bajo la lava del Vesubio en una gran erupción el 24 de agosto del año 79, la ciudad fue olvidada quedando casi intacta bajo un manto de sedimentos que afloro durante las excavaciones arqueológicas que han tenido lugar desde 1748.

Las excavaciones todavía están en curso, mientras casi 3 millones de turistas y viajeros visitan las ruinas arqueológicas cada año. Al ver las ruinas de la ciudad sepultada por el Vesubio retrocedes en el tiempo. De hecho, es uno de los sitios más sorprendentes y conmovedores de Italia y del mundo. Cuando visites las ruinas arqueológicas podrás sentir cómo se desarrollaba la vida en la antigua sociedad romana. Te contamos más a continuación.

¡En Pompeya, la inmersión en la historia está garantizada!

¿Cómo llegar a las ruinas?

En coche

Pompeya se encuentra a 26 km de Nápoles  a través de la autopista A3, en dirección a Salerno. Toma la salida de Pompei Ovest. El lugar se encuentra a 5 minutos. Puedes llegar por la tarde en coche y disfrutando de la conducción por las pequeñas carreteras de Tivoli a Pompeya.

Como llegar a las ruinas

En tren

También puedes llegar en tren. Toma la línea Nápoles-Salerno y bájate en la estación de Pompeya.

En bus

Dispones de 3 opciones si decides viajar en autobús:

  • SITA de Salerno o Nápoles
  • CSTP n ° 4 de Salerno
  • CSTP Express de Salerno (más rápido)

Consejos prácticos para visitar las ruinas arqueológicas

Ideas para la visita

Puedes optar en las diferentes opciones de circuito. Lo bueno es que, independientemente de la opción que se elijas, hay disponibilidad de un circuito adaptado a tu entrada en las ruinas (Porta Marina, Piazza Anfiteatro o Piazza Esedra). Veamos algunos de los diferentes circuitos que puedes contratar:

  • Excursión diaria a Pompeya y Herculano desde Nápoles. 90 €.
  • Tour por lo mejor descubriendo la ciudad sepultada. 59 €.
  • Tour con audioguía y transporte desde Nápoles. 45 €.
  • Tour de 1 día a Pompeya y la Costa Amalfitana desde Nápoles. 85 €.
  • Tour de 1 día visitando Nápoles desde Roma. 134 €.
  • Hay más posibilidades incluyendo comprar solo la entrada sin colas. 19 €.

Consejos practicos para visitar Pompeya

Contrata por adelantado

Para evitar tener que esperar durante horas delante de la puerta, recuerda que puedes comprar las entradas por internet para visitar las ruinas. Debido a que es un sitio muy grande, es recomendable contratar un guía para evitar perderse y pasar por alto monumentos importantes sin darse cuenta. Las historias y anécdotas de un verdadero entusiasta le dan a estas ruinas otra dimensión.

Cuándo visitar las ruinas

Nuestro primer consejo para visitar Pompeya es llegar por la tarde. Empezar por las afueras visitando el anfiteatro, los viñedos y villas distantes del centro. Al final de la tarde, disfrutarás del Foro y los monumentos en el centro con mucha menos gente.

Cuando visitar las ruinas

Acceso y horarios

Los tres accesos posibles: Porta Marina – Piazza Esedra – Piazza Anfiteatro

Una vez dentro del área de las ruinas, puedes caminar libremente. El objetivo es encontrar los centros de interés y las curiosidades con la esperanza de no perderse alguno de los restos más bellos de la ciudad. Los horarios y fechas de apertura:

Del 1 de abril al 31 de octubre, abierto de 8:30 a 19:30

Del 1 de noviembre al 31 de marzo, abierto de 8:30 a 17:00

Atención, la taquilla cierra sus puertas 1h30 antes de cerrar las ruinas.

Recuerda, las ruinas de Pompeya están cerradas el 1 de enero, el 1 de mayo y el 25 de diciembre.

Historia y visita a Pompeya

Pompeya es la ciudad romana conocida por su destino trágico. Primero, en el año 62, un terremoto violento sacude toda la región del Vesubio y especialmente Pompeya. Una gran parte de la población abandona la ciudad. Años más tarde, la ciudad vuelve a atraer a números ciudadanos. La reconstrucción parcial de la ciudad todavía tiene lugar mientras el Vesubio decide repentinamente despertarse y hacer erupción el 24 de agosto de 79.

Historia y visita a Pompeya

Las cenizas generadas por la erupción volcánica se han convertido en una capa protectora que ha sobrevivido al paso de los siglos. Imagina la escena hace casi 2.000 años, cuando el Vesubio entró en erupción. Una nube de cenizas y polvo se elevó a casi 20 km de altura, arrojando rocas fundidas a kilómetros de distancia. Durante 20 horas seguidas, cayó una lluvia de cenizas sobre la ciudad. Terrible y apocalíptico.

Olvidada durante siglos

No fue sino hasta el siglo XVI que esta antigua ciudad fue redescubierta. Las excavaciones no comenzaron hasta 1748 y nunca se han detenido. Las exploraciones aún están en proceso y todavía hay mucho trabajo por hacer. Otras 21 hectáreas de tesoros arqueológicos permanecen sin explorar.

Estatua romana de Pompeya

Pompeya y Herculano (o Ercolano) son Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sus ruinas son famosas en todo el mundo gracias a la excepcional conservación muchos de sus edificios.

Lugares de interés que no debes perderte en Pompeya

Le presentamos algunos de los lugares que visitar en Pompeya, pero la lista podría ser obviamente mucho más larga. Solo en la guía de la entrada se enumeran hasta 69 puntos de interés.

El foro

Si estás buscando el lugar más concurrido en Pompeya, ¡entonces lo has encontrado! El Foro es de hecho el núcleo de la ciudad. Es la plaza principal de Pompeya donde se erigieron edificios religiosos, políticos, económicos y administrativos. En el lado sur hay pedestales monumentales de estatuas conmemorativas y las ruinas de los edificios administrativos municipales que datan del siglo primero. Una plataforma para oradores se encuentra en el centro del lado oeste.

Visitar las ruinas de Pompeya

La Casa de la Fauna

Es la casa más grande de Pompeya que toma su nombre de la estatua en el patio delantero. ¡Solo 2970 m² de propiedad! Construido a principios del siglo II a.C., la Casa de la Fauna ha sufrido muchos cambios a lo largo de los años. En la visita lateral, hay un gran patio en la parte posterior donde no te debes perder el mosaico de escenas de batallas muy detalladas. Hay dos jardines con arcadas que también son muy interesantes.

El anfiteatro

Este enorme anfiteatro rectangular, que data de la época del emperador Augusto, tenía una piscina en el centro. Los gimnastas iban aquí a entrenar. Al visitar las ruinas arqueológicas de Pompeya, el anfiteatro, ubicado frente a la entrada principal, está más tranquilo por la mañana o al final de la tarde.

El templo de Apolo

El Templo de Apolo es el edificio más antiguo del Foro. Data del 575 al 550 a. C., el Templo de Apolo fue remodelado por griegos y romanos a lo largo de la historia. En la visita, no te pierdas las estatuas de Apolo y Diana. Las estatuas originales están en exhibición en el Museo de Nápoles.

Ruinas arqueologicas de Pompeya

El Gran Teatro

El Gran Teatro data del siglo II a. C. Con una capacidad para hasta 5000 espectadores, las gradas tienen forma de herradura (cavea). Todos los asientos están esculpidos en la masa de lava sobre la que se construyó Pompeya. La pendiente es natural y detrás de escena, el quadriportico del Gran Teatro estaba inicialmente abierto al público para permitir a los espectadores vagar entre actos. Más tarde, el espacio se convirtió en un cuartel de gladiadores. Justo al lado, el pequeño Teatro u Odeón  también merece una visita.

El Gran Teatro de Pompeya

Cruces peatonales

Todas las calles tienen cruces peatonales elevados que permitieron a los transeúntes no mojarse los pies durante las fuertes lluvias ¡Esta es una de las curiosidades de las ruinas arqueológicas!

Las estatuas petrificadas

Los 2.000 habitantes que no lograron escapar de la ira del Vesubio en el año 79 fueron enterrados bajo la lava al instante. Una vez que los cuerpos se descompusieron, dejaron espacio para espacios huecos.

Estatuas petrificadas de Pompeya

Siglos más tarde, los arqueólogos pudieron detectar estos espacios vacíos y los llenaron con yeso líquido. Hoy podemos ver estos moldes de hombres y mujeres, e incluso animales, petrificados para siempre. Las características y los gestos aterrorizados también se capturan para siempre. Impresionante y sorprendente.

Estatuas petrificadas

Las ánforas

Y sí, ¡también hay bares en Pompeya! Las ánforas todavía son visibles y aquí es donde se almacenaba las preciosas bebidas de la ciudad romana.

Comparte: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: