Regala flores, regala amor

El amor es uno de los sentimientos más hermosos y puros que existen. Al comienzo, con sus mariposas revoloteando en el estómago, con sus nervios a flor de piel, con el deseo constante de permanecer junto al ser amado… con el tiempo, con el compañerismo, la protección mutua, el afecto y el respeto, valores que hacen desear que esa persona esté siempre contigo, para vivir los mejores momentos y atravesar las dificultades que se presenten, con la ayuda de un hombro incondicional donde apoyarse.

Desgraciadamente, no todos los amores triunfan. El amor hay que cuidarlo, mimarlo, regarlo todos los días como si de una delicada flor se tratase, para mantenerlo hermoso y verlo crecer. Al principio es más fácil, el amor es ciego, que se suele decir en las primeras etapas, donde todo es de color de rosa. Para que perdure en el tiempo, no olvides tener detalles con tu pareja que le hagan saber lo especial que es para ti.

Regalar flores

Detalles cotidianos, como un mensaje de buenos días al móvil cuando no estamos cerca, desde el trabajo quizás, o cualquier frase que le haga ser consciente de que la tenemos siempre muy presente.

Así, en las fechas señaladas, se deben regalar flores para el Día de los Enamorados, o en vuestro aniversario, fechas que tengan un significado especial. Si para estas ocasiones no quieres jugártela, si quieres un servicio de calidad y unos ramos realmente preciosos que deleitarán a tu amor, Flores4you.com, es tu Floristería online de confianza, que te garantiza la entrega en la fecha y hora prevista, incluso en día de San Valentín, en cualquier capital de España, gracias a sus más de 900 floristerías repartidas por todo el territorio nacional.

Tradición de regalar flores

Tenemos constancia de la importancia que las flores han tenido en la Historia de la Humanidad desde la Prehistoria, pues si bien nos es imposible de afirmar si ya la utilizaban como ofrenda o regalo, se han hallado diversos fósiles en cuevas habitadas durante el Paleolítico que nos permiten afirmar que fueron utilizadas en los rituales fúnebres, aunque sin poder saber a ciencia cierta si se trataba de una señal de admiración o si encerraba algún tipo de ritual espiritual o religioso.

Ya en la cultura griega, egipcia, romana y china, las flores tenían gran valor y a veces se relacionaban con las divinidades. En la Edad Media es indiscutible el papel fundamental que las flores desempeñaron en celebraciones, festejos, funerales y otros tipos de eventos, siendo la entrega de un ramo a alguien una declaración de devoción. En el Medievo, las flores se utilizaban frecuentemente para adornar espacios y a las propias personas, y para ocultar los malos olores.

El nuevo idioma traído de Oriente: el lenguaje de las flores

En Oriente se forjó toda una simbología alrededor del universo de las flores, clasificándolas por sus formas, tipos y colores. Cada flor, y no solo eso, sino cada matiz, tenía un significado que era conocido por toda la sociedad, con lo que con el simple gesto de regalar una flor se mostraba tanto el estado de ánimo como los sentimientos hacia la persona a la que iba destinada.

Así es como nación el Lenguaje de las Flores, un método para comunicarse sin necesidad de las palabras, centrándose en el uso de los sentidos.

Fue Lady María Wortley Montagu, una aristócrata que vivió en Turquía junto a su marido en el siglo XVIII, quien se encargó de exportar este idioma floral a Inglaterra, donde se extendió rápidamente convirtiéndose rápidamente en el inicio de la costumbre actual de regalar flores en Occidente: La rosa roja como metáfora del amor, la más usada en San Valentín y aniversarios y conocida por todos, las begonias como aviso de precaución, los acónitos representando un riesgo letal…

El nuevo lenguaje de las flores se extendió a lo largo y ancho del continente europeo como una nueva vía para expresar los sentimientos, las emociones y los estados anímicos. Fue durante el romanticismo cuando los amantes y las parejas utilizaron las flores y sus significados asociados para comunicarse.

Floristeria

En la actualidad, las flores siguen siendo un bonito regalo romántico entre parejas, pero también un bonito detalle para expresar cariño y afecto entre familiares y amigos. Expresan sentimientos tan diversos como belleza y cariño, admiración y éxito, amparo y nostalgia, amor y pasión.

La admiración del ser humano por las flores, como hemos visto, es algo bastante anterior a la escritura, por ejemplo, principal razón por la que es imposible conocer a ciencia cierta lo que representaban en la Prehistoria o el valor que se les daba.

Es una bonita tradición que a todos gusta y que ha sabido actualizarse con el pasar del tiempo, tanto para regalar con ilusión como para recibirlo con halago, y además es una labor de todos mantener los significados de las flores como parte de nuestro legado cultural, regalándolas, para evitar que se pierdan para siempre en el olvido.

Comparte: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: