Las sociedades modernas, no todo son ventajas

No nos cabe duda de que los avances tecnológicos, sociales y económicos a los que hemos llegado en las últimas décadas han sido profundamente beneficiosos para el conjunto de la sociedad, pero tenemos que ser conscientes de que también nos han traído nuevas dificultades con las que no estábamos acostumbrados a lidiar, sobre todo en lo relacionado a nuestra salud y a la aparición de nuevas enfermedades.

Los dos males que más incidencia tienen sobre la población son la ansiedad y la depresión, que pese a lo que muchos podamos suponer son dos enfermedades completamente diferentes. ¿Te cuesta diferenciar entre ansiedad y depresión? No te preocupes, es algo normal, sal de dudas aquí  en la web de Santiago Cid, centro de psicología en Madrid, porque conocer las diferencias puede ayudarte a reconocer alguno de estos males en ti o en alguien cercano, con lo que estarás dando el primer paso para curarte; el reconocimiento de la enfermedad.

La presión que recibimos del trabajo, el ritmo de vida siempre acelerado para cumplir con las mil y una actividades que esta sociedad impone a sus habitantes para que estos se consideren ciudadanos de pleno derecho son puertas abiertas a los males antes mencionados. Pero la rutina de trabajo y el uso abusivo de los medios de transporte, es decir, el sedentarismo, y la mala calidad de los alimentos que ingerimos nos producen otros tipos de enfermedades relacionadas con la obesidad o con problemas cardiacos, por poner solo un par de ejemplos.

Deporte y alimentación para mejorar la calidad de vida

Posiblemente habrás escuchado hablar o habrás leído sobre los fabulosos beneficios que tiene la realización de ejercicios físicos con asiduidad y un cuidado alimenticio más intensivo. Y es que la realidad no nos deja lugar a dudas y somos consciente de que con una de estas acciones o, mejor aún, con la suma de ambas, la salud de nuestro organismo, física y mental, mejora sustancialmente.

Pero no debemos cometer el error de tomarnos estas dos actividades como un esfuerzo más, una obligación con la que tenemos que cumplir para sentirnos mejor, pues sería contraproducente y volveríamos a pecar de estresados, facilitando la entrada de los desequilibrios mentales ya mencionados.

En la actualidad, el campo de elección, tanto en deportes como en alimentación, es tan amplio que es prácticamente imposible no encontrar el que mejor nos haga sentir, el que cumpla los objetivos que nos propongamos haciéndonos pasar un buen rato.

En el caso de los deportes, solo tenemos que preguntarnos qué nos gusta y nos divierte, si ejercicios en solitario o con amigos, si el deporte como un juego competitivo, si nos gusta la bicicleta para pedalear o el agua para nadar, si queremos lucir músculos en un gimnasio o preferimos la soledad del corredor de fondo.

salud

Sobre todo, no debemos realizar esfuerzos excesivos al principio, no intentar hacerlo todo en los primeros días, pues de este modo lo más seguro es que nos cansemos antes de tiempo o que incluso nos lesionemos, aunque para estos accidentes tenemos a nuestro alcance alguna clínica de fisioterapia donde encontrar los tratamientos más eficaces para nuestras incidencias y recibir tanto masajes deportivos como masajes relajantes después de una dura sesión de entrenamiento.

Los ejercicios deben subir de intensidad lentamente, siempre disfrutando de lo que se está haciendo, será el propio cuerpo el que nos pida que subamos el nivel de entrenamientos. Si aceleramos más de lo conveniente, sufriremos las temidas agujetas y un exceso de cansancio, que derivará en poco tiempo en hastío, originando lo que queremos evitar, el abandono de la rutina de ejercicios o la práctica del deporte por resultarnos una carga excesiva.

En cuanto a la alimentación, debemos asegurarnos de que lo que ingerimos, seamos deportistas o no, procure a nuestro organismo todos los nutrientes que necesita. Así mismo, nuestra dieta ha de ser sana y natural y evitaremos, siempre que sea posible, las comidas procesadas industrialmente, los excesos de grasas, aceites, azúcares y harinas refinadas…

Una opción siempre saludable puede ser la comida vegetariana o la comida vegana que, aunque pueda parecernos en primera instancia parecidas, no lo son tanto. En la tienda vegana online a la que serás redireccionado al hacer clic sobre el enlace, encontrarás ambos productos bien diferenciados. La diferencia entre un tipo de dieta y otra consiste en el mayor control y restricción con los que los veganos llevan a cabo su selección en el consumo de los alimentos, ya que estos no solo no comen productos de origen animal, como los vegetarianos, sino que además tampoco consumen aquellos que son producidos por los animales, como por ejemplo la miel o la leche.

La estética; un valor fundamental de las sociedades modernas

Otra de las causas probables de males, como el estrés, la ansiedad o la depresión que producen la vida en comunidades modernas y occidentales, es la presión que ejerce el aspecto visual, la capacidad de vernos atractivos a nosotros mismos y a los demás.

Vivimos en una sociedad plenamente visual, por lo que la apariencia de las personas resulta de gran importancia para ser aceptados por ella. Si no se cumple con los cánones estéticos impuestos, posiblemente se cause rechazo y sea más complicado el acceso a puestos de trabajo o ser aceptado por un vecindario o ser atendido bien en una tienda o en un restaurante.

Los aspectos estéticos que más relevancia tienen son aquellos que están relacionados con la forma de vestir o de llevar el pelo, con el olor corporal o con la calidad, limpieza y formación de la dentadura.En este sentido, para evitar el mal aliento, la acumulación de sarro en las encías, y en definitiva para mantener una buena salud bucodental, es conveniente realizar una visita periódica a una clínica dental de calidad, como la Clinica dental en Jerez del Dr. Juan Luis Sánchez, considerada la  clínica de referencia en Jerez para conseguir una boca sana y una sonrisa radiante, elementos ambos de gran valor en nuestra sociedad para agradar a los demás y allanar el camino hacia el éxito social.

Comparte: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: