Romper con la rutina en Tailandia

Viajar es, probablemente, la mejor opción que existe para acabar con la rutina y hacer cosas que, en nuestro día a día, ni se nos pasarían por la cabeza. Este efecto se potencia cuando salimos de España y de Europa, lugares que encierran modos de vida, costumbres y fisonomías similares a las que vemos a diario. El choque cultural permite que la desconexión acabe de un plumazo con el estrés.

Uno de estos destinos que están más de moda en la actualidad es Tailandia, un país que aúna grandes ciudades con templos históricos ancestrales, playas sacadas del Paraíso o selvas tropicales de película. Agarra alguna de las muchas ofertas para viajar a Tailandia y conoce un país que te hará ver el mundo de una manera completamente diferente.

Tailandia todo un universo de actividades

Tailandia, todo un universo de actividades

La Tierra de los Thai es un país inabarcable que ofrece una desbordante variedad de actividades y entornos. Pocos países cuentan con una gama de ocio, visitas y paisajes tan ecléctica como Tailandia. Aquí van algunas sugerencias de cosas que hacer en este maravilloso país asiático:

  • Cuando uno sale al extranjero los mercados de abasto son una buena manera de entender la forma de vida local. Mezclarse con los ciudadanos, ver cómo se relacionan entre ellos y conocer qué productos consumen y están a la venta. En Tailandia no puedes dejar de visitar el mercado flotante de Damnoen Saduak. Un mercado situado sobre el agua repleto de sabores, olores y colores. Los mercados flotantes son muy habituales en Tailandia, pero con el desarrollo de las infraestructuras, como las comunicaciones y las carreteras, cada vez tienen menos importancia. El paseo en barca por él es obligatorio.
  • El agua, azul turquesa de una intensidad infinita, mezclada con las selvas verdes, es una de las señas de identidad de la antigua Siam -así se conocía anteriormente a Tailandia-. Con tanta agua, una de las actividades estrella de este país del sudeste asiático es recibir un curso de submarinismo, y qué mejor lugar para hacerlo que la famosa isla de Koh Tao con sus arrecifes de coral tropical.
  • La ciudad de Pattaya, uno de los principales centros comerciales del país, tiene mucha vida nocturna desde que, tras la guerra de Vietnam, los estadounidenses lo convirtieran en la meca del turismo nacional y en la Central de Vacaciones hacia la que dirigir los pasos. Poco se sale de la norma en esta ciudad, pero resulta muy interesante ir a uno de los cabarets del lugar y dejarse llevar por los ritmos, el colorido vestuario, las coreografías y el folclore nacional.
  • Otra de las experiencias recomendadas es hacer un safari en la isla de Samui. Conocer la catarata de Namueang con sus 18 metros de altura y darte un baño en la piscina natural que forman sus aguas. En esta isla aún quedan granjas de montaña donde sus habitantes se ganan la vida a la manera tradicional. También podrás ver cómo se extrae el caucho de los árboles. No puede faltar la visita al Jardín de Buda, un lugar enigmático lleno de imágenes de Buda.
  • Chiang Mai es el auténtico santuario de los elefantes, unos animales venerados en Tailandia. En este lugar hay varios campamentos en los que los paquidermos son los auténticos protagonistas. Podrás alimentarlos, participar en sus baños de agua y hasta pasear a lomos de alguno de los ejemplares. Y todo desde el respeto a unos de los seres más inteligentes del reino animal.
  • En el Parque Natural de Khao Sok puedes hacer un recorrido por el río Sok en una balsa de bambú, lo que se conoce como bambú rafting. En este lugar el bambú es el protagonista y un modo de vida. Por ejemplo, podrás tomar en una taza de bambú, un café hecho en una vara, también, de bambú.
  • En el golfo de Siam hay un conjunto de 42 islas vírgenes protegidas que forman el Parque Nacional Marino de Ang Thong. Un paseo en lancha te permitirá recorrer varias de sus islas con playas de arena blanca y fondos repletos de corales. Los paquetes turísticos suelen incluir el esnórquel -buceo en la superficie el océano con gafas y tubo- en sus programas. En Ang Thong -prácticamente en toda Tailandia- la naturaleza es absolutamente desbordante. En la isla de Koh Mae Koh hay un lago, el Thale Nai, que está conectado al océano por un túnel submarino.
  • SEA LIFE Ocean World es el acuario de Bangkok. La capital tailandesa cuenta con una atracción en la que podrás observar más de 400 especies marinas y 30.000 peces. La rica fauna marina del lugar puede apreciarse gracias a un enorme tubo acrílico situado bajo el agua para que estés tan cerca de los animales que casi puedas tocarlos.
  • Una expedición en Khao Lak tiene muchos tesoros que ofrecerte, como el centro de conservación de tortugas marinas o la visita a las cuevas de piedra caliza del templo de la Cueva del Dragón.
La Tierra de los Thai

En resumen, un país espectacular, exuberante, con miles de posibilidades del que no querrás marcharte jamás.

Comparte: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Un comentario sobre “Romper con la rutina en Tailandia

  • el 15/02/2019 a las 12:29 am
    Permalink

    Tailandia es un país alucinante. Ideal para todo aquel que quiera empezar a conocer Asia, tanto viajando solo como acompañado. La gente es muy amable, tiene templos alucinantes, selva, playas preciosas. Además es un país muy asequible y los hoteles en Tailandia son súper baratos

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: