Sillones geriátricos: cómo debe ser un sillón para personas mayores

Las características y capacidades de una persona suelen variar dependiendo de diferentes factores, entre ellos, las limitaciones funcionalidades y la edad.

Cuando se tiene bajo cuidado a un adulto mayor es posible que el entorno pueda llegar a convertirse en un ambiente limitante, debido a que presentan serias dificultades para utilizar el mobiliario de uso cotidiano, como muebles, camas, butacas, etc.

Pensando en solucionar este inconveniente y proporcionar la calidad de vida que una persona mayor se merece, se han creado los sillones geriátricos. En la web materialgeriatrico.org es posible encontrar los mejores productos de mobiliario geriátrico, entre los que se incluyen camas, sillones y sillas de ruedas, entre otros, junto a una amplia variedad de accesorios mobiliarios.

¿Qué exigencias debería reunir un sillón geriátrico?

Una persona mayor pierde su fuerza muscular de manera progresiva, algo que usualmente se acompaña de limitaciones articulares, dolores, reflejos retardados y huesos frágiles.

Sillones para personas mayores

En base a esto, existen algunos problemas comunes que suelen presentarse en la población mayor, durante el descanso, que son:

  • Dificultad para levantarse una vez sentado.
  • Dificultad para movilizar su silla de ruedas.
  • Postura inestable.
  • Tamaño inadecuado de sillas, camas y otros mobiliarios.

Tomando en consideración lo anterior, se han establecido algunas exigencias básicas a seguir por los diferentes fabricantes de sillones geriátricos.

  • Facilitar la acción de levantarse.
  • Mantener la estabilidad de la postura.
  • Tener un tamaño adecuado a las necesidades del usuario.
  • Ofrecer seguridad.
  • Tener resistencia al deterioro y ser fácil de limpiar.

Recomendaciones ergonómicas generales para sillones geriátricos

En general, la pauta para el diseño de asientos para personas mayores, incluye asuntos muy específicos, que todos los fabricantes de sillones geriátricos baratos deberán seguir con exactitud.

Deberá disponer de la altura, inclinación y profundidad adecuada para el usuario. Esto se debe a la necesidad de hacer mínimas las compresiones en la parte trasera de las rodillas. De la misma manera, tendrá que poseer un respaldo que se adapte a la curvatura fisiológica de la espalda y ser reclinable.

El acolchado deberá ser firme y de fácil limpieza, ya que se trata de un artículo de uso diario. Necesita también disponer de reposabrazos abatibles a una altura adecuada para que los brazos puedan descansar y ser útiles al momento de incorporarse o transferirse a una silla de ruedas o la cama.

¿Cómo elegir el sillón adecuado para una persona mayor?

Es necesario determinar si el sillón será utilizado por una sola persona o si será compartido con otras. De eso dependerá parte de la selección.

Un sillón para uso común, necesita disponer de mecanismos que permitan que se adapte a las necesidades de diferentes personas, mientras que si será para el uso exclusivo de un solo adulto, se deben analizar sus necesidades individuales.

En el mercado existen diferentes modelos de sillones geriátricos, en tamaños y materiales diversos, los cuales cumplen con las especificaciones ergonómicas básicas para garantizar confort a la persona mayor que lo requiera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: