Remedios caseros a base de productos naturales

La medicina natural tiene muchos siglos de historia, a pesar de que el paso de los años y que en los tiempos recientes se haya dejado a un lado para dejar paso a remedios más avanzados o técnicos. La medicina natural o los remedios naturales se centran básicamente en la utilización de sustancias de origen vegetal, animal y mineral que están en nuestro propio entorno, para así conseguir paliar numerosas patologías, dolencias o enfermedades. A pesar de su historia sigue habiendo gente que es muy crítica y escéptica ante este tipo de terapias alternativas, pero lo cierto es que realmente funcionan, ya que en definitiva, la base de las mismas son los productos naturales.

Propiedades positivas que aporta la miel a nuestro cuerpo

La miel es recolectada y utilizada como alimento desde hace largos siglos, pero además de utilizarse con fines culinarios en múltiples recetas y dar dulzor a las mismas, también tiene muchas propiedades curativas que muchas personas todavía desconocen. La miel es producida por las abejas, normalmente a partir del néctar que las mismas recogen para alimentarse. Los componentes de la miel son el agua, la glucosa y la fructosa, además contienen calcio, hierro y vitaminas B, C y D, entre otros nutrientes. Como podemos ver es un elemento que posee muchos nutrientes y que por lo tanto, puede tener muchas propiedades positivas. Como decimos, puede servir como ingrediente de muchas recetas, además de para endulzar todo tipo de postres y demás productos comestibles, pero realmente lo que buscamos son sus propiedades.

Se puede utilizar para fabricar mascarillas de miel y avena, y así ayudar a exfoliar la piel y limpiarla. También es realmente buena para el cabello, ya que la miel de abeja es altamente hidratante, por lo que nos ayudará a hidratar nuestro pelo, así como a eliminar la caspa. Recientes estudios han demostrado que ayuda a reducir la caída del pelo debido a su efecto humedecedor. Consumir un vaso de agua con miel y canela en ayunas reduce el colesterol, y la canela tiene un efecto saciante, por lo que resulta útil para ayudar con la pérdida de peso. Asimismo, ayuda a la energía natural del cuerpo, es decir, tomar miel nos ayudará a generar un extra de energía para afrontar el día mucho mejor. Resulta realmente útil para ayudar a las digestiones difíciles, ya que alivia los ardores y los dolores relacionados con la úlcera y demás complicaciones estomacales. Y como no, en los procesos gripales y catarrales, es necesaria para suavizar la garganta y así cortar la tos.

Los hongos son otro elemento con múltiples propiedades beneficiosas

Los hongos tienen un alto contenido proteico y son muy ricos en minerales como hierro, calcio, fósforo, potasio, así como vitaminas B y C. Su principal ventaja es que son bajos en calorías, carbohidratos y grasas, además de poseer un gran efecto saciante, por lo que son muy utilizados en todo tipo de programas o dietas para la pérdida de peso.

Los hongos son un gran elemento nutritivo. Algunas especies tienen propiedades medicinales, con excelente capacidad de estimular el sistema inmunitario. A nivel médico se ha demostrado que previenen y combaten los tumores, ya que poseen propiedades antitumorales. Algunos incluso ayudan a aliviar todo tipo de dolores o molestias en las articulaciones, ya que tienen efectos analgésicos y por lo general, son seguros y bien tolerados por nuestro organismo. A propósito de esto último, también previene y regenera el daño en los huesos en general. Cuidan los ojos, la visión y la piel, ayudando a prevenir determinados tipos de ceguera. En general, son realmente buenos en cuanto a propiedades se refiere, eso sí, cada tipo de hongo es único y diferente, aportando una serie de nutrientes y minerales a nuestro organismo, por eso es importante saber qué tipo nos vamos a comer, así como saber sus efectos positivos y negativos.

Comparte: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: