Puertas blindadas y acorazadas, su aporte a la seguridad de la vivienda

Las puertas son los dispositivos de seguridad principales que están presentes en los bienes inmuebles: edificios y viviendas. Esto significa que son las puertas las responsables de controlar el acceso de personas al interior, más que las responsables son los espacios que hay que atravesar para acceder a esas propiedades. Puertas, y también ventanas, todo sea dicho. En esta ocasión nos centramos en las puertas.

Para acceder a esas propiedades es necesario un sistema de apertura y cierre, que pueden ser llaves o cualquier otro dispositivo de accionamiento del sistema de seguridad. Todavía hoy en España muchas puertas son sensibles a los intentos de acceso indebido, son frágiles ante el método bumping.

Con el método bumping se puede acceder a numerosas propiedades únicamente forzando la cerradura de una puerta sin necesidad de causar daños y en pocos segundos, pues la clave de este método es que se utiliza una llave manipulada que se introduce en el cilindro de la cerradura y se golpea con un objeto para hacer “bailar” los pistones del cilindro. Con este movimiento, los pistones saltan al tiempo que la llave es golpeada, gira y se abre la puerta.

Este sistema, además de otros que tienen por objetivo facilitar la entrada a propiedades privadas y ajenas, puede ser impedido mediante puertas de alta seguridad, como las blindadas o acorazadas, que consiguen que los delincuentes piensen por dos veces antes de atacar un determinado inmueble.

¿Qué son las puertas blindadas?

Una puerta blindada es un tipo de puerta pensada para ser colocada como puerta exterior, pues ofrece mayor grado de protección y seguridad que otras puertas corrientes de madera. Las puertas blindadas están elaboradas a partir de madera, como la mayoría, pero incorporan una o dos chapas de hierro o acero alojadas en su interior.

Puertas blindadas

Las puertas blindadas van alojadas en un marco, también normalmente de madera, pero que puede ser reforzada con una pletina de metal. Este tipo de puertas es más resistente al fuego, al humo y al calor, y también a los intentos de asalto.

En puertas blindadas madrid vemos varios ejemplos de cómo funcionan estas puertas. Esta empresa fabrica puertas con diferentes niveles de seguridad y atiende solicitudes específicas, valorando cada trabajo como un trabajo exclusivo, para adaptar las puertas al presupuesto y la seguridad deseada.

¿Qué diferencia las puertas blindadas de las puertas acorazadas?

En ocasiones el público no especializado confunde puertas blindadas con puertas acorazadas y tiende a creer que las puertas blindadas son más seguras que las puertas acorazadas. Esto no es así. Las puertas acorazadas están fabricadas en acero, no en madera, de modo que lo que tienen de madera es solo el exterior para ofrecer un aspecto más estético.

Por regla general, las puertas acorazadas son más resistentes que las puertas blindadas, más seguras, pero esto no impide que las puertas blindadas ganen en seguridad respecto a las puertas corrientes de madera. En puertas acorazadas madrid se explica con detalle qué deben cumplir estas puertas para ser consideradas como tal. Un aspecto importante es que cumplan la norma UNE EN 1627:2011.

Las puertas blindadas y acorazadas se consideran puertas de seguridad siempre y cuando incluyan sistemas de apertura y cierre que ofrezcan un grado máximo de protección contra los intentos de apertura mediante ataques y forzamiento. Todas las puertas blindadas y acorazadas ganan en seguridad cuando incluyen cilindros de alta seguridad antibumping.

La mejora de seguridad que ofrecen las puertas acorazadas frente a las puertas blindadas la pagan en que son más pesadas y más sólidas, pues son totalmente macizas. Las puertas blindadas ofrecen una protección considerable, pues llevan estructuras y barras diagonales que impiden el acceso cómodo de manera indebida.

¿Cómo saber si una puerta es realmente una puerta de seguridad?

Más allá de la descripción de la puerta en cuestión y su aspecto visual, lo que determina el nivel de seguridad de una puerta es la normativa a partir de la cuál ha sido fabricada. Así, la norma UNE 85 160:2013 garantiza la elaboración de puertas resistentes y seguras.

Otro condicionante a tener en cuenta a la hora de escoger puerta de seguridad es elegir una empresa fiable y autorizada para la fabricación de estos elementos. En España, el ente encargado de conceder estas autorizaciones en AENOR.

La experiencia de las empresas es fundamental. En el caso de puertas acorazadas madrid, la empresa cuenta con más de 30 años de experiencia en la fabricación e instalación de este tipo de puertas y ofrece una dedicada atención al cliente, con asesoramiento y trato personalizado.

Dicho esto, las puertas acorazadas y blindadas no son 100% impenetrables, de modo que la seguridad también depende de los propietarios en gran medida. Así, es importante mantener la atención a todo el sistema de seguridad de viviendas y comercios en general, incluyendo en la medida de lo posible sistemas de alarma y videovigilancia.

Comparte: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: