Preparar tu piscina para el verano

Con el verano a la vuelta de la esquina y con el frío terminando de irse, muchos son los que quieren empezar a preparar la piscina de su jardín para cuando llegue el buen tiempo poder tomar un buen baño en casa. Lógicamente durante el invierno no se ha tocado la piscina y es el momento de ponerla a punto para poder utilizarla en cuanto el tiempo lo permita.

Tanto si se tiene una piscina desmontable como las de las piscinas Gre o si es una piscina de obra, el proceso para mantenerlas es prácticamente el mismo. Hay varias opciones para mantener la piscina durante el invierno, sin tener que vaciarlas, aunque una piscina desmontable requiere de algún paso menos que si es una piscina de obra. Una es la de continuar con el proceso de filtrado igual que si se utilizara en el verano, añadiendo el producto químico que se tenga y poniendo a funcionar el filtro una vez al día o cada dos días. Todo esto se puede hacer teniendo la piscina protegida con una cubierta de invierno. El otro proceso es el de invernaje, que para ello se necesita un producto específico y haber vaciado un poco el agua de la piscina por debajo del skimmer y vaciado las mangueras de agua.

Ahora es el momento de preparar tu piscina para el verano

Cuando se ha realizado el invernaje durante la época de frío, a la hora de querer prepararla en cuanto llega el sol, lo que se tiene que utilizar es algún producto recuperante. Con esto se consigue recuperar el agua en pocas horas y además el ahorro en el consumo de agua que es bastante considerable.

Piscina

Si el mantenimiento de la piscina ha sido más o menos bueno, se puede proceder al limpiado de la misma. Si se tenía colocada una cubierta, retirar esta y limpiarla bien. Aclarar y dejar que se seque antes de guardarla o volverla a colocar posteriormente.

Las piscinas de azulejo normalmente se comienza limpiando primero los bordes con agua a presión. Si la piscina está vacía, a continuación lavar bien las paredes con productos específicos y compatibles con el tipo de piscina que se tiene, ya sea de fibra o de hormigón. Posteriormente es el momento de limpiar el fondo de la misma. Para ello hay que utilizar un limpiafondo adecuado. Las piscinas desmontables no suelen vaciarse de una temporada a otra, así que suelen limpiarse las paredes con un cepillo para piscinas eliminando la suciedad y las posibles algas que pudiera tener. Para el fondo también es importante utilizar un limpiafondo o robot para que quede completamente limpia.

Si han quedado algún tipo de residuo flotando una vez limpias paredes y fondo, usa un recoge hojas para eliminarlo.

Antes de empezar con el tratamiento para el agua, es muy importante también verificar que el sistema de depuración, mangueras incluidas, están en perfecto estado para que el proceso de filtrado del agua una vez puesta en marcha esté correcto. Esto se hará en todas las piscinas, independientemente del tipo que sea. Revisa el skimmer limpiando el cesto que tiene y limpia también el filtro, sea de cartucho o de arena.

Cuando se haya limpiado la piscina hay que proceder al tratamiento del agua para mantenerla libre de algas, bacterias, insectos… Elegir el producto químico adecuado teniendo en cuenta el revestimiento de la piscina y lo que queremos conseguir, dado que el mercado hay varios tipos tanto los que son solo para una función específica como alguicida, cloro o antibacterias, como aquellos que hacen varias acciones en un solo producto. Se comprueba el nivel de pH de la piscina que lo normal es que esté entre 7,2 y 7,6. Si no está en esas mediciones hay que regularlo o bien con un reductor de pH si está muy alto o bien con un incrementador de pH si está muy bajo.

Una vez hecho todo esto, la piscina ya estará preparada para la temporada de verano.

Comparte: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: