Cómo proteger la espalda y evitar los problemas de columna vertebral

¿Sabías que la mayoría de las enfermedades de la columna vertebral se deben a problemas de espalda? Vamos más allá. ¿Sabías también que la mayoría de problemas de espalda se deben a malos hábitos de las personas? En efecto, la rutina diaria, sumada al sedentarismo y ciertas malas prácticas componen el cóctel perfecto para que acabes yendo al médico por algún que otro problema de columna.

Algo que, por supuesto, se puede evitar si se trata con cuidado y, sobre todo, si se siguen las prácticas adecuadas. Vamos a darte varios consejos útiles para prevenir los dolores de espalda y otros tantos problemas de columna vertebral. 

Consejos para evitar los problemas de columna y espalda

Los malos hábitos son tu mayor enemigo, y también el de tu espalda. Por eso, acabar con ellos es el primer consejo que te vamos a dar. Ahora, vamos con el resto:

¿Trabajas sentado? Ten una postura correcta

Quienes trabajan en oficinas suelen ser de los más propensos a sufrir problemas de espalda, y eso se debe principalmente a tener una muy mala postura durante las horas de trabajo. Recuerda que los buenos asientos tienen un respaldo pensado para apoyar la espalda sobre él, y que por acercarte más a la pantalla del monitor no vas a concentrarte más ni a hacer mejor tu trabajo.

¿Es por problemas de visión? Pues amplía la imagen con un zoom, pero no te olvides nunca de que la postura que mantienes es esencial. Espalda y cabeza alineadas y cuello recto, sin inclinarlo demasiado hacia adelante. Con eso, y asegurándote de dejar siempre tu espalda apoyada en el respaldo, tienes más que suficiente para ahorrarte muchísimos problemas.

Hacer ejercicio siempre es bueno, pero con cuidado

Todo el mundo sabe que ejercitarse es adecuado, de hecho, si haces ejercicios con los que fortalecer la musculatura de tu espalda, es muy probable que te ahorres muchísimas molestias y dolores que se suelen tener. Fortalecer tu espalda es muy buena idea, siempre y cuando lo hagas con cabeza. De hecho, si te excedes, puedes conseguir un efecto rebote realmente peligroso.

Lesiones de espalda

No son pocas las lesiones de espalda que han tenido lugar por culpa de ejercitarse sin cuidado y sin control. Por eso, controla siempre las repeticiones y el esfuerzo al que te sometes. Si lo haces bien, no harás más que beneficiarte y ganar en salud, además de en forma física. ¡Son todo ventajas para ti!

Si vas a cargar peso, hazlo bien

Coger cajas o algo que pese demasiado siempre es un desafío para la columna y la espalda, sobre todo porque casi nunca se hace como es debido. Toda carga debe levantarse desde el suelo siempre haciendo fuerza con las piernas y no con la espalda, además de con los brazos. Agáchate con la espalda recta y flexionando las rodillas para, después, levantar con todo tu cuerpo al mismo tiempo.

Si lo haces así, no tendrás problemas. Luego, si tienes la carga levantada y debes mantenerla, procura apoyarla sobre ti para no forzar la espalda hacia adelante. Solo así podrás evitar problemas, sobre todo si eres alguien que suele mover mercancía pesada con cierta frecuencia en el día a día.

El colchón y la almohada son muy importantes

El descanso es fundamental para poder afrontar el día a día de la mejor forma posible, pero también si quieres que tu cuerpo esté en el mejor estado posible, sobre todo si pensamos en la columna vertebral. Aquí es donde entra en juego la inevitable combinación de colchón y almohada, esa dupla esencial para el descanso lo es también para la buena salud de tu espalda y columna.

Si tu colchón tiene más de diez años, deshazte de él y compra uno nuevo. Asegúrate de que tu almohada sea viscolástica para que se adapte bien a tu cuello y pueda garantizar la mejor postura. Además de descansar como un bebé cada noche, te levantarás sin problemas de lumbares, de espalda ni de nada que tenga que ver con tus vértebras.

En caso de molestias, no dudes en acudir a profesionales

Por supuesto, aunque pueda sonar a perogrullo, es necesario. Si tienes dolores o molestias y se repiten con cierta frecuencia, lo que debes hacer es acudir a un especialista para que te trate cuanto antes. Así sabrás cuál es exactamente el problema que tienes y recibirás las mejores soluciones para atajarlo cuanto antes. Algo fundamental para cuidar toda la zona de tu espalda y, sobre todo, poder evitar que los problemas que tengas puedan ir a más.

Hay más casos y posibilidades, por supuesto, pero estas máximas son las esenciales para que tu espalda poco a poco se normalice o para que, simplemente, nunca surjan esas molestias tan molestas, valga la redundancia. Cuida tu espalda y disfrutarás mucho más de la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: