Hematíes: la importancia del conteo de glóbulos rojos

Los hematíes son los glóbulos rojos, también llamados eritrocitos y en general representan el tipo más común de células que existen en la sangre humana.

Los  glóbulos rojos son discos con forma aplanada y en su interior contienen hemoglobina, una sustancia altamente rica en hierro, cuya función principal es la de transportar oxígeno. Los pulmones se encargan de absorber el oxígeno del aire que respiramos y la hemoglobina se encarga de captar ese oxígeno y hacerlo circular en los glóbulos rojos por todo el cuerpo, llevándolo  a todas y cada una de las células de nuestro organismo que necesitan el oxígeno para vivir.

GLOBULOS ROJOS

La formación de glóbulos rojos se produce en unas células de los riñones y es un proceso que es controlado y regulado por una hormona llamada eritropoyetina. La función de la misma, es estimular la médula espinal para que forme más glóbulos rojos de forma constante. Existe una manera de hacer producir glóbulos rojos, implica inyectar una hormona sintética parecida a la eritropoyetina, esto se realiza en casos en los que la producción de hematíes se vea drásticamente reducida, por ejemplo durante la quimioterapia o en casos de insuficiencia renal.

¿Cuál es la vida promedio de los hematíes?

Los glóbulos rojos tienen una vida aproximada de 90 a 120 días y una vez que han muerto, se desechan por medio del bazo y el hígado. Para la formación de glóbulos rojos, la médula ósea requiere de hierro, ácido fólico, vitamina B12, vitamina B6 entre algunos otros elementos, por lo tanto es importante que nuestra dieta habitual incluya alimentos que contengan estos nutrientes, necesarios para nuestro organismo.

Cantidad necesaria de hematíes en sangre

Existen ciertos parámetros para expresar el contenido de glóbulos rojos disponibles en la sangre. Se utiliza el recuento de glóbulos rojos, la concentración de hemoglobina y el hematocrito, que no es más que el porcentaje del volumen de glóbulos rojos presentes en la sangre. Las cifras normales serían las siguientes:

  • Glóbulos rojos: El promedio es de  4,5 a 6 millones por milímetro cúbico para los hombres y de 4 a 5,5 millones por milímetro cúbico para las mujeres.
  • Hemoglobina: En general para los hombres es de 14 a 18 gramos por 100 mililitros de sangre y de 12 a 16 gramos para las mujeres.
  • Hematocrito: Lo normal tiene que ser un promedio que oscile entre el 42 y 54% para el hombre, y el 38 y 46% para las mujeres.

En algunas ocasiones se produce una disminución de estos valores dada la baja en la producción por el efecto de factores como quimioterapia, hemorragias y algunas otras enfermedades, una condición que se conoce como anemia. El efecto de este descenso de hematíes se siente casi inmediatamente, cuando es leve la persona suele experimentar leves fatigas pero si el descenso es considerable, la persona puede sentirse mareada, con cansancio profundo y en casos graves, dificultad para respirar. Para combatir la anemia es necesario que el paciente siga una dieta rica en hierro o en su defecto, ingiera algún suplemento con este mineral y en casos extremos será el médico tratante quien recurra a una inyección de eritropoyetina para estimular la médula ósea.

¿Cómo se realiza un conteo de glóbulos rojos?

Se le toma al paciente una muestra de sangre, esa muestra se toma normalmente del brazo. Si el médico requiere que se realicen varias pruebas a la vez, se tendrá que sacar la sangre suficiente para poder rellenar varios frascos de muestra. El hemograma completo que indique la cantidad de glóbulos rojos en sangre puede ser una herramienta muy útil para que tu médico de cabecera pueda realizar un diagnóstico adecuado y ofrecerte el tratamiento idóneo para muchas condiciones médicas.

CONTEO GLOBULOS ROJOS

¿Para qué se utiliza el conteo de glóbulos rojos?

Los niveles de hematíes tienen un rango considerado como normal, valores fuera del rango normal (bajos o elevados) pueden ser un indicador de algunas condiciones médicas. Por ejemplo la policitemia se trata de la presencia de un recuento alto de glóbulos rojos mientras que la anemia es una disminución del recuento de glóbulos rojos.

La policitemia puede ser originada por varios factores como la enfermedad cardíaca congénita, la cardiopatía pulmonar, una fuerte deshidratación como las que se producen ante la presencia de diarreas graves, también la enfermedad pulmonar obstructiva, la fibrosis pulmonar.

La anemia, por su parte, puede ocurrir como resultado de una hemorragia, incluyendo las hemorragias internas, una hemólisis, enfermedades del riñón, leucemia, mieloma, insuficiencia de la médula ósea e incluso una deficiencia de la producción de eritropoyetina y por deficiencias de hierro, fosfato, vitamina B12 o vitamina B6 debido a una dieta carente de vegetales, legumbres y frutas. Otro factor que influye en la disminución de los hematíes es la deficiencia de G6PD, enfermedad hemolítica del feto y del recién nacido, esto puede causar problemas referentes a la creación y la vida de los glóbulos rojos.

Glóbulos rojos en la orina: causas, síntomas y tratamientos

Existe una condición que se denomina hematuria, y se refiere a la presencia de sangre en la orina. Si se trata de sangre visible en la orina, es decir, que la sangre se ve de color rosa, se denomina hematuria macroscópica.

Cuando no se ve la sangre a simple vista, sino a nivel microscópico, se le denomina hematuria microscópica. Realmente se trata de una condición de salud que no causa síntomas, a menos claro que la vejiga tenga demasiada sangre acumulada que se formen coágulos.

Las hematíes en la orina se deben a la menstruación, al ejercicio físico, a la actividad sexual prolongada, enfermedades virales, traumas e infecciones del tracto urinario. Todas estas causas son las más comunes y no son serias, sin embargo existen algunas causas un poco más graves de hematuria como por ejemplo, cáncer de riñón, o de vejiga, inflamación del riñón o la próstata, trastornos de coagulación.

No hay un tratamiento para los hematíes en la orina, el tratamiento se basa en combatir el padecimiento subyacente, esto podría involucrar ingerir antibióticos si el caso es debido a infección.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: