Productos de ortopedia que te ayudan con la movilidad reducida

Los productos ortopédicos son aquellos que han sido diseñados para servir de ayuda a personas que poseen alguna clase de discapacidad o invalidez, pudiendo ir desde dispositivos pequeños que sirvan de soporte, hasta máquinas de grandes dimensiones y con mecanismos sofisticados, siendo su función principal ofrecer apoyo para garantizar la movilidad durante la vida cotidiana.

Estos aparatos sirven también para colaborar en el proceso de rehabilitación de lesiones. Para cumplir con este fin, los productos de ortopedia deben ser fabricados especialmente para cada paciente o modificado según las necesidades de éste, tomando en consideración factores como la edad y otros temas.

Sin duda, los principales beneficiados por la existencia de productos de ortopedia y tecnologías de apoyo serán las personas con movilidad reducida, pues gracias a ellos tienen la posibilidad de desarrollar con mayor facilidad todas las tareas relacionadas con la vida cotidiana, como desplazarse de un lado a otro, el aseo personal o permitiéndoles mantener cierta autonomía.

El médico especialista será el encargado de sugerir los equipos y productos de ortopedia más adecuados para afrontar cada situación, además de orientar al paciente sobre las prestaciones de cada uno y las indicaciones de uso relacionadas con la patología que presentan.

Productos de ortopedia para personas con movilidad reducida

La mayor parte del tiempo, los productos de ortopedia suelen pasar desapercibidos debido a que son de uso doméstico y, por tanto, no estamos presentes cuando los utilizan. Conforme pasa el tiempo y las personas se hacen mayores, comienzan a perder la movilidad de forma paulatina, razón por la cual los aparatos ortopédicos se convierten en un asunto habitual.

Algunos de los productos de ortopedia indispensables para colaborar con las personas que padecen de movilidad reducida se incluyen en la siguiente lista:

Silla de ruedas

Se trata de uno de los productos más significativos relacionado con la ortopedia. Es posible encontrar sillas de ruedas de varios tipos, tanto manuales como eléctricas, autopropulsables y fabricadas en materiales como acero o aluminio. En realidad, las posibilidades para elegir son variadas y siempre habrá opciones para encontrar un modelo adecuado a cada necesidad.

Bastón inglés

También se le conoce como muleta de apoyo y tiene como objetivo brindar apoyo para el cuerpo, permitiendo que la persona pueda caminar cuando alguna de las extremidades inferiores se encuentra afectada y requiere de un soporte especial para el desplazamiento. Las muletas proporcionan autonomía al paciente y se adaptan a sus características.

Sillas de baño y ducha

Las sillas de baño y ducha son fabricadas usualmente en metal o plástico, siendo su objetivo principal el permitir que los pacientes puedan realizar sus labores de aseo personal de manera independiente, sin depender de la ayuda de terceros, ayudándole a mantener la estabilidad y seguridad mientras permanece en la ducha o bañera.

Grúas de traslado

Las grúas de traslado son indicadas, como su nombre indica, para el traslado de pacientes entre la cama y la silla, cumpliendo con esta tarea de forma eficiente y sin riesgo de lesiones en la espalda en el personal de asistencia que se encarga de su traslado. Estas grúas poseen un arnés, encargado de elevar al paciente en diferentes posiciones según sea la necesidad del usuario.

Sillas de transferencia

Se trata de una silla de traslado, comúnmente utilizada por los equipos de emergencia para movilizar personas del exterior a su domicilio y viceversa. Las sillas de transferencia más conocidas son las que se utilizan en las ambulancias, así como en las áreas de emergencia de los centros hospitalarios.

Rampas de acceso

Las rampas de acceso han sido diseñadas para facilitar un acceso más cómodo a los usuarios con sillas de ruedas o algún otro problema físico que pueda impedir su movilidad normal. Resultan bastante usuales en residencias donde existe presencia de escalones, sustituyendo a estos y facilitando la movilidad dentro del hogar.

Andadores

Cuando una persona presenta dificultades para caminar, es recomendable el uso de un andador, el cual le ofrecerá suficiente autonomía para sus actividades cotidianas, tanto en el interior de la vivienda como durante sus salidas al exterior. Al igual que ocurre con las sillas de ruedas, estos dispositivos son elaborados en diferentes materiales y modelos adaptados a cada necesidad.

Además de todos los elementos mencionados en la lista anterior, existe un abanico impresionante de productos de ortopedia que han sido diseñados para atender diferentes necesidades de cada paciente. Gracias a la ayuda que proporcionan estos equipos, las personas pueden mejorar su autonomía sin tener que invertir cantidades de dinero excesivas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: