Todo sobre ruedas

Para algunos, los patines pueden ser un juego de niños, pero la verdad es que en estos tiempos de cambios, son para todos.

Ya sea un medio de transporte, un hobbie o un deporte, volverse a poner los patines es de lo más divertido. Antes de empezar, no sólo hay que comprar patines, sino que hay que hacerse con todo el equipo de seguridad; con un casco, rodilleras y muñequeras se estará protegido ante las inevitables caídas.

Pasos básicos

Hay varias posturas que se pueden practicar sobre 4 ruedas, pero la básica es colocar los pies a la altura de los hombros, las rodillas un poco flexionadas y la espalda baja inclinada ligeramente hacia el suelo, digamos que en semicuclillas. Al principio, la sensación es del suelo moviéndose bajo nuestros pies y de que nos caeremos, pero eso es totalmente normal, es cuestión de seguir intentándolo con más seguridad cada vez.

Patines

Una vez dominada esta posición y con el equilibrio suficiente como para deslizarnos, hay que intentar corregir la postura. Lo primero es corregir ligeramente la posición de la espalda e impulsarse lentamente con la presión de los músculos y un ligero impulso con los pies. Este también es un proceso y hay que hacerlo con paciencia. En poco tiempo se estará patinando completamente erguido.

Luego de poder pulsarse en una posición recta, hay que intentar caminar levantando los patines de la misma forma en que caminamos comúnmente, esto es para fortalecer el equilibrio y que los pies dominen los patines.

Aprender a deslizarse

La clave de aprender a patinar está en la paciencia y en el equilibrio. Cuando se domine el equilibrio en pasos y desplazamientos cortos, es hora de ir más allá. Es importante mantener el peso y la estabilidad del cuerpo en los talones, y una vez dominado esto, hay que empezar a deslizarse con más fuerza para llegar más lejos en cada paso.

El freno

Tan importante como aprender a deslizarse es aprender a frenar y medir el momento en el que se debe hacer. Los patines vienen equipados con un freno en el talón del patín. Es necesario deslizarse con los pies en paralelo, en posición de semicuclillas, e inclinarse ligeramente hacia adelante levantando la punta del patín. Luego, con el pie derecho un poco más adelantado que el izquierdo, ejercer presión sobre el talón derecho. Hay que tener en cuenta que contra más fuerza se ejerza sobre el patín, con más fuerza se detendrá, por eso hay que mantener una posición firme y segura para evitar caídas. Una buena forma de hacerlo es apoyar una mano en la rodilla derecha para que se empuje con más fuerza el talón sobre el freno.

Los pasos más avanzados

Algo imperante al montar patines es ir más allá y practicar algunas piruetas. Patinar con la punta y el talón ayuda mucho a la seguridad y el equilibrio. Consiste en alinear los patines de modo que con la punta de un pie se toma impulso y con el talón del otro se desliza. Es una posición en la que se equilibra la mitad del peso del cuerpo en la punta de un pie y la otra mitad en el talón del otro pie.

Cuando ya se dominan el freno y la posición erguida y en semicuclillas, saltar es muy bueno para ganar agilidad. Después de impulsarse unas cuantas veces y ganar algo de velocidad, hay que juntar los patines y agacharse. Al principio los saltos deben ser cortos, pero luego se puede ir aumentando la distancia e incorporar algunos giros en cada salto.

El equipo adecuado el uso adecuado

Hay varios tipos de patines y es importante saber que cada uno tiene una función y un rendimiento distinto. Cuando se acuda a una tienda como maspatines.com, hay que saber qué tipo de patines es el que más necesitamos, aunque es normal que en la medida en que vayamos aumentando el nivel, necesitemos un par de patines más especializados.

  • Patines de interior. Estos patines están diseñados para aquellos que practican exclusivamente en una pista de patinaje, ya que la textura de sus ruedas es lisa y se desplaza mucho mejor en superficies planas.
  • Patines de exterior. Este tipo de patines son lo contrario a los patines de interior, ya que sus ruedas son más resistentes a otro tipo de superficies como el asfalto u hormigón. Si lo que se quiere es ir por la ciudad en patines, esta es la mejor opción.
  • Patines de velocidad. Si no se quiere patinar, sino volar por las calles de la ciudad, este es el tipo de patín adecuado. Se pueden encontrar modelos en los que las ruedas están el linea recta o aquellos que están en 4 ruedas. Aunque este tipo de patín eleva la adrenalina al nivel máximo, hay que tener en cuenta que no son los más recomendados para principiantes.
Comparte: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: