Sacar a pasear a un perro anciano, una tarea difícil, pero no imposible

Los perros tienen que tener a diario un mínimo de actividad física. Esto, en ambientes urbanos, se traduce en paseos diarios. Esta es una de las tareas imprescindibles de los dueños de perros, la del paseo diario, y en ocasiones hasta dos. El paseo le sirve a los perros no solo para ejercitarse físicamente, sino también para hacer sus necesidades fisiológicas. El dueño, por civismo, debe limpiar, pues de lo contrario se expone a sanciones administrativas y su comportamiento pasa a ser reprochable.

Cuando los perros son cachorros y están creciendo, o cuando son adultos pero todavía jóvenes, el paseo diarios es la actividad más reconfortante. Sin embargo, la edad es un condicionante, pues cuando van envejeciendo los perros también lo hacen las ganas de pasear, aunque la actividad física siga siendo necesaria.

Los consejos para sacar a pasear a los perros sénior

Cuando los perros van envejeciendo, su fisionomía cambia, se vuelven más lentos, menos activos y, por momentos, más apáticos. No obstante, las ganas de jugar no desaparecen por completo, de modo que, especialmente si se vive en la ciudad, es importante seguir con los paseos diarios.

Sacar a pasear a un perro anciano

Un modo de que se sientan animados y con ganas de pasear es hacer más largos los paseos en días soleados. No hay nada mejor para un perro anciano que recibir la luz solar. Con al edad, la salud de los perros se va resintiendo y muchos problemas derivan de enfermedades pulmonares, de modo que no es recomendable sacarlos a pasear bajo la lluvia o con temperaturas frías. Con el sol y los días de temperaturas agradables pasa lo contrario, pues activa su estado de ánimo y recuperan vigor.

Un segundo aspecto importante es no salir a caminar con el can después de que haya comido. Es preferible dar un paseo antes de que coma y, posteriormente, que coma tranquilo. Si el perro sale a pasear después de comer no logrará hacer bien la digestión y tendrá mucho sueño. En perros ancianos, una digestión pesada puede causar problemas porque su aparato digestivo no funciona con tanta fiabilidad como cuando era joven.

Además de salir a pasear en días soleados es interesante también realizar varios paseos en lugar de uno solo. De ese modo no se cansará tanto y aprenderá que ha de estar activo durante todo el día.

En cualquier caso, es importante no obligarlo a caminar, si se siente cansado, lo mejor es que respire aire limpio, en un parque o en el campo, y tomar el sol, pero no forzarlo a caminar, pues esto puede generar rechazo en el perro y, en los casos más graves, empeorar su salud.

Si el perro quiere caminar, lo mejor es hacerlo a su ritmo, sin intentar correr ni forzar su velocidad, dedicar el tiempo necesario para que se sienta cómodo. En caso de que no funcionen ninguno de estos consejos sobre cómo pasear a perros ancianos, una solución es utilizar carros para perros, que es también la respuesta a la pregunta sobrecómo pasear a perros inválidos.

Otras actividades idóneas para perros ancianos

Si el perro tiene problemas de movilidad y no puede caminar por mucho tiempo, hasta el punto de que es necesario hacer uso de un carro para perros, nunca es recomendable que la mascota pase todo el día en casa, encerrado entre cuatro paredes.

Los perros sénior, aunque son menos activos que los perros adultos, siguen necesitando disfrutar del aire libre, ya sea en la playa, en el parque o en la montaña. Respirar aire fresco y recibir los rayos de sol hacen mucho bien a su salud.

En casa, para que se sienta cómodo y querido, una opción de mostrar amor por el perro y ayudar a su salud es jugar con él, acariciarlo e incluso darle pequeños masajes. Los masajes son muy beneficiosos porque mejoran la flexibilidad, el sistema circulatorio y los libera de estrés.

En caso de optar por masajes, deben ser suaves, recorriendo toda la columna vertebral, sin olvidar la zona de las orejas y la base de las patas. Atendiendo a las reacciones del animal podemos comprobar si este tipo de actos le gustan o no.

Finalmente, otro modo de conseguir que se active es mediante el refuerzo positivo. Utilizando golosinas para perros o snacks específicos para perros de avanzada edad, así como con mimos, se puede lograr que el perro siga realizando actividad física diaria de carácter moderado.

Comparte: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: