Enfermedades que aparecen con la menopausia y la falta de capacidad pulmonar

Entre las enfermedades más comunes relacionadas con la menopausia figuran la metrorragia y la artralgia, mientras que las afecciones por insuficiencia pulmonar, como la ortopnea y la hipoxemia, se relacionan con el tabaquismo y el sobrepeso. Aunque los orígenes de todas estas dolencias pueden ser múltiples y muy distintos entre sí, lo que se debe tener en cuenta siempre es una rápida consulta con el médico de cabecera, para evitar la aparición de trastornos más serios, que en muchos casos pueden ser mortales.

Las dolencias más comunes durante la menopausia

Cuando la mujer ingresa en el período de la menopausia, los cambios hormonales en el organismo femenino traen aparejados cambios físicos y emocionales. Las mujeres suelen manifestar durante este período “calores” y cambios de ánimo muy notorios. Se retira el período menstrual definitivamente y pueden aparecer ciertas dolencias, que en todos los casos deben ser controladas por los profesionales de la salud.

Aunque no es muy conocida, y se la suele confundir con la artritis, la artralgia, produce un dolor insoportable en las articulaciones, lesiones en los tendones y muchos problemas para caminar y trasladarse. Ante la aparición de los primeros dolores es importante la consulta con el profesional que determinará el origen de los mismos y recomendará el tratamiento a seguir. Esta es una patología que puede orientar al médico para descubrir otras posibles enfermedades, y el tratamiento puede incluir el suministro de algún tipo de analgéscio, ejercicios físicos on un fisioterapeuta y estimulación eléctrica.

Como en el caso de la artralgia, y para saber que es la metrorragia, también es importante que el médico realice una serie de exámenes clínicos para determinar la existencia de otro tipo de patologías subyacentes. La metrorragia es un sangrado vaginal excesivo, que se produce fuera de los períodos habituales menstruales. Por lo general, estas hemorragias pueden ser síntomas de hiperplasia endometrial, cáncer uterino, embarazo ectópico, aborto espontáneo, pólipos en el útero y cervicitis.

Afecciones respiratorias que deben ser tratadas inmediatamente

El aire que ingresa en nuestro organismo es vital para el correcto funcionamiento de los órganos vitales. Pero cuando la llegada del oxígeno a los pulmones se ve comprometida por diferentes afecciones, la vida puede resultar un martirio.

Este es el caso de la ortopnea, que es realidad más que una afección pulmonar, es una dolencia cardíaca, que se caracteriza por presentar una incomodidad al respirar si la persona se mantiene acostada.

Las principales causas de esta enfermedad son insuficiencia cardíaca, la existencia de alguna enfermedad pulmonar crónica, apnea del sueño, e incluso, la persistencia de los ronquidos durante toda la noche.

Cuando se habla de la hipoxemia, en realidad se está hablando de la falta de oxígeno tanto en las arterias como en corazón, y aparece como consecuencia de otros enfermedades como la fibrosis pulmonar, defectos cardíacos congénitos, edema pulmonar, neumonía y cardiopatías congénitas.

Entre los síntomas se pueden mencionar la presencia de migrañas, pérdida de la visibilidad, de la coordinación y de la memoria, náuseas, vómitos, e incluso cambios abruptos e inexplicables en la personalidad.

El tratamiento de esta enfermedad puede variar de acuerdo a la gravedad del cuadro clínico, por eso es muy importante una consulta rápida con un especialista que podrá determinar el camino a tomar.

Pero en todos los casos, el tratamiento se abocará a mantener los niveles normales de oxígeno en las arterias y el corazón, mediante programas específicos de rehabilitación pulmonar.

Enfermedades respiratorias y menopausia

Los médicos recomiendan abandonar el hábito del cigarrillo y realizar actividad física bajo la supervisión de un deportólogo.

Más allá de las complicaciones de cualquiera de estas afecciones, siempre es importante realizar los controles médicos anuales, ya que es la mejor manera de prevenir males mayores.

De la misma manera, también es primordial cuidar los hábitos en la alimentación y renunciar al cigarrillo, ya que el tabaquismo es el mayor responsable de las enfermedades pulmonares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: